publicidad

Regresa a Holanda el niño único superviviente del accidente de avión en Libia

Regresa a Holanda el niño único superviviente del accidente de avión en Libia

El niño holandés único sobreviviente del accidente aéreo acaecido el miércoles en Libia, volvió este sábado a su país.

Regresa a Holanda el niño único superviviente del accidente de avión en...

Con sus tíos

BRUSELAS - El niño holandés que sobrevivió al accidente de avión acaecido el pasado miércoles en Libia y en el que murieron el resto de los 104 ocupantes del aparato ha tomado este sábado un vuelo de vuelta a su país, según informan los medios holandeses.

Ruben van Assow, de 9 años, es considerado “un niño milagro”, pues fue el único superviviente del Airbus A330 siniestrado poco antes de aterrizar en el aeropuerto de Trípoli, en el que fallecieron 93 pasajeros -entre ellos sus padres y su hermano- y los 11 tripulantes.

El pequeño ha despegado esta mañana desde un aeropuerto militar en Trípoli, en un avión equipado con una unidad médica y acompañado de sus tíos y de un doctor, según publica el diario De Telegraaf.

publicidad

Debido a las solicitudes de respeto a la intimidad del niño que hicieron sus familiares, el acceso al aeropuerto fue restringido y se colocaron redes de camuflaje en sus cercas. El ministerio holandés de Relaciones Exteriores confirmó la llegada del menor pero dijo que no revelaría detalles sobre los planes para su futuro.

La cadena de radio y televisión local Omroep Brabant reportó que Ruben había sido llevado al hospital Saint Elizabeth, en su natal Tilburg, para continuar su tratamiento.

El niño fue operado de las fracturas que le infligió el siniestro el mismo día del accidente y se encuentra en buen estado de salud, ha informado la agencia holandesa ANP.

No fue accidente

El Airbus A330, con número de vuelo 8U711, se estrelló alrededor de las 06:00 horas locales (04:00 GMT) del pasado día 12 "momentos antes de aterrizar", según la compañía libia Afriqiyah Airways, por causas que todavía se desconocen.

Las autoridades libias descartaron que pudiera tratarse de un accidente, y han señalado que no se detectó ningún problema técnico antes del despegue de la aeronave.

El avión, procedente de Johannesburgo, quedó prácticamente desintegrado, con sólo una parte del fuselaje trasero reconocible y sus restos esparcidos en multitud de fragmentos por las inmediaciones del aeropuerto.

Ruben van Assouw --su apellido fue revelado por la prensa-- había llegado al aeropuerto de Trípoli en una ambulancia, a la cual había sido llevado en camilla, cubierto con una frazada azul y con la cara tapada por un velo, para protegerlo de los fotógrafos.

Ya sabe la verdad

"Le explicamos a Ruben exactamente lo que ocurrió. Sabe que sus padres y su hermano han muerto", afirmaron sus tíos en una declaración leída el viernes en Trípoli ante la prensa por Ed Kronenburg, secretario general del ministerio holandés de Relaciones Exteriores.

Sus tíos agregaron que "junto con toda la familia, vamos a ocuparnos" de Ruben, quien regresaba con sus padres y su hermano de un safari en Sudáfrica al ocurrir el accidente.

Respecto a la investigación sobre el accidente, el presidente de la comisión a cargo de la misma, Neji Dhau, declaró el viernes que el piloto no había "señalado ningún problema" antes de que el avión se estrellara.

Una fuente oficial libia indicó el sábado a la AFP que un agente de seguridad libio murió el miércoles a raíz de la conmoción que le causó la vista de los cuerpos de los muertos en el accidente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad