publicidad

ONU sin fondos para ayudar

ONU sin fondos para ayudar

La falta de aportes y la escalada de precios de los alimentos tienen en jaque al programa humanitario de las Naciones Unidas.

Faltan $500 millones

La falta de aportes y la escalada de precios de los alimentos en el último año han puesto en jaque al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Recientes reportes indican que la agencia se enfrenta a la posibilidad de recudir operaciones humanitarias a menos que los gobiernos donen más fondos y colaboren con el programa.

Según declaraciones de Christiane Berthiaume, vocera del PMA, el pronunciado aumento de los precios de granos básicos, como el trigo, el maíz y otros alimentos significa que mucha gente que vive en situaciones de emergencia podría perder la ayuda alimentaria que precisa para subsistir.

A principios de año el PMA solicitó $500 millones adicionales para afrontar el alza de los costos de los alimentos que compra para distribuir, pero en marzo la cantidad requerida no había sido alcanzada.

"Solamente se han recibido $14 millones", apuntó Berthiaume.

Plazo fatal

La funcionaria agregó que si para julio o agosto el PMA no recibe más fondos, "tendremos que decidir entre la reducción de los beneficiarios o recortar las raciones que entregamos" cada día a cientos de miles de personas necesitadas en todo el mundo.

Josette Sheeran , directora ejecutiva del PMA, dijo que el pasado 23 de marzo remitió una carta a los gobiernos de los países enriquecidos con esta petición urgente.

publicidad

Según los responsables de las ayudas, las clases medias urbanas de los países en vías de desarrollo, como Indonesia, Yemen o México, empiezan a pasar hambre a causa de la rápida subida de los precios de productos básicos como el trigo, el maíz, el arroz o la soja.

El PMA agregó que si bien algunos gobiernos han indicado su intención de hacer donaciones, "muchas de estas no se han materializado".

Inflación galopante

La escalada de precios que se registra en el último año causó que el hambre en el mundo adquiera un nuevo rostro, "diferente a las crisis que se producen en guerras o desastres naturales", dijo la portavoz del PMA.

"Hay comida en los mercados, pero la gente no tendrá dinero para comprarla", señaló.

A la escalada de precios -en algunos granos como el arroz se triplicó en dos años- se suman las catástrofes naturales y el cambio climático, que ha generado severas sequías en algunas zonas y graves inundaciones en otras.

Fenómenos naturales

Dos de los principales causantes de la carestía de alimentos fueron causados por el maremoto del 26 de diciembre de 2004, que afectó plantaciones de arroz en al menos siete países de Asia, y el reciente tifón Nargis que golpeó el suroeste de Birmania.

El meteoro devastó las principales zonas arroceras de Myanmar, mató a más de 100 mil personas, dejó más de 41 mil desaparecidos, cuantiosos daños materiales y 1.5 millones de desplazados.

El alto precio de los combustibles también influye en el alto costo de los alimentos.

Una comida al día

Según Sheeran, en los países en desarrollo muchas familias han dejado de comer tres veces al día para hacerlo sólo una.

"Por primera vez en veinte años, Egipto ha ampliado su sistema de racionamiento de alimentos, mientras que Paquistán ha reintroducido un sistema de cartillas de racionamiento que había abandonado a mediados de los años ochenta. Por ello, el PMA debe ahora ayudar también a estos países donde el problema no es la escasez de alimentos, sino la carestía de los mismos", explicó la directora ejecutiva del programa.

Sheehan confía en que finalmente los países enriquecidos se involucren en este "reto para todo el mundo" y que así se puedan evitar las medidas drásticas, pero recuerda que los países empobrecidos del mundo van a tener que pagar este año un 35 por ciento más por sus importaciones de cereales.

Malos pronósticos

El aumento en el precio de los alimentos básicos podría continuar hasta el año 2010, advirtió Sheeran el jueves, según reportes publicados por la BBC en su página de Internet.

La funcionaria culpó de la situación al incremento de los precios de los combustibles y de las materias primas agrícolas, así como a los efectos derivados del cambio climático y la demanda generada por los biocombustibles.

publicidad

Sheeran ya había alertado que el PMA evalúa planes para racionar la ayuda alimentaria que presta debido a una escasez de fondos.

El PMA teme que los más pobres del planeta opten por comprar menos comida, menos alimentos nutritivos o se vean obligados a depender de la ayuda que provee el organismo, dijo la BBC.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad