publicidad

Oficial enfrenta cargos

Oficial enfrenta cargos

Un policía de Chicago que mató a dos jóvenes en un accidente mientras manejaba ebrio enfrenta cargos de homicidio imprudente.

Oficial enfrenta cargos dc5417ea06334bbf8296105e8f04e66f.jpg

Casi un año después

CHICAGO, Illinois - La fiscalía del condado Cook, donde se asienta Chicago, resolvió acusar penalmente a un policía que mató a dos jóvenes en un accidente mientras manejaba ebrio.

John Ardelean, de 34 años, fue acusado el martes de homicidio imprudente y de manejar bajo la influencia del alcohol, y deberá enfrentar juicio por la muerte de Miguel Flores de 22 años y Erick Lagunas, de 21, en un choque ocurrido el 22 de noviembre pasado en Chicago.

Los cargos, que conllevan condenas de entre cinco y 28 años de prisión si es declarado culpable, fueron decididos por el subdirector de la fiscalía, Robert Milán, después de examinar la versión completa de una grabación de vídeo tomada por la cámara de seguridad de un bar.

publicidad

En esa grabación se vio al policía bebiendo momentos antes del accidente, una evidencia que la familia de las víctimas había presentado antes pero aparentemente no fue tenida en cuenta.

En una breve declaración escrita, la fiscalía dijo que las acusaciones son el resultado "del examen exhaustivo de toda la evidencia, realizado por los supervisores de la oficina".

Ardelean había sido acusado inicialmente de un delito menor después que su camioneta se estrelló contra el auto que conducía a las víctimas, en la esquina de las avenidas Damen y Oakdale, en el norte de la ciudad.

Flores y Lagunas vivían en la vecina ciudad de Cicero, al oeste de Chicago, donde la población es mayoritariamente hispana y de origen mexicano.

En enero pasado, los fiscales cambiaron la acusación para un delito mayor, pero en una audiencia preliminar realizada en febrero, el juez de distrito Donald Panarese desestimó los cargos por considerar insuficiente la evidencia que indicaría la ebriedad del policía.

A pesar de la presión pública de las familias de las víctimas, en mayo la fiscalía anunció que suspendía la investigación porque las evidencias eran insuficientes.

Sin embargo, el mes pasado la fiscalía reabrió la investigación después que un canal local de televisión mostró al aire las imágenes del policía bebiendo en el bar Martini Ranch de la zona de River North.

Poco tiempo después de dejar el bar, Ardelean estrelló su vehículo mientras circulaba a una velocidad de 100 kilómetros por hora (unas 62 millas por hora).

Según lo informado, Ardelean se negó a someterse a un examen del nivel de alcohol en la sangre en el lugar del accidente y solamente lo hizo ocho horas después, cuando fue obligado por su supervisor.

En ese momento el nivel de alcohol era de 0.032, inferior al límite legal de 0.08, pero en las investigaciones posteriores la policía estimó que en el momento del choque el nivel de alcohol se situaría entre 0.104 y 0.177.

El abogado Daniel O'Connor, quien representa a las familias de las víctimas, dijo que éstas estaban agradecidas a las autoridades por haber continuado la investigación.

"Están felices porque al final lograron la atención de la fiscalía. Ha sido un camino muy largo para ellos", agregó.

Ardelean, que deberá presentarse el 1 de octubre ante un juez para el inicio del proceso, ha sido demandado además por las familias de las víctimas que buscan compensación económica. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad