publicidad
Al cabo de cuatro semanas de bombardeos y de intensos combates urbanos, la ciudad de Sirte se encontraba en ruinas bajo el asedio de los rebeldes que derrocaron al régimen de Muamar Gadafi.

Tropas pro Gadafi resisten en barrios de Sirte

Tropas pro Gadafi resisten en barrios de Sirte

Las fuerzas del nuevo régimen libio debieron ceder dos kilómetros bajo una lluvia de balas.

Al cabo de cuatro semanas de bombardeos y de intensos combates urbanos,...
Al cabo de cuatro semanas de bombardeos y de intensos combates urbanos, la ciudad de Sirte se encontraba en ruinas bajo el asedio de los rebeldes que derrocaron al régimen de Muamar Gadafi.

Fuerzas del nuevo régimen libio tienen problemas para conquistar bastión de Gadafi

SIRTE, Libia - Las fuerzas del nuevo régimen libio, que habían afirmado tener cercados a los últimos fieles a Muamar Gadafi en dos barrio de Sirte, debieron ceder dos kilómetros bajo un nutrido fuego, según un periodista de la AFP en el terreno.

El Consejo Nacional de Transición (CNT) que dirigió la rebelión que derrocó el régimen de Gadafi, espera la caída de Sirte, a 360 kilómetros al este de Trípoli, para proclamar la "liberación total" del país y reiniciar las conversaciones para formar un gobierno que organice la transición.

"Debimos retirarnos hacia el cuartel general de la policía (cerca de la plaza central de la ciudad) y vamos a utilizar la artillería pesada para atacar las fuerzas de Gadafi", declaró Hamid Neji, un combatiente del CNT.

publicidad

Feroz resistencia

Antes de este revés, los comandantes del CNT habían anunciado que sus adversarios estaban cercados en dos sectores al oeste de la ciudad, el "Barrio Dollar", en la parte alta al oeste de la ciudad, y en el "Barrio Nº 2", al borde del Mediterráneo al noroeste.

"Pensamos que aún necesitaremos tres días para capturarlos", había explicado Yahya al Moghasabi, uno de los comandantes del CNT, precisando que sus combatientes trataban de evitar de utilizar la artillería pesada para no alcanzar a los civiles que aún estaban bloqueados.

El miércoles, los combatientes pro-CNT habían anunciado que controlaban los barrios "Dollar" y el "Nº2", y que los combates se concentraban alrededor de una escuela donde se habían atrincherado los partidarios de Gadafi, en el "Barrio Nº 1", justo al oeste del "Nº 2".

Ciudad en ruinas

Al cabo de cuatro semanas de bombardeos y de intensos combates urbanos, la ciudad de Sirte se encontraba en ruinas. Las calles estaban sembradas de vehículos calcinados y sin ningún edificio intacto, constató la AFP.

En una semana, los combates en la localidad dejaron casi un centenar de muertos y cientos de heridos entre los combatientes pro-CNT, según fuentes médicas.

Además de Sirte, las fuerzas del CNT seguían asediando el oasis de Bani Walid, otro bastión pro-Gadafi a 170 kilómetros al suroeste de Trípoli, que esperaban controlar luego de la caída de Sirte.

Un combatiente de una de las brigadas que combaten en este frente anunció que el miércoles debieron retirarse unos treinta kilómetros debido a diferencias con otras brigadas.

El jefe del comité local de CNT de Bani Walid, Al-Haj Emburk Al Fatnani, a desmintió todo conflicto interno y explicó que los combates habían sido suspendidos para preparar la próxima ofensiva.

Las tropas de Gadafi

Unos 1,500 combatientes pro-Gadafi estarían aún en Bani Walid, según este comandante, como también un 5% de los habitantes.

El miércoles en la noche, diversas manifestaciones de alegría en Trípoli y Misrata celebraron la captura de uno de los hijos de Muamar Gadafi, información desmentida este jueves.

Después de confirmar el arresto el miércoles en la noche, Abdelkarim Bizama, consejero del jefe del CNT, Mustafá Abdeljalil, se desmintió.

"No es verdad que Muatassim haya sido capturado", afirmó el comandante Wissam ben Ahmed, uno de los jefes de las operaciones del CNT en el frente este de Sirte, 360 kilómetros al este de Trípoli.

"Hay algunos prisioneros que hemos capturado que dicen que (Muamar) Gadafi se encuentra en Sirte", agregó. El ex dirigente está prófugo desde la caída de su cuartel general en Trípoli el 23 de agosto, después de 42 años en el poder.

Por otra parte, el jueves en la mañana, combatientes pro-CNT dieron cuenta de la captura la víspera en Sirte, del mufti de Libia Jalde Tantuch, la más alta autoridad religiosa bajo el régimen de Gadafi, al que apoyó durante toda la insurrección.

publicidad

En un informe publicado el jueves, la organización Amnistía Internacional (AI) llamó a las nuevas autoridades a terminar rápidamente con las detenciones arbitrarias y con el maltrato de los prisioneros, haciendo notar que esta reminiscencia del derrocado régimen opacaba su imagen.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad