publicidad

Primer Ministro italiano pas'o una noche agitada y médicos evalúan si lo dan de alta

Primer Ministro italiano pas'o una noche agitada y médicos evalúan si lo dan de alta

Médicos evalúan si dan de alta al Primer Ministro italiano. Vocero dijo que Berlusconi sufre de mucho dolor en el rostro.

Fractura y lesiones

ROMA - Un vocero del Primer Ministro italiano, Silvio Berlusconi, indicó que el jefe de estado hospitalizado desde el domingo a causa de un ataque perpetrado en Milán,  sufrió de mucho dolor durante la noche del martes pero disfrutó el recibir una llamada telefónica del presidente estadounidense, Barack Obama.

El vocero, Paolo Bonaiuti, indicó el miércoles que el dolor de Berlusconi "se ha agudizado" un poco y una vieja dolencia también le está causando problemas.El Primer Ministro sufre de una fractura de nariz y dos dientes rotos cuando un hombre lo golpeó en el rostro con una estatuilla de una catedral en una marcha pro-Berlusconi en Milán.

"La última noche fue más agitada respecto a las precedentes, se agudizaron los dolores, sobre todo en el cuello, por efecto del feísimo golpe", declaró Bonaiuti a la televisora SkyTg24.

Probable alta

Funcionarios del Hospital San Raffaele de Milán indicaron que es probable que Berlusconi sea dado de alta durante el día. El equipo médico que atiende al jefe de gobierno se reservó la decisión de darlo de alta tras someterlo en torno al mediodía de hoy a una nueva revisión.

Bonaiuti dijo que Obama le llamó el martes por la noche para ofrecerle buenos deseos de una pronta recuperación.

Una nota oficial precisó que ambos mandatarios mantuvieron una "conversación muy cordial" y que Obama le expresó su "solidaridad y cercanía".

publicidad

"El presidente de Estados Unidos también agradeció al presidente del Consejo por la excelente contribución italiana en Afganistán y por la decisión del gobierno italiano de enviar otros mil hombres (a territorio afgano) durante 2010", añadió la nota.

Detienen a sospechoso

Un hombre de 26 años de edad y con supuestos problemas mentales fue detenido la madrugada del miércoles cuando intentaba entrar a la habitación del Primer Ministro Berlusconi en el hospital San Raffaele de Milán, según informes de la policía local.

El joven, originario de la ciudad de Turín, llegó al séptimo piso del hospital, en donde se encuentra internado el jefe del gobierno italiano, tras la agresión que sufrió el domingo pasado.

Ahí fue detenido y al revisar su automóvil, fueron encontrados palos de hockey, añadió la jefatura de la policía milanesa.

Cerco de seguridad

El sospechoso había dejado su vehículo en el estacionamiento subterráneo del nosocomio, desde donde intentó llegar por el elevador al piso donde se encuentra Berlusconi, pero agentes de seguridad le cerraron el paso.

Al ser interrogado en una comisaría, aseguró que buscaba visitar al jefe de gobierno.

El primer ministro fue agredido el domingo pasado por un hombre con problemas mentales que dijo haber actuado solo, y los servicios de seguridad italianos han advertido que Berlusconi podría ser objeto de nuevos ataques, por lo que han recomendado anular reuniones masivas.

Aparece testigo

Andrea Di Sorte, testigo directo de la agresión que sufrió este domingo el Primer Ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo el miércoles que vio como alguien situado a la espalda del agresor, Massimo Tartaglia, le pasaba un objeto con el que éste cometió el ataque.

"Me pareció ver que Tartaglia cogía un objeto que alguien le pasaba a su espalda", manifestó Di Sorte, coordinador del "Club de la Libertad", formación juvenil de seguidores del partido de Berlusconi, en declaraciones al canal de televisión por cable Sky Tg24.

Añadió que otro hecho que le sorprendió justo después de la agresión fue que Tartaglia, al ser detenido por las fuerzas de seguridad, dijo en voz alta: "Estoy solo, estoy solo. No hay nadie detrás mío".

Otras versiones

Este testimonio se suma al de otras dos personas que explicaron el lunes en un programa de la cadena Canale 5, que antes del mitin habían avisado a la policía de que una persona (Tartaglia) profería amenazas contra Berlusconi.

Sin embargo, el ministro del Interior, Roberto Maroni, durante su comparecencia el martes ante la Cámara de los Diputados para informar de los detalles de la agresión, aseguró que las fuerzas del orden no habían recibido ningún aviso serio de un posible ataque.

El ataque a Berlusconi ha dado lugar a un amplio debate en Italia sobre si hubo algún fallo en el cordón de seguridad del jefe del Ejecutivo, puesto que el agresor se encontraba muy cerca en el momento de los hechos.

publicidad

Sobre este tema, Maroni subrayó en que no existió ningún fallo, y afirmó que "Berlusconi tiene todo el derecho de acercarse a sus seguidores, porque esto es la democracia y la política".

Cambio de planes

En esta misma línea, el subsecretario de la presidencia del Gobierno italiano, Paolo Bonaiuti, explicó que a pesar de la agresión "será muy difícil" convencer a Berlusconi de que no se acerque a la gente.

No obstante, los servicios secretos creen que, a partir de ahora, se deberá decir "no" a Berlusconi en algunas ocasiones ante su deseo de acercarse a la gente, pues eso le pone en peligro, ya no sólo como persona, sino también como jefe de una institución italiana.

El agresor de Berlusconi, Massimo Tartaglia, de 42 años de edad, se encuentra en la cárcel de San Vittore. El individuo se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico desde hace diez años.

Prisión cautelar

Una jueza de Milán ratificó el martes la prisión cautelar para Massimo Tartaglia, considerado autor de la agresión al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, el pasado domingo en la céntrica plaza del Duomo de la ciudad italiana, informaron fuentes judiciales.

La jueza Cristina di Censo, quien interrogó el martes a Tartaglia, decidió así mantener al presunto agresor en la cárcel, adonde fue trasladado tras ser detenido instantes después de que Berlusconi sufriera la agresión.

publicidad

La decisión de la magistrada, quien impuso además el seguimiento psicológico continuo del detenido, llega ante el riesgo de reiteración del delito del que se le acusa y de alteración de las pruebas, pues sigue abierta la investigación de lo sucedido al término del mitin del gobernante Partido de la Libertad (PDL).

No a lugar

Tras analizar el historial médico enviado desde el Policlínico de Milán, Di Censo desestimó la solicitud de los abogados del detenido de trasladarlo a un hospital psiquiátrico ante sus condiciones mentales, que lo han hecho estar en tratamiento desde hace diez años.

Tartaglia permanece actualmente aislado en la cárcel de San Vittore de Milán, adonde fue llevado tras supuestamente atacar al mandatario con una reproducción en miniatura de la catedral milanesa y que le causó heridas en el rostro, que obligaron a su hospitalización.

Por el momento, la atención se centra en el hospital San Raffaele de Milán, del que está previsto que hoy salga Berlusconi tras pasar tres noches ingresado recuperándose de una lesión lacero-contusa interna y externa en el labio superior, rotura de dos dientes y fractura de tabique nasal.

Los médicos han recomendado a Berlusconi que se abstenga de cualquier actividad en las próximas dos semanas.

Elogian valentía

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, condenó la agresión sufrida el domingo por su homólogo italiano, Silvio Berlusconi, al que elogió por su valentía durante una conversación telefónica.

publicidad

"Tras un descanso en las negociaciones con la delegación vietnamita, Putin telefoneó a Berlusconi para expresarle su solidaridad y apoyo", informó Dmitri Peskov, portavoz del jefe del Gobierno ruso, según la agencia Interfax.

Putin "condenó resueltamente" la agresión que Berlusconi sufrió en el rostro cuando se acercó a saludar a la gente en plena plaza del Duomo de Milán.

Berlusconi "actuó con valentía en una situación extrema", manifestó Putin durante la conversación que se prolongó por espacio de cinco minutos.

Buenos augurios

"Putin, conociendo el fuerte carácter de Berlusconi, expresó su confianza en que se recuperará pronto y volverá enseguida al trabajo", añadió.

Ambos dirigentes mantienen una relación de amistad desde hace años y, de hecho, Berlusconi efectuó en octubre pasado una visita privada a San Petersburgo, en cuyo aeropuerto Putin le recibió personalmente.

Según la prensa rusa, el primer ministro italiano fue uno de los invitados a la fiesta de cumpleaños del líder ruso, que cumplió entonces 57 años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad