publicidad

Preocupa apatia frente a referendos para solucionar deficit fiscal

Preocupa apatia frente a referendos para solucionar deficit fiscal

Se espera poca participación en los comicios de mayo, cuando estarán en las boletas varias medidas de caracter presupuestario.

Medidas con poco respaldo

SACRAMENTO, California - Los californianos acudirán el próximo 19 de mayo a las urnas para decidir el futuro de sendas proposiciones con las que se busca dar una salida a la grave situación fiscal del estado.

A pesar de que el gobernador Arnold Schwarzenegger ha impulsado la aprobación de las medidas, ningún otro funcionario de peso ha promocionado las mismas, y varios sondeos muestran resultados poco favorables.

"Lo que hemos visto, hasta el momento, no es alentador. El ambiente está demasiado 'callado' o tranquilo, y eso preocupa, porque estos referendos son de suma importancia para el futuro inmediato de California", dijo a Efe Tim Hodson, del Departamento de Estudios de California de la Universidad Estatal de California en Sacramento (CSUS).

La boleta electoral contiene siete proposiciones: 1A a la 7A.

La 1A contempla aumentar el impuesto de venta así como imponer un límite al gasto estatal, fundamental para cerrar el déficit multimillonario que enfrenta el estado.

El vicegobernador John Garamendi y el comisionado de Seguros Steve Poizner, demócrata y republicano respectivamente, han sido los únicos altos funcionarios electos que se han declarado en contra la Proposición 1A.

Otros como el tesorero Bill Lockyer, el contralor John Chiang, y el fiscal estatal Jerry Brown no han hecho pública su postura en ninguno de los temas.

"Es arrogante e ignorante que muchos de estos líderes, quienes se están postulando o quieren postularse para gobernador de California, se aparten del tema. Este es uno de los temas más importantes que nuestro estado ha enfrentado en los últimos años, y sin liderazgo, están enviando una señal muy negativa al público", agregó Hodson.

publicidad

La 1A cuenta con el apoyo de poderosos aliados, como el Sindicato de Maestros de California, también tiene fuerte oposición, como el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU).

Todos los referendos forman parte del acuerdo alcanzado entre el gobernador Schwarzenegger y el Legislativo estatal en febrero pasado en un intento por cerrar el déficit de más de $40 mil millones.

Votantes desconcertados

Hodson, al igual que otros expertos, señalan que los votantes están desconcertados con la labor tanto del mandatario republicano como de los líderes legislativos, que tardaron varios meses en llegar a un acuerdo.

Algo más desconcertante aún es que la Oficina del Analista de la Legislatura (LAO) indicó recientemente que, aún con la aprobación de los referendos, California enfrenta un déficit de unos $8 mil millones.

"Este déficit es mucho más manejable, si se aprueban las medidas. Si no, va a ser una historia muy diferente", dijo a Efe Julie Souderlund, portavoz de las campañas para la aprobación de los referendos.

Agregó que la campaña está comenzando a ser más agresiva y se espera que los anuncios en español se difundan en las próximas semanas.

"Es parte de nuestra estrategia, y estamos haciendo lo posible por sacar nuestro mensaje", sostuvo.

Hasta el momento, los latinos parecen apoyar por amplios márgenes -superiores a los de otros grupos étnicos- la aprobación de las medidas.

Según el Instituto de Política Pública de California (PPIC), un 52 por ciento de los votantes latinos apoya la medida 1A frente a 35 por ciento de los votantes anglos.

Otro factor determinante para la aprobación de los referendos, dijo Hodson, será el índice de participación en los comicios.

Históricamente, los índices más bajos se registran en elecciones especiales, y son en las áreas del estado más conservadoras donde un número mayor de votantes sale a ejercer su derecho.

"Es lo suficientemente prematuro para que las opiniones cambien. Tenemos ahora que ver cómo motivan los sindicatos que apoyan los referendos a sus miembros para que salgan a votar, y para que el gobernador Schwarzenegger y sus partidarios salgan a convencer al público", manifestó Hodson.

Otras medidas incluyen aumentar los fondos escolares en $9 mil millones, usar fondos futuros de la lotería para conseguir préstamos, cambiar ciertos requisitos para registrarse en el programa Medi-Cal, y evitar un aumento en los salarios de funcionarios en años en que el estado atraviese precarios momentos económicos.

"Si las medidas no son aprobadas, va a ser absolutamente devastador para California", finalizó Hodson.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad