publicidad
Un avión militar fue derribado el sábado en los alrededores de Bengasi. Inicialmente se pensó que era de las fuerzas aéreas de Gadafi, pero una fuente rebelde indicó que pertenecía a los insurgentes.

Aviones de guerra franceses sobrevuelan Libia

Aviones de guerra franceses sobrevuelan Libia

Varios aviones de caza ‘Rafale’ del ejército francés sobrevolaban el sábado "el conjunto del territorio libio" en misiones de reconocimiento, indicó una fuente militar.

Un avión militar fue derribado el sábado en los alrededores de Bengasi....
Un avión militar fue derribado el sábado en los alrededores de Bengasi. Inicialmente se pensó que era de las fuerzas aéreas de Gadafi, pero una fuente rebelde indicó que pertenecía a los insurgentes.

Crucial cumbre en París decidirá el futuro inmediato de Gadafi

PARIS - Varios aviones de caza ‘Rafale’ del ejército francés sobrevolaban el sábado "el conjunto del territorio libio" en misiones de reconocimiento, indicó una fuente militar.

Los caza ‘Rafale’ despegaron al inicio de la tarde de la base de Saint Dizier (este de París) donde suelen estar estacionados, agregó esa fuente.

Esas "misiones de reconocimiento" deberían durar toda la tarde del sábado.

Los ‘Rafale’ no tuvieron ninguna dificultad después de varias horas de sobrevolar territorio libio, precisaron.

Esos aviones de combate están concebidos para misiones de bombardeo, reconocimiento y defensa aérea.

Los ‘Rafale’ sobrevolaban Libia mientras más de una veintena de dirigentes de la Unión Europea, la Liga Arabe y la ONU, están reunidos en una cumbre internacional extraordinaria sobre Libia, al parecer última etapa diplomática antes del probable inicio de ataques aéreos contra el régimen del dirigente libio Muamar Gadafi, que lleva casi 42 años en el poder.

publicidad

Gadafi atacó Bengasi

Miles de personas huían el sábado de Bengasi tras ser bombardeado este feudo de la rebelión libia, mientras en París se celebraba una crucial cumbre diplomática, a la que podría seguir en las "próximas horas" una intervención militar internacional en el país norafricano.

La huida se producía hacia el este, dejando atrás una ciudad que era pasto de varios incendios y de la que se elevaban columnas de humo negro provocadas por los bombardeos, según un periodista de la AFP.

Los tanques de las fuerzas afines a Gadafi habrían ingresado a media mañana en esta urbe de 1 millón de habitantes, la segunda más importante del país, según algunos testimonios.

Varios aviones de caza Rafale del ejército francés sobrevolaban el sábado "el conjunto del territorio libio" en misiones de reconocimiento, indicó una fuente militar.

Resolución de la ONU

Por su parte, el régimen libio dijo que respetaba el alto el fuego que anunció el viernes, horas después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votara el uso de la fuerza contra las tropas del coronel Muamar Gadafi para proteger a las poblaciones civiles.

"Las bandas de Al Qaeda (los rebeldes, ndlr) atacan a unidades de las fuerzas armadas apostadas al oeste de Bengasi en aplicación del alto el fuego anunciado por Libia ayer (viernes)", afirmó la agencia oficial libia Jana.

El ministro libio de Relaciones Exteriores, Musa Kusa, dijo el sábado que su país pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el envío de observadores para verificar el alto al fuego.

Poco antes, un avión militar fue derribado el sábado en los alrededores de Bengasi. Inicialmente se pensó que era de las fuerzas aéreas de Gadafi, pero una fuente rebelde indicó posteriormente a la AFP que se trataba de un aparato de los insurgentes.

La Cumbre de París

En este contexto, una cumbre de dirigentes occidentales y árabes se inició el sábado en París.

Ante la duda de si Libia respeta o no el alto el fuego, "todo está listo" para una intervención, anunció el ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, quien dijo que la cumbre sería decisiva.

"Creo que después de la cumbre, en las próximas horas, lanzaremos una intervención militar", declaró por su lado el embajador de Francia en la ONU, Gérard Arau.

Tras entrevistarse con los primeros ministros canadiense Stephen Harper y británico David Cameron, y con la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton, el presidente francés Nicolas Sarkozy recibió el sábado a mediodía local en el Elíseo, palacio presidencial, a los 22 participantes en la cumbre.

Entre estos 22 dirigentes figuran la canciller alemana Angela Merkel --cuyo país se abstuvo en el voto de la resolución de la ONU--, el jefe de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el primer ministro de Qatar, los cancilleres iraquí, jordano y emiratí, así como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

publicidad

África no participa

Ningún dirigente africano participa en la cumbre. El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA) Jean Ping, cuya presencia había sido originalmente anunciada, se hallaba en Mauritania, en reunión con cinco jefes de Estado africanos encargados de hallar una salida pacífica a la crisis libia, según una fuente diplomática francesa.

La UA rechazó el 11 de marzo cualquier forma de intervención militar extranjera en Libia.

El jueves, el Consejo de Seguridad de la ONU había votado a favor de recurrir a la fuerza contra el régimen de Gadafi, abriendo la vía a bombardeos aéreos un mes después del inicio de una rebelión en Libia.

La resolución 1973 autorizó "todas las medidas necesarias" para proteger a los civiles e imponer un alto el fuego, así como para detener todas las operaciones terrestres. También prohibió los vuelos sobre Libia.

Así, una coalición liderada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido, con la participación de Qatar, parece cobrar forma para intervenir. La OTAN también debe desempeñar un importante papel de apoyo.

Gadafi advierte a Occidente

Sin embargo Gadafi advirtió este sábado a Sarkozy, a David Cameron, y a Ban Ki-Moon, que "lamentarán" una injerencia en los asuntos internos de Libia.

"Si intervienen en nuestro país, lo lamentarán", dijo un portavoz del régimen, citando al número uno libio.

publicidad

Además, Gadafi dirigió un mensaje "urgente" al presidente estadounidense Barack Obama, según el portavoz.

En un mensaje a Obama y al secretario general de la ONU, Gadafi dice: "Todo el pueblo libio está conmigo y están dispuestos a morir por mí, los hombres, las mujeres y los niños".

Por su parte, el viceministro de Relaciones Exteriores libio Jaled Kaaim dijo que una intervención extranjera en su país conduciría a sus vecinos a unirse a las fuerzas del coronel Gadafi.

"Si un ataque extranjero tuviera lugar, o una intervención extranjera, no serían sólo los libios los que lucharían sino que verían a argelinos, tunecinos, egipcios... Todos, participarían en los combates en el suelo libio", afirmó Kaaime este sábado en declaraciones a la radio BBC 4.

"El alto el fuego está en vigor. Las fuerzas aéreas libias en su totalidad están inactivas, ya que respetamos la resolución 1973 de la ONU y el alto el fuego es real, creíble y sólido", añadió el viceministro.

Por otra parte, la Compañía nacional libia de petróleo (NOC) anunció que cumpliría sus contratos y compromisos con las sociedades extranjeras establecidas en el país, dijo el sábado su presidente Shokri Ghanem.

Debido a la insurrección, la producción de petróleo en Libia ha caído a 400.000 barriles diarios, una cuarta parte de su producción habitual, según Ghanem.

publicidad

A puertas cerradas

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su ministro de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, se reunieron el sábado por la mañana con el primer ministro británico David Cameron y la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton para preparar la cumbre de París sobre la crisis libia, indicaron fuentes cercanas a las autoridades.

Todos ellos, como miembros de los países que lideran la ofensiva diplomática contra Muamar Gadafi, mencionarán probablemente la formación de una coalición militar para eventuales acciones contra las tropas del jefe del régimen libio. Antes de una intervención, los países deben ponerse de acuerdo sobre quién la dirigirá y desde dónde se coordinarán las misiones.

Tras la resolución de la ONU adoptada el jueves, el debate podría centrarse en un eventual reparto de los papeles entre la coalición para los ataques selectivos y la OTAN, que podría encargarse de la operación de exclusión aérea y el control del embargo de armas.

La cumbre internacional, que comenzó en el Elíseo a las 13:30 horas locales (12:30 GMT) y debería durar dos horas, reúne, además de Hillary Clinton y David Cameron, a varios dirigentes árabes, africanos, europeos y al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Italia se prepara

Seis aviones daneses F-16 aterrizaron el sábado en la base aeronaval estadounidense de Sigonella, Sicilia, a medida que la fuerza internacional se apresta a posibles acciones contra Libia.

publicidad

El vocero de la fuerza aérea dinamarquesa, Lars Skjoldan, dijo que los seis aparatos estarán listos para operar en Libia el domingo.

Italia ofreció el uso de siete bases aéreas y navales donde operan fuerzas italianas, estadounidenses y de la OTAN, para imponer una zona de exclusión de vuelos y proteger a los civiles de las fuerzas de Moamar Gadafi. La proximidad de Sigonella a Libia la constituye en una base clave.

El ministro de defensa italiano, Ignazio La Russa, dijo el sábado que Italia no se limitaba a "rentar" sus bases para uso ajeno, sino que además estaba preparada para ofrecer apoyo militar "moderado pero determinado".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad