publicidad

Tu estilo y el estilo de tu empresa

Tu estilo y el estilo de tu empresa

Como tú, la empresa en que laboras tiene un estilo propio. Si ambos están en la misma sintonía, el éxito está garantizado.

Tu estilo y el estilo de tu empresa f3a6b943d2f347c3add90e177d4ff61b.jpg

¿Cuál es tu estilo?

CIUDAD de MÉXICO - Como tú, la empresa en la que trabajas o quieres trabajar tiene un estilo, que la distingue dentro de las demás y le da una identidad propia. Si cada persona trabajase en un lugar donde su estilo propio y el corporativo empaten, sería lo ideal. Sin embargo, esto no siempre sucede. ¿Qué hacer en esos casos?De acuerdo a lo anterior, el también rector del primer Colegio de Licenciatura y Maestría en Imagen Pública distingue siete grupos, que funcionan como códigos de comunicación no verbal, que por sus obvias características pueden dividirse en el tradicional, el natural, el elegante, el romántico, el seductor, el creativo y el dramático.

A ninguno de estos estilos se le puede emitir un juicio de valor: ninguno es mejor que el otro. Todos ellos expresan la esencia de quien los posee, por medio de la forma de vestir, ser o hablar. Es entonces, su propia naturaleza.

publicidad

"Por ejemplo –acota Gordoa— si alguien es de estilo dramático, su manera de vestir va a ser dramática, sus protocolos van a ser dramáticos. El uso de la palabra va a ser dramático, al igual que sus elementos visuales y sus espacios. Y así sucede con cada uno de ellos".

¿Qué hacer?

"El estilo, al ser la expresión de la esencia, hace que la gente tenga una actitud espontánea, que corresponde a su esencia".

"Al igual que los siete estilos pueden aplicarse a las personas, también pueden aplicarse a las empresas, incluso a los productos (…) Por lo tanto, lo que sugiero es que un individuo que va a trabajar en una empresa, intente hacer que su estilo personal empate con el de la empresa".

Cuando se es candidato a obtener un empleo, el tener conocimiento previo del lugar al que uno recurre representa puntos a favor para el candidato en varios sentidos. Además de saber lo que el reclutador busca, esto nos permite destacar en el currículum los atributos o cualidades que poseemos y que pueden resultar de mayor utilidad.

¿Cuál es el secreto?

"Si un individuo de estilo natural, que es poco sofisticado, producido de una manera más sencilla, va a ir a pedir empleo a una empresa de estilo elegante, la empresa va a considerar que al candidato le falta producción en su imagen para poder llenar el puesto que quieren en la empresa elegante; por el contrario, si alguien de estilo dramático va a pedir trabajo en una empresa de estilo tradicional, va a ser percibido como muy exagerado y tal vez hasta agresivo o demasiado moderno, y eso hace que lo descalifiquen para el empleo".

Lo único que se necesita, de acuerdo al experto, es vencer el desconocimiento de saber manejar el estilo personal y el estilo de la empresa.

"Para que no te equivoques en tu código de comunicación no verbal, (trata) de adaptar tu estilo personal al de la empresa", pero matizándolo; si tratas de modificarlo por completo estarías renunciando a tu propia esencia y metiéndote debajo de un disfraz.

Identifica tu estilo y personalidad, y luego el de la empresa en la que laboras o pretendes laborar. De esta manera, podrás tener claro en qué sentido tienes qué direccionarte, sin perder tu personalidad ni resultar fuera de lugar en tu sitio de trabajo.

Define el estilo de la empresa

"El estilo de la empresa es un desprendimiento de su esencia, igual que en las personas. Su esencia es su manual de fundamentos: su visión, misión, principios y valores, filosofía” aunque claro que a esto debe seguir un trabajo de observación: cómo se desenvuelve la gente, cuál es el giro de la empresa, cuál el mercado. Todo esto nos da fundamentos para catalogar a la empresa de una forma más precisa.

Autor de los libros El poder de la Imagen Pública, Imagología e Imagen Vendedora, Gordoa concluye que "si se hace este trabajo adicional, aumentan al triple las probabilidades de que uno pueda ser escogido para un trabajo, siempre y cuando el solicitante también tenga un buen fondo”.

publicidad

"Si la teoría del estilo la lleváramos incluso a las relaciones interpersonales, aprenderíamos a manejar mejor las diferencias. No hay bueno o malo, solamente diferencias”, acotó el conferencista.

Para más información sobre imagen pública, puedes visitar el sitio http://www.imagenpublica.com.mx

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad