publicidad

Corea del Norte investiga explosión y hundimiento de uno de sus barcos de guerra

Corea del Norte investiga explosión y hundimiento de uno de sus barcos de guerra

Corea del Sur investiga las causas de la explosión de un navío de guerra cerca de su disputada frontera con Corea del Norte.

Corea del Norte investiga explosión y hundimiento de uno de sus barcos d...

Clima de guerra

SEUL - Corea del Sur investigaba este sábado las causas de la explosión de un navío de guerra cerca de su disputada frontera marítima con Corea del Norte, que causó la desaparición de 46 marinos y la convocatoria urgente del comité de seguridad nacional.

El Gobierno surcoreano no ha culpado del suceso al régimen comunista norcoreano aunque ha dejado abiertas todas las posibilidades, mientras la Junta de Jefes del Estado Mayor ha pedido ser "muy cautos a la hora de señalar a Corea del Norte o cualquier otra causa por el momento", según la agencia local Yonhap.

El buque "Cheonan", de 1,200 toneladas, 80 metros de eslora y 104 tripulantes a bordo, se hundió hacia las 22:00 horas del viernes (13:00 GMT) en el Mar Amarillo (Mar Occidental), donde en 1999, 2002 y 2009 ocurrieron enfrentamientos armados entre las dos Coreas con víctimas mortales.

publicidad

En el navío surcoreano, que realizaba una patrulla de rutina en esas disputadas aguas, se produjo una explosión que hizo un agujero en su casco y causó su hundimiento, lo que en un principio hizo sospechar de un torpedo procedente de un barco de Corea del Norte.

Barajan hipótesis

Aún sin descartar esa posibilidad, los militares surcoreanos incidieron hoy en que no hay registro en los radares de ninguna actividad especial y que el hundimiento del barco pudo deberse a que chocó contra una roca o una mina, o al estallido accidental de explosivos que transportaba.

En un primer momento se informó de que otro buque abrió fuego en la zona contra lo que pensaba era un barco no identificado, pero el Estado Mayor surcoreano precisó después que los radares demostraron que ese objeto era una bandada de pájaros.

Fuentes oficiales surcoreanas citadas por Yonhap señalaron que existen pocas probabilidades de que se tratase de un ataque de Corea del Norte, pues el "Chenoan" no estaba a suficiente distancia de la frontera como para que lo alcanzase un barco norcoreano.

Reuniones urgentes

El presidente de Corea del Sur, el conservador Lee Myung-bak, convocó, de madrugada y a primera hora del sábado, dos reuniones urgentes de seguridad nacional y ordenó una investigación "rápida y a fondo" de una de las peores tragedias para la Armada de su país.

Un total de 58 marinos fueron rescatados en un primer momento, entre ellos el capitán del barco, mientras varios buques y helicópteros siguen hoy la búsqueda de 46 desaparecidos en un mar con fuertes corrientes que dificulta la labor de los buceadores.

La Marina de Corea del Sur tiene intención de reflotar el "Cheonan", que comenzó a operar en 1989 y estaba equipado con misiles y torpedos, para determinar la causa del naufragio, aunque el proceso podría prolongarse veinte días, de acuerdo con Yonhap.

EU pide cautela

Una portavoz de la Casa presidencial de Corea del Sur, Kim Eun-hye, afirmó hoy que no han detectado ninguna actividad especial norcoreana, mientras el Departamento de Estado de EEUU pedía "no apresurarse a llegar a ninguna conclusión", según Yonhap.

El presidente Lee decidió en todo caso informar de lo sucedido a los países participantes en las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización de Corea del Norte, paralizadas desde diciembre de 2008 por decisión del régimen de Kim Jong-il.

Este inexplicado suceso se ha producido en medio de un momento de fuerte tensión en la Península coreana, debido a unos recientes ejercicios militares entre Corea del Sur y Estados Unidos, que el régimen comunista norcoreano consideró una provocación.

Además, el Mar Amarillo (Mar Occidental), donde se encuentra la disputada frontera entre las dos Coreas trazada por la ONU que Pyongyang no reconoce, ha sido frecuente escenario de tensiones entre barcos de ambos países enemigos, el último de ellos a finales de 2009.

Cunde indignación

Los familiares de los marineros desaparecidos tras hundirse un barco de la armada surcoreana cerca de la disputada frontera con Corea del Norte, protestaron el sábado por la falta de información sobre la causa del hundimiento.

publicidad

Unos 150 familiares acudieron el sábado a la base naval de Pyeongtaek, al sur de Seúl, para encararse con el mando naval. Al grito de "¡mentirosos!" algunos de ellos se encaramaron en el vehículo de un capitán que intentaba abandonar el lugar.

El Estado Mayor Conjunto dijo que ocurrió una explosión en la popa del banco, pero no ha difundido la causa de la detonación. Rescataron a 58 tripulantes, pero 46 siguen desaparecidos.

Según los familiares, los equipos de rescate les dijeron que el barco hacía agua y necesitaba reparaciones.

Intensa búsqueda

Un sobreviviente, el sargento Shin Eun-chong, de 24 años, dijo a los familiares que se encontraba de guardia nocturna cuando escuchó una potente explosión a sus espaldas que partió al navío, que comenzó a escorarse. El sargento perdió sus anteojos al caer en cubierta, contaron los familiares a The Associated Press en la base naval de Pyeongtaek.

Aviones militares y otras embarcaciones participaron en la búsqueda de sobrevivientes cerca de la isla surcoreana de Baengnyeong, donde realizaba un patrullaje de rutina el Cheonan, de 1,200 toneladas de desplazamiento.

Entre los desaparecidos figura un infante de marina que en el 2002 sobrevivió a un enfrentamiento naval con Corea del Norte, dijo la agencia noticiosa surcoreana Yonhap.

"El aire estaba lleno de gritos y alaridos", dijo al canal noticioso de televisión YTN el testigo Kim Jin-ho, un marinero que iba en un barco local de pasajeros con rumbo a Baengnyeong. "Los marines en la cubierta (del barco hundido) gritaban desesperadamente '!Sálvenme!'".

publicidad

El Norte amenaza

Poco antes del hundimiento del "Chenoan", el ejército de Corea del Norte advirtió a Corea del Sur y a Estados Unidos sobre "ataques nucleares sin precedente", mientras expresaba su enojo por un reporte de que las dos naciones planean prepararse por posible inestabilidad en el país totalitario, un escenario que desechó calificándolo como un "sueño de opio".

Corea del Norte frecuentemente emite tales amenazas.

Diplomáticos en Corea del Sur y Estados Unidos han pedido en varias ocasiones a Pyongyang que regrese a las negociaciones internacionales que buscan terminar sus programas nucleares.

"Aquellos que buscan derrocar el sistema (en Corea del Norte), ya sea que tengan un papel principal o un papel pasivo, serán víctimas de ataques nucleares sin precedente del ejército invencible", dijo el ejército norcoreano en comentarios publicados por la oficial Agencia Central de Noticias Coreana.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad