publicidad

Comienza cumbre del G20 con importantes diferencias entre los líderes

Comienza cumbre del G20 con importantes diferencias entre los líderes

Los líderes del G8 dan carpetazo a su reunión este sábado, y se suman al encuentro del G20 en Toronto, Canadá.

Comienza cumbre del G20 con importantes diferencias entre los líderes ce...

Temas calientes

TORONTO - Los líderes del G8 dan este sábado carpetazo a su reunión de dos días en Canadá y se suman al encuentro del G20, que arranca este sábado en Toronto con importantes diferencias de fondo entre sus líderes como telón de fondo. Confrontarán sus estrategias para evitar una recaída en la recesión, después del hundimiento de la economía griega que aguó el optimismo sobre una salida rápida y ordenada de la crisis.

Entre los temas más calientes en la agenda del G20 estará el de cuándo y cómo poner fin a los programas de estímulo que se impulsaron a nivel global para hacer frente a la peor crisis económica y financiera en décadas.

publicidad

Estados Unidos aboga por mantener políticas pro crecimiento y ha alertado de que la aún frágil economía mundial podría volver a entrar en recesión si se retiran de súbito las medidas de estímulo.

Europa, por su parte, sostiene que ha llegado el momento de reducir los déficit y advierte que de no hacerlo, los ciudadanos del Viejo Continente podrían perder la confianza en sus Gobiernos e incrementar sus ahorros, lo que minaría todavía más el crecimiento.

Integrantes del G20 como Brasil, uno de los tres países latinoamericanos del grupo junto con Argentina y México, se inclinan más por la postura estadounidense y señalan que la austeridad fiscal debería de llegar cuando la economía global pise terreno más firme.

Crecimiento sostenido

México por su parte adelantó ayer en un comunicado que se referirá durante la cumbre "a la necesidad impostergable de lograr un crecimiento mundial sostenido y balanceado, así como avanzar en la agenda de la reforma de las instituciones internacionales en favor de los países en vías de desarrollo".

El presidente Felipe Calderón reiterará además "la necesidad de promover un sistema comercial abierto, libre de medidas proteccionistas, como factores claves para la recuperación económica y la actividad exportadora de México", según el comunicado.

Más allá del gasto público, la idea de imponer un impuesto global a los bancos para financiar, entre otras cosas, el reciente rescate multimillonario del sector y aprovisionar ante posibles crisis futuras, es también objeto de fricción.

Países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania defienden la idea, que no ha encontrado respaldo entre la mayoría de socios emergentes del grupo.

La imposición de un impuesto global a las transacciones financieras para desincentivar la especulación en mercados como el de derivados tampoco ha logrado generar consenso.

Por lo demás, está previsto que los líderes del G8 reunidos a unos 200 kilómetros de Toronto aborden la situación en Irán, los compromisos de los países ricos con la ayuda al desarrollo y la evolución de la guerra en Afganistán.

"Los últimos G20 lanzaron planes de reactivación y de ayudas masivas a los sistemas financiero y bancario, sin que estos sean sometidos en contrapartida a nuevas regulaciones", afirmó la agrupación de ONGs altermundialistas ATTAC.

La salud materna

En tanto, los dirigentes de varios países del G8 anunciaron contribuciones por valor de $5,000 millones en favor de la salud materna e infantil en los países en vías de desarrollo.

El fondo, bautizado iniciativa de Muskoka, el nombre del enclave canadiense donde se celebra la cumbre del G8, fue planteado con fuerza por Ottawa, pero su modesta contribución fue denunciada por organizaciones no gubernamentales.

publicidad

"El ejemplo que dieron los dirigentes del G8 atrajo donaciones y contribuciones de otros países (no miembros del grupo) y fundaciones por un monto de más de $2,300 millones, lo que representa en total $7,300 millones", anunció a la prensa el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

El mandatario canadiense agradeció las contribuciones del G8 y también de España, Países Bajos, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Suiza, la Fundación Gates y la Fundación de Naciones Unidas.

Obama aportará

Según la Casa Blanca, Barack Obama se comprometió a contribuir con más de $1,300 millones para luchar contra la mortalidad infantil. El presidente estadounidense pedirá al Congreso aprobar la atribución de $1,346 millones en dos años (2010-2011) para la iniciativa de Muskoka, según la misma fuente.

Es necesario "comprometerse juntos para garantizar que las mujeres en los países en vías de desarrollo dejen de sufrir y de morir a causa del embarazo o el parto", declaró Harper.

Canadá suministrará $2,750 millones estadounidenses en cinco años. Según los servicios del primer ministro, eso representa $1,000 millones estadounidenses en nuevas contribuciones que se añaden a $1,750 millones en contribuciones ya existentes para los próximos cinco años.

La Fundación de Bill y Melinda Gates prometió $1,500 millones.

publicidad

Rusia entregará $75 millones en tres años, según un alto funcionario de esa delegación, Arkadi Dvorkovich.

Francia hará pública su participación el sábado, indicaron fuentes del entorno del presidente Nicolas Sarkozy.

A pesar de la importancia de su participación -un quinto del total del G8- Ottawa sufrió críticas.

El gasto de Canadá

"Canadá gastó $1,100 millones de dólares para la seguridad del G8 y del G20 en una semana y $1,100 millones para gastarlos para la salud de los países pobres, a gastar en cinco años" ironizó un responsable de la organización humanitaria One, Guillaume Grosso.

La "Iniciativa Muskoka" tiene como objetivo acelerar el cumplimiento de los "Objetivos del Milenio sobre el desarrollo" (OMD) que deberían ser alcanzados de aquí a 2015, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Además de la economía

Los líderes del G8 prevén discutir el sábado otros temas de primer orden mundial como la crisis iraní y norcoreana, además de la economía.

"Las discusiones se centrarán sobre la paz y la seguridad" y los jefes de Estado y de gobierno debatirán sobre "Irán y Corea del Norte", dijo un funcionario estadounidense bajo condición de anonimato.

"Vamos a hablar acerca de la proliferación nuclear, de Afganistán y Pakistán, la cuestión de los Estados frágiles, vulnerables, y de terrorismo, por lo que puede haber una declaración", señaló un diplomático occidental.

publicidad

Sobre Irán, Rusia espera reiterar sus críticas a las nuevas sanciones adoptadas unilateralmente por Estados Unidos y Europa después de la laboriosa preparación de nuevas medidas por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Para lograr el respaldo de China y Rusia, las potencias debieron reducir sus pretensiones con respecto a las sanciones planteadas al inicio.

Irán está bajo sospecha de querer adquirir armas nucleares bajo la fachada de un programa civil, lo que Teherán niega.

Corea del Norte, con el que las tensiones se han intensificado en los últimos meses, sería el segundo tema de importancia en la agenda.

Proceso de paz estancado

Otros de los temas que serán discutidos serán los conflictos de Afganistán y el Oriente Medio, donde el proceso de paz sigue estancado.

El viernes, el primer ministro británico, David Cameron planteó el retorno en los próximos cinco años de los 10,000 soldados británicos enviados a Afganistán, pero sin dar a conocer un cronograma.

"No podemos permanecer allí cinco años más, son ya nueve años los que estamos", allí, argumentó David Cameron.

Estados Unidos, que relevaron a su comandante en la región por sus críticas a la orientación política estadounidense, saludó con frialdad el anuncio.

Afganistán preocupa

La intervención militar internacional - con 142,000 efectivos- es cada vez más difícil de defender ante la opinión pública opuesta a mantener tropas en este país sin la perspectiva de un final del conflicto con los talibanes.

publicidad

Con alrededor de 80 soldados muertos, junio es ya el mes más mortífero en ocho años y medio de guerra para las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN.

Protestas en Canadá

Unos 2,000 manifestantes marcharon el viernes en Toronto para reclamar que el G8 y el G20 incluya el tema de los derechos humanos en sus cumbres.

La manifestación fue seguida por la Policía sin que se registraran incidentes.

"Destruir el imperialismo", "Abajo el G20", se leía en las pancartas que llevaron una treintena de grupos de activistas en favor del medioambiente, los derechos de los inmigrantes indios, los homosexuales y feministas.

"Las decisiones que se toman aquí no son de interés para los humanos y los animales", dijo Anya Yuschehenko, militante de una asociación de defensa de los animales con sede en Toronto.

Unos 20,000 policías han sido desplegados en Toronto para la cumbre del G20, que reúne a los líderes más ricos del mundo y de los grandes países emergentes.

Dirigentes de los ocho países más industrializados del planeta también se reunieron el viernes en Huntsville (Canadá) para elaborar estrategias que permitan acabar con los déficits sin ahogar el crecimiento económico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad