publicidad
Partidos políticos y activistas egipcios exigieron al Parlamento retirar el voto de confianza al primer ministro Kamal al-Ganzouri, ante la violencia surgida tras un partido de futbol en Port Said.

Tragedia en estadio de fútbol agrava crisis política en Egipto

Tragedia en estadio de fútbol agrava crisis política en Egipto

Partidos políticos y activistas egipcios exigieron al Parlamento retirar el voto de confianza al primer ministro Kamal al-Ganzouri.

Partidos políticos y activistas egipcios exigieron al Parlamento retirar...
Partidos políticos y activistas egipcios exigieron al Parlamento retirar el voto de confianza al primer ministro Kamal al-Ganzouri, ante la violencia surgida tras un partido de futbol en Port Said.

Exigieron destitución del gobierno

MADRID - Partidos políticos y activistas egipcios exigieron el jueves al Parlamento retirar el voto de confianza al primer ministro Kamal al-Ganzouri, ante la violencia surgida la víspera tras un partido de futbol en Port Said, agravando la crisis política.

Notimex afirmó que durante una reunión de emergencia de la Asamblea del Pueblo para examinar la situación tras la tragedia, que comenzó con un minuto de silencio en honor de las víctimas, organizaciones políticas y aspirantes a la presidencia exigieron la destitución del gobierno.

Pese a que la Constitución provisional no concede al Parlamento jurisdicción para retirar el voto de confianza al gobierno provisional, políticos y activistas consideraron que al-Ganzouri es incapaz de guiar al país, por lo cual debe ser destituido.

publicidad

En una declaración, el liberal Partido Wad indicó que Egipto necesita un gobierno que trabaje en el pleno cumplimiento a las demandas de la Revolución de 2011, una de ellas dar seguridad al país, lo cual el gobierno no ha cumplido, y prueba de ello es lo ocurrido en Port Said.

Notimex recordó que al menos 79 personas murieron y más de mil resultaron heridas la víspera por una ola de enfrentamientos y disturbios surgidos tras un partido de futbol en la ciudad de Port Said entre el club local Masry y el Ahly, un equipo con sede en El Cairo.

Los disturbios estallaron cuando cientos de aficionados, conocidos como ultras, seguidores del Masry irrumpieron en la cancha para agredir a los futbolistas del equipo contrario y a los seguidores del Ahly.

En su declaración, Wad instó al Parlamento a cumplir con su deber de impulsar la transición política de Egipto y convocar de inmediato a elecciones presidenciales para poner fin a las divisiones entre el pueblo, según la edición electrónica del diario Egypt Independent.

Frente a la tensión, el primer ministro egipcio asumió ante los legisladores la responsabilidad política por los disturbios en Port Said, y aseguró que está dispuesto a rendir cuentas ante la justicia si se lo piden.

“Estoy dispuesto a cumplir con cualquier instrucción que me pida rendir cuentas, porque sé que soy responsable políticamente”, subrayó al-Ganzouri ante el Parlamento, al que informó que aceptó la dimisión del gobernador de Port Said, general de División Mohamed Abdulá.

Además de aceptar la renuncia del gobernador, el jefe de gobierno ordenó el cese de los mandos policiales responsables de los agentes desplegados en el estadio de futbol y la destitución de todos los responsables de la Federación de Futbol Egipcia.

Indignación generalizada

A la demanda del partido liberal se unieron organizaciones de activistas y los aspirantes a la presidencia Hazem Abu Ismail y Ayman Nour, quienes responsabilizaron al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, máxima autoridad en Egipto, de la tragedia en Port Said.

A través de su cuenta en Facebook, el Consejo expresó su indignación por lo sucedido, declaró tres días de duelo nacional y ordenó a las Fuerzas Armadas hacer lo posible para garantizar la seguridad, aunque algunos acusaron a los uniformados de la violencia.

El presidente del Parlamento egipcio, Osama Yassin, acusó a las fuerzas del orden de “negligencia” tras la tragedia en Port Said y aseguró que el Partido Libertad y Justicia, brazo político de los Hermanos Musulmanes, estuvo detrás de la violencia.

“No se trata de un enfrentamiento entre deportistas, sino del guión de un caos organizado. Este guión se basa en la provocación con el fin de producir violencia. Su objetivo es abortar la revolución y acabar con el cambio democrático en Egipto”, afirmó.

En tanto, multitudes indignadas por lo sucedido cerraron la céntrica Plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la revuelta que provocó la caída de Hosni Mubarak, y el Ministerio del Interior para exigir que la Junta Militar ceda de una vez por todas el poder a un gobierno civil.

publicidad

EU expresa condolencias a Egipto

En tanto, la agencia EFE informó que el Gobierno de Estados Unidos envió este jueves sus condolencias al pueblo egipcio por los disturbios en el estadio de fútbol de la ciudad mediterránea de Port Said.

"Expresamos nuestras condolencias más profundas al pueblo egipcio por la tragedia de Port Said, que resultó en decenas de muertos y heridos", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con aquellos afectados por la violencia y sus familias", añadió la portavoz.

Por su parte, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, pidió una investigación "inmediata e independiente" sobre lo sucedido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad