publicidad
Voto Latino

Los latinos cambian el mapa político de Anaheim

Los latinos cambian el mapa político de Anaheim

Anaheim aprobó un mapa político en el que tres de los seis distritos electorales será de mayoría latina.

@Yorshmore

En los 159 años de historia de Anaheim como ciudad sólo tres latinos han sido representantes populares en el gobierno local, por lo que la decisión tomada esta semana en el Concejo Municipal representa un gran paso para que la comunidad hispana gane terreno político en el condado de Orange, un área que históricamente ha estado poco abierta a la multiculturalidad.

Se trata de la aprobación de un mapa que divide a la ciudad en 6 zonas de votantes, de tal forma que por primera vez en cada sector elegirá a su representante en el gobierno.

El nuevo mapa de distritos electorales de Anaheim es producto de la presión que desde hace más de una década ha ejercido la comunidad hispana y como consecuencia de una demanda que interpuso la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU).

“Esto es algo por lo que hemos peleado durante muchos años, que los latinos tengan representación en la ciudad”, dijo José Hernández, vocero de Orange County Communities Organized for Responsible Development (OCCORD).

Actualmente los cuatro concejales y el alcalde son anglosajones, cuatro de ellos radican en la adinerada zona de Anaheim Hills.

El hecho de que ninguno de ellos provenga o radique en los sectores hispanos de la ciudad, consideraron activistas locales, conlleva a una desatención de sus necesidades y a que no se destinen los recursos necesarios para esas zonas.

Uno de esos nuevos distritos electorales es completamente latino y en otros dos la mayoría de la población también es hispana. En noviembre habrá elecciones en dos de esos distritos, por lo que la ciudad incrementará de 4 a 6 el número de concejales.

publicidad

“Es un momento histórico porque estamos cambiando la demografía política de la ciudad”, agregó Rodríguez. “Ahora los latinos podrán elegir a sus propios representantes”.

Un poco de historia

Allá por la década de los 20, mucho antes de que Mickey Mouse se asentara en terrenos donde solían crecer los naranjos, la ciudad de Anaheim vivía una de las peores crisis políticas y sociales de su historia cuando el grupo supremacista blanco del Ku Klux Klan (KKK) controlaba el gobierno local.

Los vientos de cambio en Anaheim empezaron a soplar –así como lo hacen esos ventarrones que llevan el nombre de la vecina ciudad de Santa Ana– cuando en 1925 los cuatro funcionarios que gobernaban la ciudad y eran miembros del KKK fueron echados en una revocación de mandato o recall.

La intolerancia, segregación y discriminación racial tan habituales de aquellos años fueron algo de lo que el viento se llevó, así como lo refería la película de 1939.

En esos años Anaheim se convirtió en un bastión para quienes promovían la supremacía blanca en la costa oeste, una trinchera que poco a poco se ha ido debilitando, de acuerdo con el Southern Poverty Law Center, una organización que monitorea los grupos de odio en el país.

Sin embargo, hasta ahora la segregación prevalece en el ámbito de lo político en Anaheim, una ciudad donde el 53% de sus 350,000 habitantes son latinos, pero sin ninguna representación política.

Desde aquellos tiempos del gobierno KKK y hasta la fecha, el Concejo Municipal ha sido representado por anglosajones de la clase acaudalada.

De los 44 alcaldes que Anaheim ha tenido en toda su historia como ciudad que fue fundada en 1857, ninguno ha sido latino y de los casi 150 concejales que han pasado por el ayuntamiento, sólo tres han llevado apellidos hispanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad