publicidad

Goodluck Jonathan prestó juramento como presidente de Nigeria

Goodluck Jonathan prestó juramento como presidente de Nigeria

El jefe de Estado interino Goodluck Jonathan es el nuevo presidente de Nigeria tras la muerte de Umaru Yar'Adua.

Goodluck Jonathan prestó juramento como presidente de Nigeria 7aa930d348...

Ya juramentó

ABUJA - El jefe de Estado interino Goodluck Jonathan prestó juramento el jueves en la presidencia en Abuja, convirtiéndose en el quinto presidente civil de Nigeria, el país más poblado de Africa, luego del deceso la víspera de Umaru Yar'Adua.

El presidente Yar'Adua falleció el miércoles debido a problemas cardíacos y su funeral tendrá lugar el jueves por la tarde en Katsina (norte), su ciudad natal.

Jonathan, de 52 años, juró servir a su país ante el presidente de la Corte Suprema, Aloysius Katsina-Alu, durante una ceremonia realizada en el palacio presidencial.

Jonathan, que había sido el presidente interino desde principios de febrero, prestó juramento al cargo en la mañana del jueves en una villa presidencial.

publicidad

El presidente Umaru Yar'Adua, que tuvo un largo historial de males renales y recientemente sufrió problemas cardiacos, falleció el miércoles. Las exequias están previstas para la tarde del jueves en su estado natal de Katsina.

La muerte de Yar'Adua ocurrió menos de un año después de los próximos comicios presidenciales en Nigeria, un país rico en petróleo que llegó a padecer numerosos golpes militares.

De acuerdo con la Constitución, Jonathan encabezará la presidencia hasta las nuevas elecciones.

El ascenso de Jonathan

Jonathan, que también queda automáticamente investido como comandante en jefe de la Fuerzas Armadas del país más poblado de África, con 150 millones de habitantes, nació el 20 de noviembre de 1957 en Otueke, en el estado petrolero sureño de Bayelsa, en la región del Delta del Níger.

El nuevo gobernante, que pertenece a la etnia ijaw, obtuvo una licenciatura en ciencias, especializado en zoología y, posteriormente realizó un máster en biología marina y pesca y un doctorado en zoología en la Universidad de Port Harcourt, la principal ciudad del Delta del Níger.

Trabajó como inspector de educación, lector y funcionario del servicio de protección ambiental hasta que empezó a actuar en política en 1998.

Al jurar el cargo de presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas en la Residencia Presidencial de Abuya, el meteórico ascenso de Jonathan ha llegado a su culmen.

Su 'Buena suerte'

Los comentaristas nigerianos dicen que "la buena fortuna política de Jonathan se la ha traído su nombre: Goodluck (buena suerte, en inglés)".

En 1999, después de haber sido vicegobernador de Bayelsa, se convirtió en gobernador de su estado natal cuando su antecesor, Diepreye Alamieyeseigha, fue destituido por corrupción.

Desde el puesto de gobernador Jonathan fue designado aspirante a la Vicepresidencia en tándem con Yar'Adua, en representación del Partido Popular Democrático (PDP), para los comicios de 2006.

El 29 de mayo de 2007, Yar'Adua juró el cargo de presidente y Jonathan lo acompañó como vicepresidente, en un Gobierno que se planteó dos retos principales: acabar con la violencia en la región petrolera del sur y luchar contra la corrupción.

Yar'Adua empezó al poco a tener problemas de salud, pero mantuvo posiciones firmes y, mediante una amnistía, consiguió a mediados de 2009 que una gran parte de los grupos del Delta del Níger depusieran las armas, lo que ha calmado considerablemente la zona y permitido recuperar la producción petrolera, base de los ingresos de Nigeria.

Aunque en buena medida acabó con la violencia política en el Delta del Níger, Yar'Adua le ha dejado a Jonathan el problema de los secuestros en la región petrolera y el conflicto entre grupos musulmanes y cristianos en el centro del país.

publicidad

Larga y mortal enfermedad

Tras haber sufrido problemas renales, el pasado 23 de noviembre Yar'Adua tuvo que ser trasladado a Arabia Saudí para recibir tratamiento de una grave dolencia cardiaca y, desde entonces, no volvió a aparecer en público, mientras Jonathan se hacía cargo del Gobierno.

Sin embargo, debido a disputas legales y políticas, hasta el 9 de marzo Jonathan no fue investido por el Parlamento como presidente en funciones y, antes de eso, el 24 de febrero, Yar'Adua regresó a Abuya, donde quedó aislado en una unidad médica especial en la Residencia Presidencial y falleció anoche.

En el periodo en el que Yar'Adua permaneció incomunicado, las tensiones políticas se dispararon en el país, donde diversos grupos de influencia han tratado de mejorar sus posiciones, dado el vació de poder dejado por el presidente.

El vació ha quedado hoy cubierto, al jurar Yar'Adua el cargo en un acto en la Residencia Presidencial, ante el juez Alloysius Katsina-Alu, jefe del Poder Judicial nigeriano.

'Pérdida y tristeza'

Jonathan, casado con Patience y padre de dos hijos, manifestó tras la jura del cargo su "profunda sensación de pérdida y tristeza" por la muerte de Yar'Adua, que le deja en la Presidencia hasta las elecciones que se han de celebrar en 2011.

Sobre su mandato, aseguró que mantendrá "un compromiso total con el buen gobierno, la reforma electoral y la lucha contra la corrupción".

publicidad

En lo político, el nuevo gobernante se enfrenta a una de las tradiciones no escritas de la política nigeriana, la alternancia de presidentes musulmanes y cristianos en el cargo.

Al ser Yar'Adua musulmán, en las próximas elecciones correspondería un presidente cristiano, pero al estar Jonathan en el cargo, muchos consideran ya hecho el relevo y piden otro musulmán, algo que otros no admiten.

La muerte del presidente

El ex mandatario Yar'Adua tenía 58 años. Murió a las 9:00 p.m. locales (20:00 GMT), en el complejo presidencial de Aso Rock, dijo el vocero Olusegun Adeniyi. Con la voz entrecortada, dijo que Turai, la esposa de Yar'Adua, estaba a su lado cuando sobrevino el deceso.

El portavoz no informó la causa de la muerte.

Yar'Adua asumió la presidencia en el 2007, en un país con un problema grave de corrupción, y se ganó el reconocimiento internacional al ser el primer gobernante en declarar públicamente sus bienes personales, lo que fijó un precedente de comparación para determinar si un gobernante no se enriquecía de manera ilícita.

Sin embargo, el entusiasmo por su presidencia se desvaneció al pasar el tiempo pues no hizo otros cambios significativos para frenar la corrupción arraigada en el país.

Yar'Adua fue llevado a un hospital en Arabia Saudí el 24 de noviembre para someterse a un tratamiento por un problema que las autoridades describieron como un caso severo de pericarditis, una inflamación del saco que rodea al corazón y que puede provocar complicaciones fatales.

publicidad

Un legado mixto

El mandatario no pudo transferir formalmente sus poderes al vicepresidente Goodluck Jonathan, con lo cual surgió una crisis constitucional en Nigeria.

Charles Dokubo, un analista del Instituto Nigeriano de Asuntos Internacionales indicó que Yar'Adua dejará un legado mixto. Muchos lo recordarán porque nunca cumplió sus promesas de incrementar las fuentes de energía y de arreglar el débil sistema electoral del país.

Yar'Adua, un ex maestro de química, fue catapultado al poder a través de unas elecciones impugnadas pero fue la primera vez que un civil ocupó la presidencia recibiéndola de otro civil, en una nación plagada por golpes militares.

Cuando Yar'Adua se trasladó al palacio presidencial, Aso Rock, sus familiares siguieron viviendo en el modesto complejo familiar donde el mandatario nació. Le sobreviven su esposa Turai y nueve hijos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad