publicidad
El último balance oficial es de 927 muertos en Filipinas.

Más de 900 muertos en Filipinas por tormenta

Más de 900 muertos en Filipinas por tormenta

El total de muertos causados por la tormenta tropical Washi es de 927 muertos, declaró el jefe del consejo nacional de prevención de catástrofes.

El último balance oficial es de 927 muertos en Filipinas.
El último balance oficial es de 927 muertos en Filipinas.

Socorristas siguen labores de rescate

El total de muertos causados por la tormenta tropical Washi, que arrasó el sur de Filipinas, es de 927 muertos, declaró el jefe del consejo nacional de prevención de catástrofes.

La mayoría de las muertes se produjeron en las devastadas ciudades portuarias de Cagayán de Oro y de Iligand en la isla de Mindanao.

El nuevo balance fue comunicado después de que socorristas del gobierno hallaran más cuerpos en Mindanao, donde la tormenta Washi ocasionó fuertes lluvias y provocó los desbordamientos de ríos que arrasaron poblaciones enteras durante el fin de semana.

"Hay 927 muertos. Hemos perdido la cuenta de los desaparecidos", dijo Benito Ramos, jefe del organismo nacional de prevención de catástrofes.

publicidad

El balance anterior era de 662 muertos y 82 desaparecidos.

La Cruz Roja filipina informó por su parte de 713 muertos y 563 desaparecidos.

Morgues están repletas

Con morgues, casas funerarias y tanatorios repletos, las autoridades de esta asolada ciudad del sur de Filipinas organizaron el primer entierro masivo de casi 700 personas que perecieron víctimas de las peores inundaciones monzónicas sufridas por el archipiélago en varias décadas.

Por primera vez en un día, el número de muertos causados por el desastre del viernes por la noche no aumentó, aunque sí el número de desaparecidos. Según las cifras oficiales son 82, pero la Cruz Roja filipina sostiene que son 800.

La discrepancia resalta la dificultad para precisar el número de personas que podrían estar enterradas en el lodo y los escombros o que podrían estar vivas en centros de evacuación o en otros lugares.

"Perdimos la cuenta de los desaparecidos", dijo Benito Ramos, director de la Oficina de Defensa Civil del gobierno central.

En Iligán, un centro industrial costero de 330 mil personas, el alcalde Lawrence Cruz dijo que los seis tanatorios de la ciudad están llenos y no pueden aceptar ya más cadáveres. El primer entierro de 50 desconocidos tendrá lugar el lunes por la tarde en tumbas individuales en el cementerio municipal, agregó.

"Hacemos esto por razones de salud pública. Los cadáveres se están descomponiendo y no hay sitio para guardarlos, no es un edificio cerrado, ni en un gimnasio", dijo Cruz a The Associated Press.

Agregó que muchos de los muertos en Iligán - 279 según el recuento oficial - "han sido apilados y yacen fuera de las morgues", que se quedaron sin formaldehído para embalsamarlos y de ataúdes para enterrarlos.

"Usamos bolsas de plástico, siempre que estén disponibles", dijo Cruz.

Unas 340 personas murieron en Cagayán de Oro, en su mayoría mujeres y niños y muchos residentes que vivían en las márgenes del río.

Obama mandó sus condolencias por la tragedia

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó sus condolencias y ofreció asistencia a su aliada Filipinas, que trata de salir a flote de las inundaciones causadas por una tormenta tropical.

"En nombre del pueblo estadounidense deseo expresar mis profundas condolencias por la tremenda pérdida de vidas y la devastación causada por las recientes inundaciones en Filipinas", dijo Obama en un comunicado.

"En el espíritu de nuestra larga historia de amistad y cooperación con Filipinas, Estados Unidos se encuentra preparado para asistir a la población y al gobierno filipino en caso de que se necesite ayuda humanitaria o para su recuperación", dijo el mandatario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad