publicidad

Más de 15 mil casas y edificios resultaron dañados tras terremoto en Italia

Más de 15 mil casas y edificios resultaron dañados tras terremoto en Italia

El terremoto que azotó el centro de Italia destruyó miles de casas y edificios, y un número no precisado de monumentos.

Bajo los escombros

L'AQUILA - El terremoto que el lunes azotó el centro de Italia dejó un saldo preliminar de más de150 muertos, 1,500 heridos, 70 mil personas sin casa y daños severos en edificios históricos que datan, la mayoría, del imperio romano.Los equipos de rescate intensifican la búsqueda de supervivientes bajo vastas extensiones de escombros en la región rural de Abruzzo, donde el seísmo, de magnitud 6,3 en la escala de Ritcher, sacudió una vasta zona.

El panorama es desolador, dijo el Diario El País. Casas derrumbadas, coches volcados, carreteras rajadas por la mitad, llanto, gritos de auxilio, desolación.

Según los últimos datos oficiales, más de 100 personas perdieron la vida, aunque las autoridades italianas temen que haya muchos más muertos por el alto número de edificios destruidos, muchos de ellos construcciones viejas.

El ministro de Interior, Roberto Maroni, lo confirmó: "Tememos que haya entre 100 y 150 víctimas mortales".

El Gobierno del primer ministro Silvio Beslusconi decretó el estado de emergencia ante la dramática situación. "Algunos de los pueblos en el área están virtualmente destruidos en su totalidad", dijo Gianfranco Fini, presidente de la cámara baja del parlamento, luego de un minuto de silencio en honor a las víctimas.

Lluvia en la zona

La lluvia comenzó a dificultar los trabajos de rescate que se llevan a cabo en la ciudad italiana de L'Aquila para encontrar posibles supervivientes al terremoto que esta madrugada sacudió el centro del país.

publicidad

A pesar del mal tiempo, los servicios de emergencia prosiguen con sus trabajos, que se centran en el casco histórico de la ciudad, toda vez que ya se han habilitado tiendas de campaña en distintos centros deportivos que sirven de resguardo a los evacuados.

Según afirmó uno de los miembros de protección civil en la zona, Arturo Vernillo, cuanto más tiempo pase, más difícil será encontrar con vida a los desaparecidos.

El balance oficial de la catástrofe arroja una cifra de 91 muertos, que se cree podría aumentar a medida que pasan las horas.

Aguardan noticias

Uno de los edificios en los que se llevan a cabo tareas de rescate es la Casa del Estudiante, donde el desplome de una de las fachadas laterales ha dejado atrapados a varias personas. Esta mañana se sacó a un estudiante muerto y a otro con vida y, según fuentes policiales, todavía quedan bajo los escombros cinco jóvenes más.

Familiares y amigos se agolpan frente a la residencia estudiantil para seguir la evolución de las tareas de rescate y tener noticias de primera mano. Muchos se encuentran en pijama y están pendientes del teléfono para dar información a sus familiares.

En otro edificio del centro hay al menos ocho personas atrapadas y esta mañana localizaron dos cuerpos de dos mujeres de 21 y 29 años, la última de ellas muerta.

Los medios también han informado del hallazgo del cuerpo de una mujer en su cama abrazada a sus dos hijos. Los tres al parecer murieron aplastados en su casa, en la calle Campo di Fossa.

Miles de evacuados

Por el momento, se habla de al menos cien mil personas evacuadas de sus hogares, a los que no se les está permitiendo regresar a sus casas, ni para recoger algunas pertenencias personales. Las autoridades han comunicado que tendrán que esperar al menos cuarenta y ocho horas antes de hacerlo.

Muchos de los evacuados han pasado la madrugada a la intemperie y no ha sido hasta el mediodía de hoy que han encontrado refugio en los polideportivos habilitados a tal efecto.

Los vecinos de L'Aquila aseguran que los movimientos telúricos comenzaron alrededor de las 22:30 horas locales (20:30 GMT) del domingo, aunque la mayoría permaneció en sus casas hasta la sacudida más fuerte, la registrada en torno a las 01:30 GMT, que duró alrededor de medio minuto y ha tenido réplicas menores durante toda la mañana.

Simone De Meo, uno de los afectados, aseguró que le despertó su hermano porque él estaba durmiendo y que le dijo que se pusiera los zapatos y saliera a la calle. En ese momento, sintió "mucho pánico".

Daños cuantiosos

Otro de los refugiados de en uno de los centros deportivos, Giuseppe Cesarano, explicó que tras sentir la sacudida más fuerte, que hizo que se desprendieran trozos de las paredes de su habitación y se cortara la corriente eléctrica, "me desperté y bajé corriendo al jardín de la casa para esperar más indicaciones".

publicidad

Su amiga, Daniela Petito, afirmó que nada hacía prever que la sacudida de la madrugada sería tan fuerte, porque las dos anteriores habían sido bastantes suaves.

El terremoto de esta madrugada puedo sentirse en gran parte del centro sur de Italia, desde la región de Emilia Romagna y hasta Nápoles.

Las primeras estimaciones que recogen los medios de comunicación locales hablan de entre 10 y 15 mil edificios dañados por el temblor, y entre ellos también hay edificios nuevos, con fachadas derruidas en parte.

Epicentro del temblor

Decenas de miles de personas quedaron sin vivienda en Italia el lunes y cerca de 1,500 sufrieron heridas.

La ciudad medieval de L'Aquila fue la más golpeada por el sismo, que sacudió las montañas de los Apeninos a las 3:32 de la mañana.

Aproximadamente de 10 mil a 15 mil edificios fueron dañados o destruidos, dijeron funcionarios.

El alcalde de L'Aquila, Massimo Cialente, dijo que cerca de 100 mil personas quedaron sin vivienda. No quedó claro si las cifras del alcalde incluían los poblados circundantes.

Las autoridades dijeron que un dormitorio universitario se derrumbó y un hotel resultó fuertemente dañado en la ciudad. El centro del terremoto fue localizado unos 110 kilómetros al nordeste de Roma.

Las autoridades anticiparon un posible aumento de la cifra fatal conforme las cuadrillas de rescate se abran paso entre los escombros. Los bomberos, apoyados con perros, buscaban a personas entre inmuebles derrumbados.

publicidad

Monumentos destruidos

Numerosos monumentos históricos resultaron dañados este lunes por el fuerte sismo que afectó sobre todo a la región de Abruzos, en el centro de Italia, matando al menos a 100 personas.

La ciudad de L'Aquila, capital de Abruzos, fundada en el siglo XIII, resultó entre las más perjudicadas por el gran número de bienes arquitectónicos que contaba, tanto de la época medieval como del Barroco.

Una de sus iglesias más bellas e imponentes, la basílica de Santa Maria di Collemaggio, del siglo XIII, así como las iglesias barrocas de Santo Agostino y del Suffragio, del siglo XVIII, sufrieron parciales derrumbes, indicó en un comunicado el ministerio para los Bienes Culturales italianos.

El campanario de la iglesia de San Bernardino, joya del siglo XV y cuya fachada sobrevivió a varios terremotos, se desplomó, precisó la misma fuente.

El imponente castillo del siglo XV, construido durante la dominación española, que es sede del Museo Nacional de Abruzos, sufrió también daños materiales y tuvo que ser cerrado.

Inquietud en Roma

Se dispuso una bodega especial para alojar las obras recuperadas en otros edificios y lugares de valor histórico.

El temblor se produjo de madrugada y se sintió en toda la región central de Italia, despertando a muchos habitantes de Roma por la caída de objetos y muebles.

En Roma, las célebres Termas de Caracalla, uno de los monumentos más imponentes de la Roma imperial, construidas en el siglo III, resultaron levemente dañadas por el sismo.

publicidad

Según el encargado de los bienes arqueológicos de Roma, Angelo Bottini, "los expertos constataron algunos daños que deben ser evaluados con mayor precisión", dijo.

Los otrora lujosos baños termales, a pocos metros de distancia del Coliseo, son una de las mayores atracciones turísticas de la capital y están consideradas una de las obras maestras de la ingeniería romana.

Periodista testigo

Un fotógrafo de la AFP visitó las ruinas y constató que fueron regularmente abiertas al público y los daños no resultaron evidentes.

El funcionario precisó que otros monumentos romanos, como el Foro Romano y el Coliseo, no sufrieron destrozos.

Italia cuenta con un patrimonio artístico inestimable, cuya fragilidad fue evidente durante los terremotos de septiembre y octubre de 1997 en Umbría y Marcas, dos regiones del centro.

En tal ocasión la hermosa basílica de San Francisco de Asís, célebre por los frescos de Giotto, se derrumbó y tuvo que ser sometida a una importante y costosa restauración.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad