publicidad
Egipto se mantiene en vilo ante el deterioro de la salud del ex presidente Hosni Mubarak, que se encuentra en coma.

Egipto en vilo ante el crítico estado de Mubarak

Egipto en vilo ante el crítico estado de Mubarak

Egipto se mantiene en vilo ante el deterioro de la salud del ex presidente Hosni Mubarak, que se encuentra en coma.

Egipto se mantiene en vilo ante el deterioro de la salud del ex presiden...
Egipto se mantiene en vilo ante el deterioro de la salud del ex presidente Hosni Mubarak, que se encuentra en coma.

Crece la incertidumbre electoral

EL CAIRO - Egipto se mantiene en vilo ante el deterioro de la salud del ex presidente Hosni Mubarak, que se encuentra en coma, y el inminente anuncio de los inciertos resultados de las elecciones presidenciales.

¿Cuál será el futuro político de Egipto? Participa en nuestros Foros.

El país más poblado del mundo árabe conocerá el nombre del sucesor de Mubarak, previsiblemente el jueves, mientras el Faraón -su apodo tras gobernar tres décadas Egipto con mano de hierro- se debate en un hospital entre la vida y la muerte.

El islamista Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulmanes, y el militar retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak, cantan victoria en los comicios ante el silencio de la Comisión Electoral, que sigue examinando las cerca de 400 impugnaciones presentadas por los dos candidatos, informó la agencia Efe.

publicidad

El movimiento independiente "Jueces por Egipto" anunció que, de acuerdo al recuento efectuado por sus miembros en los colegios electorales, el ganador de la segunda vuelta de las presidenciales es Mursi con un margen de casi 900 mil votos.

Los Hermanos Musulmanes han advertido de que se puede producir un "peligroso cara a cara" entre el pueblo y el Ejército si Shafiq es declarado presidente, lo que sería "una obvia señal de golpe militar", según declaraciones del portavoz de la cofradía, Mahmud Gozlan, al diario árabe internacional "Al Sharq al Ausat".

El sentido del humor se hace presente

Efe acota que, a pesar de la incertidumbre, los egipcios han vuelto a hacer gala de su buen sentido del humor y en la red social Facebook se pueden leer comentarios sobre lo "contentos" que están los seguidores de ambos candidatos porque los dos han ganado.

Bromas del mismo estilo surgieron ante las informaciones contradictorias sobre el estado de salud de Mubarak: "Sus partidarios están felices porque sigue vivo y sus detractores están contentos porque dicen que está muerto".

Gran parte de los egipcios solo han conocido un presidente, y ese es Mubarak, que el pasado 2 de junio fue condenado a cadena perpetua por su implicación en la muerte de manifestantes durante la revolución que acabó con su renuncia en febrero de 2011.

Desde su condena e inmediato trasladado a la cárcel de Tora, su salud se fue deteriorando hasta que anoche saltaron las alarmas y la agencia oficial de noticia Mena llegó a informar de que había muerto clínicamente.

Desmienten que esté clínicamente muerto

Fuentes médicas explicaron a Efe que el ex presidente, de 84 años, lleva en coma desde la noche del miércoles, porque los médicos no han conseguido eliminar el coágulo que tiene en el cerebro.

Mubarak podría ser operado si el equipo médico no logra disolver el citado coágulo, según las mismas fuentes, que lo acompañaron en su traslado de Tora a un hospital del Ejército en el barrio cairota de Maadi.

El derrocado presidente, de 84 años y que el martes en la noche fue llevado desde una prisión al hospital militar del sur de El Cairo, se encuentra en coma y tuvo que ser colocado bajo asistencia respiratoria, indicaron en la noche a la AFP fuentes militares y médicas.

"No está clínicamente muerto" como lo había anunciado antes la agencia oficial MENA, declaró una fuente médica. "Los médicos tratan de reanimarlo y fue puesto bajo asistencia respiratoria", según esta fuente.

La televisión estatal indicó durante la noche que "pronto" sería difundido un comunicado oficial sobre la salud del ex presidente, pero cerca del mediodía aún no había sido publicado.

Anteriormente, Mubarak fue trasladado de un sector con instalaciones médicas en la prisión de Tora, al sur de El Cairo, hacia el hospital militar de Maadi, luego de un ataque cerebral, según MENA.

publicidad

Numerosos egipcios, en tanto, sospechan que el asunto sea usado para suscitar la compasión hacia el ex dirigente y así propiciarle un tratamiento favorecido. Otros, sin embargo, consideran que el ex presidente es un escombro del pasado.

"Mubarak es el pasado para nosotros. Debemos mirar hacia adelante, porque hay numerosos desafíos que superar", dijo un joven islamista que se identificó solamente como Ihsan.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad