publicidad

Piratas somalíes liberaron atunero español tras millonario pago de rescate

Piratas somalíes liberaron atunero español tras millonario pago de rescate

Un ambiente festivo se respira en el poblado somalí de Harardhere, donde los piratas mantuvieron el atunero Alakrana.

Día de júbilo

MOGADISCIO - Un ambiente festivo se respiraba este miércoles en el poblado costero somalí de Harardhere, donde los piratas mantuvieron secuestrado el atunero español Alakrana, en cuanto se corrió la voz del pago de un rescate estimado en $4 millones de dólares por el navío.

Según varios residentes de esta guarida de piratas situada a 300 km al norte de Mogadiscio, el anuncio del pago del rescate llenó de gozo a los comerciantes, principales abastecedores de los piratas, y a los jóvenes, que ven en ello un aliciente más para dedicarse a la piratería.

"Si los habitantes tuviesen fuegos artificiales a su disposición, los habrían tirado durante toda la noche", resumió Hisri Ahmed, un pirata entrevistado por teléfono por la AFP.

El martes, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció la liberación del Alakrana, que zarpó de Harardhere rumbo a las Seychelles, donde debería llegar el jueves por la noche, según la ministra de Defensa española, Carme Chacón.

Zapatero no confirmó ni desmintió el pago del rescate: "El gobierno hizo lo que tenía que hacer en el marco de la legalidad y en cooperación con el armador" del Alakrana, dijo escuetamente.

Bandidos generosos

En el terreno, los milicianos armados que se habían dirigido a Harardhere para controlar la zona y replicar eventualmente a un ataque de una marina extranjera hicieron disparos al aire durante buena parte de la noche en señal de alegría.

publicidad

Una comerciante, que pidió el anonimato, también tiene motivos para estar contenta por el éxito de los piratas locales: "Dos de los piratas gastaron $1,700 (de mercancías) en mi tienda y me dijeron que el viernes me darían $4,000 para desarrollar mis actividades. Son generosos y merecen mi admiración".

Según varios residentes, el precio del khat, una planta euforizante muy apreciada por los somalíes, se disparó y muchos hombres de negocios trataban de ponerse en contacto con los nuevos ricos para venderles vehículos todoterreno.

¿Qué opina de los piratas que operan frente a las costas de Somalia? Comente aquí.

Están orgullosos

"Los chicos hicieron un buen trabajo embolsándose $4 millones por el navío español. Los españoles forman parte de las naciones que más han robado los recursos marinos de los somalíes", estimó Ahmed Sheikh Mohamud, de 65 años, haciéndose eco de las acusaciones regulares de pesca ilegal en aguas territoriales somalíes.

"Me siento orgulloso de ellos porque aunque trabajasen durante siglos no conseguirían ganar ese dinero", agregó.

Mohamed Dahir Abdullahi, de 22 años, se muere de ganas por unirse a los piratas. "Aprendí a nadar y a disparar con armas de fuego. Soy candidato para ese trabajo".

Mar de vocaciones

El rescate suscita vocaciones pero también aguza el apetito, como demuestran las dos personas heridas tras haber intentado extorsionar dinero a piratas.

"Dos hombres armados se acercaron a piratas y pidieron dinero. Cuando los piratas los rechazaron, estalló la violencia y los dos hombres resultaron heridos", explicó a la AFP un habitante, Ismael Mohamud Adel.

Según otro residente de Harardhere, los jefes tribales y las autoridades religiosas trataron en vano de convencer a los piratas de que liberaran sin condiciones a los rehenes.

"¿Quién iba a pagarles millones si no conservaban a los rehenes y al navío? Los jefes tribales están mal de la cabeza. Los defensores de las aguas somalíes (piratas) tienen razón", afirmó.

Lluvia de balas

Un helicóptero del ejército español abrió fuego contra los piratas somalíes que huyeron tras liberar el atunero vasco Alakrana, pero no consiguió detenerlos, informó el miércoles el gobierno de Madrid.

Minutos después de que los 36 tripulantes del pesquero fueran liberados el martes -tras el pago supuestamente de un millonario rescate-, un helicóptero despegó de la fragata militar española que se encontraba en la zona y comenzó la persecución.

Primero, se intentó frenar los dos esquifes en los que navegaban los piratas hacia tierra firme disparando a la zona de proa. Después, se apuntó a los motores para inutilizar las embarcaciones.

A dos millas

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general José Julio Rodríguez Fernández, dijo en rueda de prensa que el objetivo era detener a los secuestradores y no matar o herir a nadie. En ese momento, después de 47 días en manos de los piratas, el "Alakrana" se encontraba a apenas dos millas náuticas de la costa de Somalia.

publicidad

"Debido a la corta distancia a la playa, los esquifes la alcanzaron antes de que pudieran ser detenidos. Los ocupantes salieron y se confundieron con un grupo de personas que ahí se encontraban", afirmó el general Rodríguez Fernández.

El día después de la liberación del atunero, la fiscalía de la Audiencia Nacional pidió al juez Santiago Pedraz que investigue lo que bautizó como la trama "jurídico-financiera" del secuestro del Alakrana.

El fiscal Jesús Alonso solicitó al magistrado que estudie el papel, y sus posibles consecuencias legales, de los "comisionistas intervinientes en la liberación así como a los bufetes de abogados con sede en Londres y otros países europeos que hayan podido participar en las negociaciones del secuestro".

El Maerks se salvó

Piratas somalíes atacaron el miércoles al buque de carga de bandera estadounidense Maersk Alabama por segunda vez en siete meses, pero guardias privados a bordo frustraron el ataque respondiendo con armas de fuego y un aparato que produce un ruido estruendoso.

Un avión de vigilancia estadounidense estaba atento a la nave mientras proseguía su destino en la costa de Kenia, mientras un pirata dijo que el capitán de una nave secuestrada el lunes con 28 tripulantes norcoreanos a bordo había muerto de heridas recibidas.

Los piratas secuestraron al Maersk Alabama en abril pasado y bajaron al capitán de la nave Richard Phillips a un bote salvavidas, donde le apuntaron con un arma durante cinco días.

publicidad

Francotiradores de un grupo de operaciones especiales de la Armada de Estados Unidos (SEAL por sus siglas en inglés) liberaron a Phillips en un osado ataque nocturno, en el que mataron a tres piratas.

Segundo golpe

Cuatro presuntos piratas en un esquife atacaron la nave de nuevo el martes alrededor de las 6.30 horas locales, disparando armas automáticas a unos 300 metros (300 yardas) de distancia de la nave, dijo en una declaración la Quinta Flota estadounidense, con sede en Bahrein.

Un equipo de seguridad a bordo rechazó el ataque usando maniobras evasivas, fuego de armas pequeñas y un dispositivo acústico de largo alcance (LRAD por sus siglas en inglés), un arma no letal capaz de emitir tonos de alarma tan fuertes que son dolorosos, dijo la flota.

Un autoproclamado pirata le dijo a The Associated Press desde la ciudad pirata somalí de Haradhere que sus camaradas en el mar había llamado alrededor de las 9 de la mañana, dos horas y media después del ataque.

"Nos dijeron que tuvieron problemas con un barco estadounidense y luego los perdimos (la comunicación). Desde entonces hemos estado tratando de localizarlos", agregó el presunto pirata, que se identificó como Abdi Ni.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad