publicidad

Oposición desafía régimen iraní con nuevas protestas contra Ahmadineyad

Oposición desafía régimen iraní con nuevas protestas contra Ahmadineyad

La oposición mantiene el pulso al régimen iraní, con nuevas protestas y homenajes a las víctimas de la represión.

Nuevas marchas

TEHERAN - La oposición mantiene el pulso al régimen, con nuevas protestas y homenajes a las víctimas de la represión que ha causado al menos una veintena de muertes en Irán, mientras el Consejo de Guardianes no aclara el alcance del fraude electoral que otorgó una arrolladora victoria a Mahmud Ahmadineyad.Mientras el lunes unos mil manifestantes volvieron a protestar en las calles de Teherán, dos asociaciones de estudiantes iraníes anunciaron el lunes la convocatoria de una manifestación el martes a las 16:00 (11:30 GMT) frente a la embajada de Gran Bretaña en Teherán en protesta por la "injerencia" de Londres en los asuntos internos iraníes, según la agencia Fars.

publicidad

La manifestación tiene como objetivo protestar contra el "perverso gobierno de Gran Bretaña por su injerencia en los asuntos internos de Irán, su papel en los desórdenes en Teherán y su apoyo a los disturbios", añadió la agencia.

No obstante la manifestación del lunes terminó unas dos horas después de su inicio, con una muy fuerte presencia policial y disparos de gases lacrimógenos, informó un testigo.

El cuerpo de elite de los Guardianes de la Revolución había alertado previamente que se emplearía a fondo para evitar las protestas de la oposición y el homenaje que planeaba hacerle a los víctimas de la última semana de marchas en contra de los resultados electorales.

Admiten irregularidades

De otro lado, el portavoz del Consejo, Abbas Ali Kadkhodaei, reconoció que en al menos 50 ciudades votaron muchos más ciudadanos de los censados, lo que afectaría a unos tres millones de votos, aunque precisó que, en su opinión, esto no supondrá un cambio vital en el resultado.

Los Guardianes habían aceptado, hasta ahora, recontar el diez por ciento de las urnas de forma aleatoria en presencia de representantes de los candidatos, medida que la oposición considera insuficiente al exigir la repetición de los comicios.

Mientras las autoridades dirimen sus diferencias en torno al proceso de recuento denunciado, el Gobierno de Teherán ha intensificado sus críticas a las potencias occidentales al tiempo que estrecha el cerco sobre los periodistas locales y extranjeros.

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashqavi, anunció que la Comisión de Seguridad del Parlamento "está reconsiderando" las relaciones con Francia, Alemania y el Reino Unido.

Su Gobierno, indicó Qashqavi, responderá "con las medidas y en el momento adecuado".

La prensa en la mira

A las restricciones a la prensa internacional con la expulsión del corresponsal de la BBC John Leyne y la detención del periodista canadiense de la revista Newsweek, Maziar Bahari, el Gobierno comenzó una campaña de descrédito de los activistas movilizados en internet.

Teherán acusó hoy a los medios extranjeros de exagerar la situación en el país para crear disturbios y lanzar una "guerra cibernética" para manchar la imagen de Irán.

La prensa extranjera "ha elegido lanzar ataques contra las páginas iraníes de noticias en internet para crear una grave brecha entre el Gobierno y el pueblo", afirmó el portavoz de Exteriores.

Las imágenes de la muerte de una joven llamada Neda, grabadas en un teléfono móvil y colgadas posteriormente en internet, han dado la vuelta al mundo y la han convertido en un símbolo de las revueltas.

Según reporta la agencia AP Las autoridades iraníes han arrestado al menos a 24 periodistas y blogueros desde que comenzaron las protestas postelectorales hace una semana, y una organización activista dijo que los periodistas eran un "objetivo prioritario" para los líderes de Irán.

publicidad

Entre los periodistas detenidos también figura el director de la Asociación de Periodistas Iraníes, Alí Mazroui.

Acallar el mensaje

"Se torna cada vez más problemática la situación para los periodistas", destacó Benoit Hervieu, del grupo activista Reporteros Sin Fronteras, con sede en París. RSF divulgó una lista con los nombres de 23 periodistas iraníes, editores y blogueros arrestados desde el 14 de junio, y dijo que había perdido contacto con varios otros que podrían estar detenidos o escondidos.

Hervieu señaló que RSF verificó cada arresto a través de su cadena de reporteros y activistas en Irán.

Newsweek divulgó una declaración poco después que su corresponsal Maziar Bahari, de nacionalidad canadiense, fue detenido sin acusación previa el domingo por la mañana y no se sabe de él desde entonces. Newsweek defendió su cobertura en Irán como "imparcial y sutil", y pidió que se le deje en libertad.

En la mayoría de casos, las razones para las detenciones no han sido aclaradas.

Las autoridades de Irán han mantenido bajo vigilancia a los periodistas locales e internacionales que operan en el país, y tomaron medidas drásticas apenas se generalizaron las protestas en Teherán la semana pasada después de las elecciones presidenciales del 12 de junio, el mayor desafío al régimen autocrático en 30 años.

publicidad

Las autoridades han prohibido que los medios reporten desde la calle y sólo permiten entrevistas telefónicas e información de fuentes oficiales.

Obama no se involucra

El presidente Barack Obama subrayó que su país no debe involucrarse en el movimiento postelectoral que se ha generado en Irán, pese a las críticas de la oposición republicana, que desea una mayor implicación.

En una entrevista emitida en la cadena CBS, de la que se han facilitado extractos durante el fin de semana, Obama aseguró que lo último que desearía es que Estados Unidos fuera utilizado por "esas fuerzas que están deseando convertir estas luchas internas en una discusión sobre Estados Unidos".

"Ésto es lo que ellos hacen. Esto es lo que siempre hemos visto, y no deberíamos entrar en su juego. No debemos convertirnos en una distracción de lo que está ocurriendo en Irán, del hecho de que son los propios iraníes lo que están haciendo escuchar su voz".

"Ahora, lo mejor que podemos hacer es dar testimonio al mundo de las increíbles protestas que hemos visto" en el país, indicó Obama, quien, no obstante, instó al gobierno de Irán a que "detenga toda la violencia y las acciones injustas contra su propio pueblo".

Obama ha insistido en que su Gobierno está siguiendo de cerca los acontecimientos, aunque como un observador, pese a la insistencia de los republicanos de que se implique más en la defensa del movimiento que se ha generado en Irán desde las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio.

publicidad

Una semana de crisis

Irán es escenario desde hace más de una semana de manifestaciones y violentos enfrentamientos, que estallaron tras conocerse la victoria electoral, por una sorprendente mayoría absoluta, del presidente Mahmud Ahmadineyad, cuestionada por la oposición.

Al menos una veintena de personas han muerto, según distintas fuentes.

El régimen iraní ha acusado a Estados Unidos y el Reino Unido de interferir en los asuntos internos de Irán y de fomentar los disturbios.

Ayer, domingo, en declaraciones a un programa de televisión, el senador republicano Lindsey Graham aseguró que "se supone que el presidente de los Estados Unidos debe liderar el mundo democrático, no ir detrás de él".

Otros, como el ex candidato republicano a la presidencia John McCain han hecho notar que otros líderes mundiales, como el francés Nicolas Sarkozy o la alemana Angela Merkel, han sido más agresivos en condenar la acción represiva del régimen iraní o en reclamar un recuento de los votos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad