publicidad

Denuncias de fraude electoral en Irán tras anuncio de reelección Ahmadinejad

Denuncias de fraude electoral en Irán tras anuncio de reelección Ahmadinejad

Teherán estaba en calma el domingo tras las denuncias de fraude electoral que terminaron en violencia en las calles.

Tensa calma

TEHERAN, Irán - Teherán estaba mayormente en calma el domingo luego de que aseveraciones sobre un fraude electoral detonaron enfrentamientos violentos en las calles, pero el gobierno mantenía un control severo sobre el flujo de información y emergían detalles nuevos sobre arrestos de reconocidos reformistas.Los esfuerzos parecían estar dirigidos a evitar que se repita el caos que duró hasta pasada la medianoche del sábado. Los opositores al presidente Mahmoud Ahmadinejad incendiaron autobuses y automóviles en la capital y lanzaron piedras a la policía para protestar por lo que consideraron su victoria ilegítima.

publicidad

Irán restableció el servicio de telefonía celular que fue cortado en la capital desde el sábado. Pero los iraníes no podían enviar mensajes de texto por sus teléfonos, y el gobierno incrementó sus filtros al servicio de internet en un claro intento de minar las voces liberales.

Los sitios de internet vinculados al nuevo héroe de los reformistas Mir Hossein Mousavi, quien se declaró ganador verdadero de la elección presidencial del viernes y urgió a sus partidarios a resistir al gobierno, fueron bloqueados.

Los sitios de redes sociales como Facebook y Twitter tampoco estaban funcionando.

Las restricciones probablemente buscan evitar que los partidarios de Mousavi organicen protestas a gran escala. Pero varios grupos pequeños tomaron las calles, según testigos.

Aproximadamente 300 partidarios de Mousavi se reunieron afuera de la Universidad Sharif, entonando cánticos como "¿Dónde están nuestros votos?".

Cera de una docena de policías antimotines golpearon y dispersaron a aproximadamente 50 seguidores de Mousavi que estaban afuera de su casa de campaña.

Reportes de que Mousavi estaba bajo arresto domiciliario no pudieron ser confirmados, pero el ex primer ministro de 67 años no ha sido visto en público desde que dio una conferencia de prensa a última hora del viernes en la cual acusó al gobierno de fraude electoral.

El sábado, Mousavi emitió un comunicado por internet diciendo que no se "rendiría a esta manipulación".

Las autoridades liberaron el domingo al hermano del ex presidente reformista Mohammad Khatami luego de que fuera arrestado el sábado en su casa, dijo a la AP la esposa de Mohammad Reza Khatami, Zahra Eshraghi.

Ella señaló que al menos otros dos líderes de alto rango del mayor partido reformista de Irán, el Frente de Participación Islámica de Irán, incluido su secretario general, también fueron liberados la madrugada del domingo tras ser arrestados el sábado cuando la policía invadió la sede el instituto político.

Varios otros siguen detenidos, agregó Eshraghi.

El mundo reacciona

Estados Unidos y Canadá desafiaron las afirmaciones de Irán, que declaró al presidente Mahmud Ahmadinejad ganador de la reelección, pero buena parte del resto del mundo guardó silencio el sábado, pese a las acusaciones de fraude y a las imágenes de disturbios en las calles de Teherán.

Para el Medio Oriente y Occidente, había mucho en juego en las elecciones iraníes.

Irán es un participante protagónico en la economía de la región, y se le percibe como una amenaza a la seguridad nacional de Israel. Representa además una preocupación para Estados Unidos y sus aliados, quienes temen que Teherán trata de construir un arma nuclear.

publicidad

Los simpatizantes del candidato reformista Hossein Mousavi alegan que el resultado de los comicios fue producto de un fraude, y los disturbios estallaron en la capital y al menos en otra ciudad después de que el gobierno de Ahmadinejad lo declaró ganador por un margen arrollador.

Estados Unidos se negó a aceptar la declaración de Ahmadinejad como triunfador, y la secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, confió en que el resultado refleje "la genuina voluntad y el deseo" de los iraníes.

Clinton, tras indicar que Estados Unidos sigue atentamente los acontecimientos en el país farsi, habló en la localidad canadiense de Niágara Falls, en la provincia de Ontario, acompañada del ministro canadiense de Relaciones Exteriores Lawrence Cannon.

El canciller canadiense afirmó que su país está "profundamente preocupado" por las denuncias de irregularidades en las elecciones iraníes y la intimidación de su oponente principal. Cannon pidió a las autoridades iraníes que realicen un recuento justo y transparente de todos los votos.

En Jerusalén, el canciller israelí Avigdor Lieberman dijo que la reelección de Ahmadinejad ponía de relieve la necesidad de actuar con energía frente al programa nuclear de Teherán.

"El problema que le plantea Irán a la comunidad internacional no es de naturaleza personal sino que deriva de sus políticas", dijo Lieberman en un comunicado.

publicidad

"Independientemente de ello, dada la continuidad de las políticas iraníes y en particular tras la victoria y la continuidad del régimen de Ahmadinejad, la comunidad internacional debe seguir actuando de manera firme para impedir que Irán se vuelva un país nuclear, detener su apoyo a organizaciones terroristas y su socavamiento de la estabilidad del Medio Oriente", añadió.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad