publicidad
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que más de 5 mil personas han muerto desde el inicio de la represión en Siria.

Liga Árabe decide mantener y reforzar su misión en Siria

Liga Árabe decide mantener y reforzar su misión en Siria

La Liga Árabe decidió este domingo mantener y reforzar su misión de observadores en Siria y tratar de detener la violencia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que más de 5 mil pe...
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que más de 5 mil personas han muerto desde el inicio de la represión en Siria.

El Papa llama a diálogo en presencia de observadores independientes

EL CAIRO - La Liga Árabe decidió este domingo mantener y reforzar su misión de observadores en Siria, pese a las críticas recibidas por su ineficacia a la hora de frenar la violencia, que se ha cobrado decenas de vidas en los últimos días.

El comité ministerial de la Liga, encargado del caso sirio, concluyó "dar a los observadores el tiempo necesario para mantener su misión conforme al protocolo", tras examinar el primer informe del jefe de los expertos, el general sudanés Mohamad Ahmed Mustafá al Dabi.

El plan árabe aceptado por el régimen de Bashar al Asad quiere poner fin a la violencia, liberar a los detenidos, retirar al ejército de las ciudades y conseguir la libre circulación en todo el país para los 163 observadores y la prensa.

publicidad

Tras la reunión en El Cairo, el comité ministerial también pidió al gobierno sirio respetar sus promesas, pese a haber hecho "progresos parciales".

Exigen fin de violencia

La Liga reclamó a Damasco y "a todos los grupos armados cesar inmediatamente todos los actos de violencia", y solicitó al general Dabi un "informe completo" para el próximo 19 de enero sobre los esfuerzos de Siria para alcanzar sus compromisos.

El comunicado de la organización panárabe hace un llamamiento al refuerzo financiero y logístico -tanto en material como en personal- para "asegurar el cumplimiento" de los objetivos.

La Liga también pidió que se mantengan las conversaciones con la ONU para reforzar las "capacidades técnicas" de los observadores.

El primer ministro de Catar, Sheij Hamad ben Jasem Al Thani, que presidió la reunión, declaró a la prensa que el informe demostraba "que las muertes han disminuido", pero "un sólo muerto es un muerto de más", añadió.

"Esperamos que el gobierno sirio tome medidas decisivas para cesar el vertido de sangre. Siria debe ser fuerte y tomar una decisión histórica", precisó el jeque.

Más observadores

El responsable catarí agregó que la Liga espera aumentar el número de observadores sobre el terreno a 300.

El informe aparece cuando los opositores están alzando la voz para que la ONU envíe a sus propios observadores a Siria y se ocupe directamente del caso.

La oposición acusó a los expertos, que empezaron su misión el 26 de diciembre, de estar "manipulados" por el régimen de Al Asad y a la Liga de ser incapaz de impedir la violencia.

El pasado jueves, 26 personas murieron y otras 68 resultaron heridas en un atentado suicida en un barrio histórico de Damasco, que fue atribuido a "terroristas" por las autoridades, mientras que la oposición acusó al régimen.

Sangrienta revuelta

Siria vive desde mediados de marzo una sangrienta represión del movimiento de contestación contra el gobierno de Al Asad, que está al borde de convertirse en un conflicto entre el ejército y soldados desertores que han formado el Ejército Sirio Libre.

En la noche del sábado al domingo, violentos choques entre ambas partes en el pueblo de Basr al Harir, en la provincia de Deraa (sur), dejó 11 muertos del lado del ejército, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Además, al menos 13 civiles fallecieron el domingo por los disparos de las fuerzas de seguridad, 10 de ellos en Homs (centro), bastión de la contestación, dijo la organización.

La ONU calcula que más de 5 mil personas han muerto desde el inicio de la represión.

Recomiendan vía pacífica

El jefe de la diplomacia turca, Ahmet Davutoglu, llamó a la oposición siria a continuar "por vías pacíficas" su resistencia contra el régimen de Damasco, tras reunirse el domingo con una delegación del Consejo Nacional Sirio (CNS), dijo el lunes su portavoz.

publicidad

"La oposición siria pide democracia y nosotros le dijimos durante la reunión de ayer que ese objetivo debe alcanzarse por vías pacíficas", declaró esa fuente diplomática a la AFP, precisando que el presidente del CNS, Burhan Ghaliun, formaba parte de la delegación de 10 personas presentes en la reunión.

Se trató del tercer encuentro desde octubre entre Davutoglu y el CNS, que agrupa a la mayoría de las corrientes de oposición en Siria. El portavoz precisó que el CNS dispone de una oficina en Estambul.

Turquía, que anteriormente mantenía buenas relaciones con el régimen del presidente sirio Bashar al Asad, se sumó ahora a la posición de la Liga Árabe para imponer sanciones al régimen de Damasco, acusado de reprimir ferozmente a las manifestaciones antigubernamentales.

El Papa llama a diálogo

El papa Benedicto XVI llamó este lunes a la apertura de "un diálogo fructífero entre los actores políticos" en Siria en presencia de "observadores independientes".

En presencia de 160 diplomáticos, incluyendo 115 embajadores acreditados ante la Santa Sede y reunidos en la Sala Regia del Vaticano, Benedicto XVI reiteró su llamado a que se ponga "fin al derramamiento de sangre" en el conflicto civil en Siria.

El Papa contextualizó el conflicto sirio dentro de la "primavera árabe", declarando: "Invito a la comunidad internacional a dialogar con los actores de los procesos en curso, dentro del respeto a los pueblos y con conciencia de que la construcción de sociedades estables y reconciliadas, opuestas a toda discriminación injusta, en particular religiosa, constituye un horizonte más amplio y más lejano que el de las citas electorales".

publicidad

"Siento una gran preocupación por las poblaciones de los países en los que continúa la tensión y la violencia", añadió, sin citar directamente a otros países aparte de Siria.

"El respeto a la persona", añadió, "debe estar en el centro de las instituciones y de las leyes, y debe conducir al final de toda violencia".

Cristianos en riesgo

El Vaticano también está muy inquieto por los cristianos de Oriente, tentados de abandonar sus países ante la amenaza de los movimientos islamistas radicales.

"En muchos países", los cristianos carecen de "derechos fundamentales, y están marginados de la vida pública", dijo Benedicto XVI, recordando la figura del ex ministro paquistaní de Minorías, el católico Shahbaz Bhatti, asesinado el pasado marzo en un atentado atribuido a islamistas.

En Tierra Santa, el Papa pidió a palestinos e israelíes que "adopten decisiones valientes y clarividentes en favor de la paz", y se congratuló de que "se haya reanudado el diálogo, tras una iniciativa del Reino de Jordania", que acogió conversaciones entre ambas partes la semana pasada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad