publicidad
Policías acordonan un sector de Karachi tras los sangrientos ataques.

Violencia eleva a 51 los muertos en Pakistán

Violencia eleva a 51 los muertos en Pakistán

Violencia eleva a 51 los muertos en Pakistán

Policías acordonan un sector de Karachi tras los sangrientos ataques.
Policías acordonan un sector de Karachi tras los sangrientos ataques.

Insurgencia islámica

KARACHI, Pakistán - Numerosos negocios cerraron el miércoles en la ciudad más grande de Pakistán tras el ataque a un establecimiento de chatarra que elevó a 51 la cifra de muertos en cuatro días, dentro de una oleada de violencia política que junto con una insurgencia islámica abarcan el país.

Algunos negocios fueron incendiados en diversos vecindarios en las afueras de Karachi, donde la policía intentaba tranquilizar a personas que se congregababan en las calls, según imágenes que difundió la televisión paquistaní.

La violencia en Karachi coincide con el inicio de las conversaciones entre Pakistán y Estados Unidos sobre el futuro de la alianza entre ambos países contra el Talibán y al Qaida y a la que caracteriza la debilidad.

publicidad

Este miércoles en Washington, funcionarios estadounidenses y representantes paquistaníes tenían previsto analizar la concertación de un acuerdo de asistencia militar y de seguridad de largo plazo.

Karachi, una ciudad portuaria de 16 millones de habitantes, tiene un historial largo de disputas políticas, étnicas y religiosas, pero los sucesos ocurridos este año han sido excepcionalmente sangrientos.

Desde junio, han ocurrido unos 300 "asesinatos selectivos" en la ciudad, casi el doble de los que hubo en el 2009.

Muchos de los homicidios se atribuyen a pandillas a las que supuestamente controlan partidos políticos. La ola de violencia en la ciudad coincidió con las elecciones efectuadas el domingo para la sustitución de un legislador provincial asesinado en agosto.

Debido a que es el principal centro económico del país, el mantenimiento de la tranquilidad en Karachi es de importancia primordial para los gobernantes paquistaníes.

En la ciudad se descargan los suministros enormes que tienen como destino las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán. Esos suministros son movilizados por tierra en Pakistán hasta la vecina Afganistán. Se cree que rebeldes de al Qaida y el Talibán frecuentan Karachi para tomarse un descanso y recaudar fondos.

En el hecho de violencia más reciente, 11 personas murieron el martes durante el ataque a tiros de un grupo de individuos armados contra un establecimiento de chatarra ubicado en una zona comercial.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad