publicidad

El Papa visitó la Casa Blanca

El Papa visitó la Casa Blanca

Es el primero que visita la Casa Blanca en casi tres décadas, y fue recibido en la residencia oficial del presidente.

EU, un país "generoso"

WASHINGTON - El papa Benedicto XVI instó hoy a Estados Unidos a seguir ocupándose de solucionar conflictos, con "el apoyo paciente de la diplomacia internacional", durante su discurso en la Casa Blanca antes de la reunión con el presidente del país, George W. Bush.

Galería de imágenes del Papa

Satcha Pretto viajó con Benedicto XVI

El Papa valoró que EU se haya "mostrado siempre generoso en salir al encuentro de las necesidades humanas inmediatas, promoviendo el desarrollo y ofreciendo alivio a las víctimas de las catástrofes naturales".En este sentido, comunicó su "esperanza de que esta preocupación por la gran familia humana seguirá manifestándose con el apoyo paciente de la diplomacia internacional orientados a solucionar conflictos y a promover el progreso.

"Así las generaciones futuras podrán vivir en un mundo en el que florezca la verdad, la libertad, la justicia. Un mundo donde la dignidad y los derechos dados por Dios a cada hombre, mujer y niño, sean tenidos en consideración protegidos y promovidos eficazmente", añadió.

El Pontífice comenzó su discurso explicando que llega a EU. "como amigo y anunciador del Evangelio, como uno que tiene gran respeto por esta vasta sociedad pluralista" .

Explicó que "los católicos de América han ofrecido y siguen ofreciendo una excelente contribución a la vida de su país", y deseó que su visita a Estados Unidos, que comenzó ayer y que durará hasta el domingo, "pueda ser fuente renovación y esperanza para Estados Unidos" y refuerce la voluntad de los católicos de contribuir más responsablemente aún a la vida de la Nación.

publicidad

El discurso el Papa estuvo centrado en la libertad y en particular, el la libertad religiosa.

El derecho a la libertad

Desde los albores del nacimiento de EU, "la búsqueda de la libertad de América ha sido guiada por la convicción de que los principios que gobiernan la vida política y social están íntimamente relacionados con un orden moral, basado en la señoría de Dios Creador".

El Papa destacó como "las creencias religiosas" han sido una "contante inspiración" y una fuerza de orientación en EU, e indicó los ejemplos de la lucha contra la esclavitud y en el movimiento de los derechos civiles.

Recordando que en este viaje mantendrá encuentros con representantes de otras religiones, Benedicto XVI destacó como en EU "todos los creyentes han encontrado aquí la libertad de adorar a Dios, según los dictámenes de su conciencia" y pueden expresar su propia voz.

Señaló además, que "la libertad no es un don, sino también una llamada a la responsabilidad personal" y recordó como "muchos americanos han sacrificado su vida en defensa tanto en su propia tierra como en otros lugares"

Defensa de la libertad

Para el Papa, la defensa de la libertad "es una llamada a cultivar la virtud, la autodisciplina, el sacrificio del bien común y un sentido de responsabilidad ante los menos afortunados".

Así como, añadió, "exige el valor de empeñarse en la vida civil, llevando las propias creencias religiosas y los valores más profundos a un debate público razonable".

El Papa citó a su predecesor Juan Pablo II que decía que "en un mundo sin valores la libertad pierde su fundamento" y que una "democracia sin valores pierde su propia alma", así como al presidente Washington que, en su discurso de despedida, afirmó que la religión y la moralidad "son soportes indispensables" para la prosperidad política".

Según el papa Joseph Ratzinger, la Iglesia está convencida de que "la fe proyecta una luz nueva sobre todas las cosas y que el Evangelio revela la noble vocación y el destino sublime de todo hombre y mujer".

Pidió verdad y sabiduría

Dirigiéndose a los estadounidenses, el Papa señaló que, "como los padres fundadores del país bien sabían, la democracia sólo puede florecer cuando los líderes políticos, y quienes ellos representan, son guiados por la verdad y aplican sabiduría, que nace de firmes principios morales, a as decisiones que conciernen la vida y el futuro".

Ratzinger habló además de su visita el próximo viernes a la ONU, donde espera "alentar los esfuerzos que están haciendo para dar a este Organismo una voz todavía más eficaz a favor de las expectativas legítimas de todos los pueblos del mundo".

publicidad

"La exigencia de una solidaridad global es más urgente que nunca, si se quiere que todos puedan vivir de acuerdo con su dignidad, como hermanos y hermanas que viven en la misma casa", añadió.

El Papa terminó su discurso expresando su gratitud por este encuentro, y deseando "justicia, prosperidad y paz" al país, y concluyo con una de las frases símbolo en EU: "Que Dios bendiga a América".

Bush: "Valoramos su ejemplo"

El presidente George W. Bush dio la bienvenida al pontífice y afirmó que Estados Unidos es un país de fe y compasión.

"Nuestra Nación le da la bienvenida y valoramos su ejemplo", dijo Bush durante una elaborada ceremonia de bienvenida al Papa Benedicto XVI, con quien se reunirá en privado en el Despacho Oval.

"Nuestra nación está conmovida y honrada de que usted decidió visitar EU en su cumpleaños", agregó Bush, al agradecer también que, ante la amenaza del terrorismo, el Papa propaga "el mensaje de que Dios es amor".

Masiva concurrencia

Si bien el Pontífice llegó ayer a la capital estadounidense, la ceremonia formal de bienvenida se celebra hoy en los jardines de la Casa Blanca, donde se concentraron cerca de 15 mil fieles deseosos de ver al jefe de la Iglesia Católica, que hoy cumple 81 años.

En un momento determinado, un grupo de fieles cantó de manera espontánea el "feliz cumpleaños" al Papa quien, sonriente, se puso de pie y les saludó con la mano.

publicidad

La gran aglomeración provocada por la presencia de Benedicto XVI contrasta con las cerca de 7 mil personas que acudieron el año pasado durante la visita de la reina Isabel II de Inglaterra.

En la Casa Blanca, fue recibido, además del presidente estadounidense, George W. Bush, y su esposa, Laura Bush, por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Una banda de la infantería de Marina interpretó los himnos nacionales de Estados Unidos y de la Ciudad del Vaticano, lo que fue seguido por una salva de 21 cañonazos, y por la actuación de la soprano lírica, Kathleen Battle, que cantó el Padrenuestro.

La Casa Blanca organizó, con motivo del cumpleaños del Papa, una cena en su honor esta noche, a la que están invitados líderes católicos y amigos y que tendrá, en homenaje a los orígenes alemanes del Papa, un menú de estilo bávaro.

El invitado de honor, sin embargo, no estará presente. Benedicto XVI tiene previsto a esa hora el rezo de las vísperas y una reunión con la Conferencia Episcopal estadounidense en la basílica de la Inmaculada Concepción, en el noroeste de Washington.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad