publicidad

Afganistán: las fuerzas internacionales lanzan una gran ofensiva en el sur

Afganistán: las fuerzas internacionales lanzan una gran ofensiva en el sur

Soldados de la OTAN llevaron a cabo este sábado la mayor ofensiva contra un bastión militar en Afganistán.

Al menos 20 muertos

MARJAH,  Afganistán - Unos 15,000 soldados de las fuerzas afganas e internacionales, lideradas por los norteamericanos, llevaban a cabo este sábado una gran ofensiva contra un bastión talibán en el sur de Afganistán, donde sólo encontraban una "resistencia mínima", según fuentes militares.

Esta operación es la más masiva de las fuerzas internacionales desde el anuncio del envío en 2010 de un refuerzo de 30,000 soldados norteamericanos hecho por el presidente Barack Obama en diciembre pasado, con el fin de invertir el curso de la guerra cuando se intensifica la insurrección de los talibanes.

Los miles de soldados de la OTAN, principalmente norteamericanos, que dieron el asalto este sábado en la zona de Marjah, al sur de Afganistán, van a probar una nueva estrategia cuidadosamente preparada, experimentada por los marines hace siete meses en la región, pero sin el efecto de sorpresa.

Junto a 2,500 soldados del frágil Ejército afgano, unos 12,500 efectivos de la OTAN -norteamericanos, británicos, daneses y estonios principalmente- van a intentar desalojar a los talibanes de la provincia de Helmand, primera productora mundial de opio, para que el gobierno de Hamid Karzai instaure la ley y restablezca su administración. La operación lleva por nombre "Mushtarak", "juntos" en dari.

Al menos 20 talibanes murieron el sábado en las primeras horas de la vasta ofensiva lanzada por las fuerzas de la OTAN y el ejército afgano contra Marjah, en el sur de Afganistán, anunció a la AFP un oficial del ejército afgano.

publicidad

"Hasta ahora, hemos matado 20 combatientes de la insurgencia armada. Otros 11 fueron apresados", dijo en declaraciones telefónicas el general Sher Mohammad Zazai, comandante de las tropas afganas que participan en la operación.

'El talibán sigue controlando'

Sin embargo, un vocero del Talibán dijo el sábado que los insurgentes afganos siguen controlando la aldea meridional de Marjah pese a la ofensiva lanzada por las fuerzas de la OTAN y afganas.

El vocero Qari Yousef Ahmadi dijo a The Associated Press por teléfono que los combatientes talibanes mantienen sus oposiciones en la aldea, un reducto tradicional del Talibán y centro del narcotráfico.

Ahmadi dijo que la afirmación del gobierno afgano de que han sido muertos 20 talibanes es una exageración. Agregó que dos combatientes del talibán han sido muertos y otros dos heridos. Se negó a precisar cuántos combatientes insurgentes hay en la aldea.

La operación Mushatarak (Juntos) comenzó antes de la madrugada del sábado, cuando 60 helicópteros lanzaron efectivos de la infantería de marina norteamericana y tropas afganas en la ciudad de Marjah, en el cinturón del cultivo de amapola de la provincia de Helmand.

"A las 02:30, helicópteros dejaron caer fuerzas mixtas en la ciudad de Marjah", declaró el teniente Josh Diddams, portavoz de la infantería de marina estadounidense en Helmand.

"Estamos avanzando en tierra y encontramos una resistencia mínima", agregó.

Muertos de EU

Tres soldados norteamericanos murieron el sábado al estallar una bomba en el sur de Afganistán, anunció la OTAN, sin precisar si perecieron durante la ofensiva lanzada en la provincia de Helmand o en el atentado perpetrado en la provincia vecina de Kandahar.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, pidió nuevamente el sábado a los talibanes que depusieran las armas.

"El presidente Karzai pidió a los talibanes que aprovechen esta oportunidad para renunciar a la violencia y reintegrar la vida civil junto a otros afganos, por el bien del país", señala un comunicado de la presidencia afgana.

Karzai también "recomendó a las tropas afganas e internacionales la mayor prudencia a fin de evitar que se haga daño a civiles", añadió dicho texto.

Responsables militares describen a Mushtarak como la ofensiva más importante de las fuerzas internacionales desde el comienzo de la guerra, a fines de 2001, después de que expulsaron del poder a los talibanes.

Por su parte, los guerrilleros afirman que se trata de una operación "mediática" contra Marjah: "Nosotros matamos a seis soldados extranjeros en los primeros tiroteos", declaró el portavoz talibán, Yusuf Ahmadi.

No fue posible confirmar el balance señalado por los talibanes.

publicidad

Kabul y las fuerzas internacionales han presentado Mushtarak como la primera fase de una importante operación, que puede durar semanas, para restablecer el control del gobierno afgano en la provincia de Helmand, uno de los principales bastiones de los insurgentes islamistas y "granero" de opio, del que Afganistán es de lejos primer productor mundial, importante fuente de ingresos para los talibanes.

'Limpiar la región'

"La operación pretende limpiar la región de insurgentes y crear las condiciones (para que el Gobierno afgano) traiga más seguridad, estabilidad, desarrollo, estado de derecho, libertad de movimiento y reconstrucción", asegura la ISAF en un comunicado.

La operación Mushtarak debe concentrarse en la ciudad de Marjah y sus alrededores, con una población estimada en 125,000 habitantes. Varios miles huyeron de la zona antes de que empezara la ofensiva, según las autoridades locales.

Todo sobre Marjah

Los insurgentes, aliados de Al Qaida, han enviado refuerzos estas últimas semanas y han sembrado la zona de artefactos explosivos artesanales (IED), considerados la principal amenaza para los atacantes. La mayor parte de las bajas de la coalición ha sido provocada por estos IED, que han dejado más víctimas aún entre la población.

Las estimaciones castrenses del número de combatientes talibanes parapetados en la ciudad y alrededores varían entre 400 y un millar. Su portavoz prometió estos últimos días que los insurgentes recurrirán a sus tácticas habituales de acoso, a base de artefactos explosivos artesanales disimulados al borde de las carreteras y emboscadas.

publicidad

El pueblo y los alrededores de Marjah (sur de Afganistán), es un granero de amapola en el centro del valle del río Helmand, así como uno de los principales bastiones talibanes.

Marjah fue concebida y realizada en parte gracias a la ayuda estadounidense en los años 1950, para convertirla en esa época en un modelo de irrigación agrícola. Actualmente es el blanco del ataque militar más importante de las fuerzas afganas e internacionales --la operación Mushtarak ("Juntos")-- desde que el gobierno del presidente Barack Obama anunció una nueva estrategia estadounidense en Afganistán y prometió 30,000 soldados adicionales en 2010.

Marjah y su zona circundante, en pleno centro de la provincia de Helmand, cuentan unos 125,000 habitantes, y el gobierno no tiene ningún control sobre la región desde 2001.

Esta región, situada a unas 12 millas al sur de Lashkar Gah, la capital de la provincia, es una red de aldeas miserables rodeadas de tierras fértiles, propicias para el cultivo del trigo, las hortalizas y las frutas, y célebre por su cría de ganado.

Bastión talibán

Helmand, que debía ser el granero de Afganistán, se convirtió, junto con la vecina provincia de Kandahar, en la primera región productora de opio en el mundo a partir de los inmensos campos de amapola que la cubren, en particular en Marjah y sus alrededores.

publicidad

Afganistán produce aproximadamente 92 por ciento del opio mundial, materia prima sobre todo de la heroína.

Este tráfico alimenta gran parte de los recursos de los talibanes, según Estados Unidos y la ONU.

En esta región, habitada por tribus de pashtunes muy conservadores, cultivadores, en general muy pobres, y desempleados, no se ha podido llevar a cabo ninguna iniciativa de desarrollo desde 2001.

Los talibanes se aliaron aliados a los narcotraficantes para obligar a la población a cultivar la amapola, según las fuerzas internacionales y organizaciones no gubernamentales.

Marjah se ha convertido en uno de los principales bastiones talibanes en la provincia.

El año pasado

El año pasado, 4,000 marines norteamericanos se abatieron de noche, por sorpresa y en helicópteros, sobre los distritos Garmser y Nawa, al sur del valle central del río Helmand, donde los talibanes eran dueños y señores.

La operación "Khanjar" ("Puñal", en dari y pachtún) fue considerada una victoria. La mayoría de los insurgentes huyeron en lugar de enfrentarse con los marines armados hasta los dientes, que habían tomado posición agresivamente en puntos clave y en intersecciones de la región.

Rápidamente, se organizaron reuniones secretas con los jefes locales y los ancianos para explicar que los recién llegados iban a quedarse y volvía el gobierno para ofrecer un futuro mejor que los talibanes.

publicidad

Los comandantes norteamericanos evocaban entonces Marjah, el verdadero objetivo para ellos: un distrito agrícola fértil, poblado por 120,000 habitantes, primera fuente mundial de opio, controlado desde hace años por los talibanes.

Lo tenían reservado

El general de brigada Larry Nicholson, comandante de los marines en el sur de Afganistán, declaró a los reporteros durante la operación "Puñal": "Esta vez nos ocupamos de todo en el valle, excepto de Marjah. Nos lo guardamos para más tarde".

Este sábado, en pleno invierno, el general Nicholson ha mandado a sus hombres al combate, recalcando de nuevo que el frágil Ejército afgano debe desempeñar plenamente su papel a todos los niveles.

A diferencia de "Puñal", "Juntos" no ha buscado el efecto sorpresa.

Las repetidas advertencias de la OTAN a la población para que no salga de casa ni intente huir parecen ser la lección aprendida estos últimos años: en Afganistán, la victoria es imposible sin reducir al máximo las bajas civiles.

La ofensiva debe confirmara demás que las reglas del juego han cambiado. En julio pasado, el presidente Barack Obama declaró que la protección de las poblaciones era más importante que la eliminación de talibanes.

Unos 30,000 soldados norteamericanos son esperados como refuerzo este año en Afganistán.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad