publicidad

Oposición pide urgente diálogo en Turquía para frenar la violencia

Oposición pide urgente diálogo en Turquía para frenar la violencia

Piden diálogo para frenar la violencia que ha azotado Turquía desde hace doce días y que después de ser frenada volvió durante la madrugada.

Las protestas cumple 12 días

El principal partido de la oposición en Turquía, el CHP, ha instado este miércoles a celebrar una "cumbre de líderes" políticos para calmar la escalada de violencia policial en torno a las intensas protestas que sacuden al país desde hace doce días, informó la agencia Efe.

Opina en nuestros foros

"Los manifestantes están ahora legitimados", dijo el jefe del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kilicdaroglu, en rueda de prensa en Ankara, celebrada después de una reunión extraordinaria de su formación.

La tensión se agudizó este martes cuando la policía irrumpió en la plaza de Taksim (Estambul), a la que no se había acercado en los 10 días anteriores, y se produjeron los choques más duros hasta ahora.

La policía volvió esta madrugada, a las 04:00 am (hora local), a "limpiar" de barricadas la plaza y las calles circundantes. Después, a las 07:00 horas, una nueva barricada fue erigida a la entrada del colindante parque Gezi.

"Deberíamos poner fin de forma inmediata a la mentalidad de la administración que confronta a la policía con la población", dijo Kilicdaroglu.

Según el líder opositor, "habría que declarar la obligación de perseguir jurídicamente a las fuerzas de seguridad que hacen un uso excesivo de la fuerza".

publicidad

"La tensión debe decrecer", insistió el político tras instar al jefe del Estado, Abdullah Gül, a convocar "una cumbre urgente de líderes en este proceso crítico".

Se espera que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, reciba este miércoles a algunos representantes de las masivas protestas de los últimos días, nacidas de un movimiento modesto de rechazo a un plan de remodelación urbanística del parque Gezi, colindante con la céntrica plaza de Taksim en Estambul.

La violenta respuesta de la policía a los ecologistas desató una ola de solidaridad que amplió y extendió las protestas a todo el país, convertidas rápidamente en una manifestación de rechazo al autoritarismo de Erdogan.

El primer ministro ha convocado grandes reuniones en Ankara y Estambul durante el fin de semana.

Pero algunos de los individuos y grupos invitados al evento han declarado este miércoles que no asistirán porque la instancia que representa legítimamente a los manifestantes es la Plataforma de Solidaridad Taksim que, subrayaron, debería participar en cualquier reunión.

Greenpeace, invitada a la reunión, ha exigido el fin de los enfrentamientos violentos y ha destacado que "la reunión no dará ningún resultado en medio de la actual atmósfera de violencia".

También se registraron violentos enfrentamientos en la principal plaza de Ankara, Kizilay, en la que cientos de ciudadanos se habían congregado en solidaridad con los manifestantes en Taksim.

En un comunicado publicado este miércoles, la citada plataforma de Taksim ha pedido solidaridad a la población turca y a todo el mundo.

"Todos los pájaros y animales en torno a Taksim mueren a causa del uso excesivo de gas. Los más jóvenes están aquí decididos a defender su honor, resisten e incluso arriesgan sus vidas", se lee en la nota.

Varios importantes apoyos de solidaridad del exterior, como el de Amnistía Internacional, han hecho un llamamiento a una "acción urgente" para Turquía, mientras el Parlamento Europeo ha convocado a una reunión extraordinaria este miércoles, para tratar sobre la situación.

Desde fines de mayo estas protestas han causado al menos cuatro muertos y más de 5 mil heridos.

La salida del sol ha marcado una tregua entre los acampados y la policía. Las batallas han cesado en las calles cercanas al parque de Gezi mientras empleados limpian la plaza Taksim, frente a la cual se ubican los campamentos. Al menos 200 oficiales antidisturbios continúan en Taksim, igual que tres vehículos de agua a presión, publicó el diario El Mundo.

El rotativo agrega que la noche convirtió el centro de Estambul en un campo de batalla. La policía fue rodeando paulatinamente el campamento de Gezi mientras derribaba las barricadas que los manifestantes habían plantado durante los días anteriores. Pese a la insistencia del Gobierno en que su intención no era irrumpir en la acampada, el lanzamiento de gas sobre las tiendas fue constante.

publicidad

En tanto, el sitio web de El País menciona que este martes, más de 50 abogados fueron detenidos por la policía en un juzgado de Estambul por apoyar las protestas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad