publicidad
Manifestantes protestan contra el bombardeo el martes de una isla por parte de Corea del Norte a una isla en la frontera del mar Amarillo donde murieron 2 personas.

Corea del Sur tiene opciones limitadas

Corea del Sur tiene opciones limitadas

Corea del Sur amenazó a Pyongyang con represalias tras el bombardeo de una de sus islas en el Mar Amarillo, pero sus opciones son limitadas si quiere evitar una escalada, advierten el miércoles analistas.

Manifestantes protestan contra el bombardeo el martes de una isla por pa...
Manifestantes protestan contra el bombardeo el martes de una isla por parte de Corea del Norte a una isla en la frontera del mar Amarillo donde murieron 2 personas.

Expertos temen agravamiento de crisis con Corea del Norte

SEUL - Corea del Sur amenazó a Pyongyang con represalias tras el bombardeo de una de sus islas en el Mar Amarillo, pero sus opciones son limitadas si quiere evitar una escalada, advierten el miércoles analistas.

Seúl no conoce con certeza los motivos de Pyongyang e ignora si China -único aliado de peso de Corea del Norte- está dispuesta a actuar para calmar a su vecino comunista.

La presidencia surcoreana indicó que el ejército "replicaría con firmeza ante una nueva provocación". La prensa surcoreana hablaba el miércoles de "crimen de guerra" y el diario Dong-A Ilbo considera que "un palo es el único remedio contra un perro loco".

publicidad

Pero los hombres políticos, los generales y los ciudadanos surcoreanos, que viven bajo la amenaza de una guerra total desde hace décadas, saben también lo que podrían perder, recuerdan los expertos.

Guerra permanente

Ambas Coreas no firmaron nunca un tratado de paz después de la guerra de Corea (1950-1953). Desde el Norte, hay centenares de misiles que apuntan hacia Seúl.

"Ya que Corea del Norte tiene menos que perder que el Sur, dudará menos en tomar decisiones que puedan llevar a la guerra" opina Mark Fitzpatrick, investigador del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres. "Aunque tenga medios para replicar, Seúl tendrá mucho cuidado en su respuesta, para evitar una escalada".

"Pese a sus enérgicas declaraciones, es realmente limitado lo que puede hacer Corea del Sur", constata el profesor Yang Moo-Jin, experto en estudios norcoreanos de la universidad de Seúl.

Y si Corea del Sur, apoyada por Estados Unidos, intenta que Corea del Norte sea sancionada en el Consejo de Seguridad de la ONU, China y Rusia -que disponen de derecho de veto- rehusarán probablemente la medida, según el profesor.

Amenaza nuclear

"Si China o Rusia se unieran a una condena internacional contra el Norte, Pyongyang podría responder llevando a cabo un tercer intento nuclear, lanzando un misil intercontinental o sacando artefactos nucleares suficientemente pequeños como para ser colocados en las cabezas de los misiles", añade Yang Moo-Jin.

Robert Dujarric, director del Instituto de Estudios Asiáticos Contemporáneos en la universidad Temple de Tokio, augura que "al final Seúl y Washington decidirán cuáles son sus prioridades para evitar la escalada, aunque tendrán que advertir al Norte contra nuevas provocaciones".

Estados Unidos y Corea del Sur dejaron que Corea del Norte saliera del paso sin mayor sanción tras el torpedeo de un navío surcoreano en marzo de 2010, recuerda Dujarric.

Llamado de atención

Varios observadores consideran que los bombardeos norcoreanos intentan reforzar la legitimidad de Kim Jong-Un, aparente heredero e hijo del actual líder Kim Jong-Il.

"Es una manera de llamar la atención de Washington y de mostrar que el próximo dirigente norcoreano sabe cómo provocar, cómo luchar y cómo ser tan imprevisible como su padre" según Rory Medcalf, uno de los directores del grupo de investigación Lowy Institute.

"La clave es la posición de China. China es la única potencia capaz de afectar al régimen de Pyongyang", añade. La respuesta de Pekín mostrará "si coloca los intereses de la región por encima de sus relaciones con el peligroso hermano pequeño de Pyongyang".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad