publicidad

Compras de calidad y baratas

Compras de calidad y baratas

La mayor parte del presupuesto familiar es para gastos de alimentación. Por eso busca calidad y al mejor precio.

Compras de calidad y baratas 0534dd9f9b8a407d8e2afab1d06ec781.jpg

Di no al derroche

Dado que la mayor parte del presupuesto familiar de cada mes se destina a los gastos de alimentación, hay que poner especial cuidado al elegir y adquirir estos productos y no pagar en exceso por ellos, buscando la mejor relación entre la calidad y el precio.

¿Sueles llegar a fin de mes con los bolsillos y el refrigerador más vacíos que llenos? ¿Por más que lo intentas no consigues hacer realidad el sueño de "estirar" tus ingresos, reducir tus gastos y ahorrar un poco?

La consigna para sacar a flote tu economía familiar debe ser: "Compras, sí. Derroches, ¡no!".

Estrategias para ahorrar

Las organizaciones de consumidores recomiendan algunas  estrategias, para "llegar mejor a fin de cada mes" e incluso comenzar el siguiente, con el bolsillo y la nevera más llenos:

publicidad

1. Elabora un presupuesto mensual

Cuando comienza cada mes contabiliza el dinero que ingresas y descuenta los pagos fijos que debas realizar, los gastos probables y los gastos previsibles no mensuales. De ese modo conocerás con "los pies en la tierra" el dinero de que dispones para tus compras de los próximos treinta días. Repite este proceso al comienzo de cada mes.

2. Piensa, escribe y después compra

Una medida tan sencilla y que sólo te lleva uno pocos minutos, como hacer una "lista de la compra," basta para racionalizar el gasto mensual de forma espectacular, sobre todo al acudir a los grandes supermercados y centros comerciales, diseñados especialmente para estimular el consumo.

Está comprobado que cuando se realiza la compra consultando la lista, sólo se adquiere los productos necesarios, de primera necesidad, como los alimentos, e incluso si se compra algo no previsto inicialmente, el gasto no se "dispara" demasiado.

3. Comparar antes de comprar

Si te tomas el trabajo de anotar los precios de un mismo producto en un mercado próximo a tu casa, en la frutería de tu barrio, en una tienda de alimentación, en pequeños supermercados y en las grandes superficies comerciales, descubrirás que algunos artículos están más baratos en algunos sitios y otros son más económicos en otros comercios.

Los productos enlatados y envasados, las frutas y perduras, el pescado y la carne, tienen precios muy diferentes según dónde se adquieran.

4. ¡Atención a las ofertas!

Recuerda que los "precios bajos de ocasión" son una estrategia comercial para captar nuevos compradores, pero a menudo sirven como "estimulante psicológico o emocional" para realizar una compra grande o adquirir productos innecesarios, con lo cual el gasto final es más elevado.

Las ofertas pueden ser provechosas, pero hay que elegirlas con criterio sin dejarse llevar por la impulsividad.

Compra sólo lo que necesites; si se trata de productos no perecederos, puede ser conveniente adquirir más de una unidad.

5. Busca los productos de temporada

Además de ser más frescos, los alimentos propios de cada época del año, sobre todo frutas, verduras y algunos pescados, tienen precios más económicos. En cambio, cuando se compran fuera de su época natural de cosecha o recolección, pueden encarecerse hasta más de un 100 por ciento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad