publicidad
Marcial Maciel.

Ven intento de exonerar a Legionarios de abusos de fundador

Ven intento de exonerar a Legionarios de abusos de fundador

Ven intento de exonerar a Legionarios de abusos de fundador

Marcial Maciel.
Marcial Maciel.

Acusan complicidad

MEXICO - Denunciantes mexicanos de los abusos sexuales cometidos por el fundador de los Legionarios de Cristo consideraron el jueves que el Vaticano intenta eximir a la congregación de las acciones del padre Marcial Maciel a pesar de que éstas sólo pudieron realizarse mediante la complicidad dentro de la organización.

El ex legionario José Barba y el ex sacerdote Alberto Athié dijeron en rueda de prensa que en una reciente carta pública del delegado papal para los Legionarios, Velasio de Paolis, se manifiesta la intención de no ahondar en las pesquisas ni eventuales sanciones contra los miembros de la congregación como si no hubiesen tenido nada que ver.

En la carta dirigida a los legionarios de Cristo en octubre, De Paolis señaló que "las responsabilidades del fundador no pueden ser transferidas simplemente a la misma Legión de Cristo", bajo el entendido de que no tuvieron la certeza para corroborar las acusaciones contra Maciel conocidas de manera pública en la década de 1990.

publicidad

Deslindar responsabilidades

Consideraron que la carta del delegado papal busca deslindar a los Legionarios, en contradicción a lo que el propio Vaticano -a partir de la investigación de una comisión interna- denunció en mayo al reconocer públicamente que Maciel abusó sexualmente de niños y tuvo tres hijos, además de haber creado un "sistema de poder" basado en el silencio que le permitió tener una doble vida.

"Creemos que esta carta de De Paolis tiene una consigna: que es resarcir, rehabilitar de los daños que el documento del 1 de mayo hizo a la misma Legión de Cristo, echando marcha atrás", dijo Barba, uno de varios ex seminaristas de la congregación que acusaron ante el Vaticano a Maciel de haber abusado de ellos.

Añadió que parece que De Paolis busca "dejar impoluta a la Legión de Cristo, cuando en realidad la metástasis de Marcial Maciel sigue actuando dentro de la psicología viva de la Legión de Cristo".

Pese a la denuncia de los ex legionarios a finales de la década de 1990, hasta 2006 el Vaticano ordenó a Maciel que llevara "una vida reservada de penitencia y oración", aunque en aquel momento no se refirió a los señalamientos de abuso sexual.

Maciel siempre negó los hechos.

"Con esta afirmación, el cardenal De Paolis hace doblemente responsable a la Santa Sede y en particular al entonces cardenal (Joseph) Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI, porque dichas instancias precisamente en los años 90 tenían toda la información pertinente para detener los abusos cometidos por el padre Maciel", dijo Athié, quien como sacerdote denunció dentro de la iglesia las conductas del fundador y unos años después en la década de 2000 renunció al sacerdocio.

Maciel falleció en el 2008, a los 87 años, apartado del ejercicio de la vida religiosa.

El Papa perdió la 'oportunidad'

Para Athié, el Papa Benedicto XVI ha perdido la "oportunidad histórica" de cambiar a los Legionarios de Cristo.

"La oportunidad histórica que tenía Benedicto XVI de reconocer su responsabilidad y cambiar a la institución en la materia para que nunca más se volviera a repetir esta tragedia mundial tan espantosa ha pasado", manifestó el ex sacerdote de la Legión.

El 26 de marzo pasado los propios Legionarios reconocieron que su fundador abusó sexualmente de seminaristas, tuvo una hija con una mujer y otros dos con otra, por lo que pidieron perdón a "todos" los "perjudicados, heridos o escandalizados por su reprobable actuación".

Sin embargo, el delegado pontificio para los Legionarios de Cristo, Velasio de Paolis, anunció el pasado 19 de octubre que abrirá una comisión -dentro de la congregación- "de acercamiento a quienes de diversas maneras elevan pretensiones en relación con la Legión".

Para Athié y José Barba, otro ex legionario que afirmó ser víctima de abusos sexuales cuando fue seminarista, estas comisiones del Vaticano "no cambiarán nada".

"No se llevará a cabo ninguna investigación al respecto porque el papa Benedicto XVI está implicado, como lo estuvo en su momento Juan Pablo II", dijo Athié.

publicidad

Expuso que, cuando fue cardenal, "el hoy papa Benedicto XVI tuvo conocimiento más que suficiente y todos los elementos legales y jurídicos que exige su institución para llevar a cabo un procedimiento judicial, y no lo hizo".

"Retuvo la información acompañado por las congregaciones y otros cardenales. La retuvo durante los noventa y en la década del 2000 la manejó con cuentagotas, para lograr sacar de la Iglesia al padre Maciel sin hacerle una sola referencia de responsabilidad", añadió.

Athié y Barba creen que la actitud del delegado Velasio de Paolis retrocede a las medidas tomadas por el Vaticano en 2006 contra Maciel, a quien se le recomendó que "tomase una vía de oración y penitencia", sin ser juzgado debido a su avanzada edad en aquel momento.

Por su parte Barba, catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), detalló que en uno de los textos de De Paolis se dice que habrá una investigación, pero que se va a proceder con "caridad y justicia".

"Cuando se habla de caridad, muchas veces es un paliativo para decir que no se va a hacer mucho", lamentó.

Casos de abusos continuados como éste en la Iglesia católica, afirmó Barba, "sólo se explican por los sistemas de complicidad y encubrimiento durante años".

Barba aseguró que ve a esta congregación como "un peligro para la sociedad" y al padre Maciel como "un delincuente sin sentido religioso".

publicidad

Por su parte, el ex sacerdote Athié se quejó de que "quienes han sido cómplices, encubridores y difamadores ahora se van a convertir en jueces que decidan a quién ayudan o no económicamente", y lo definió como "una verdadera ridiculez y una burla a las víctimas".

Y la situación se prolongará, según Athié, "mientras exista un Derecho Canónico paralelo y no el Derecho que nos rige a todos". "Así siempre habrá un santuario para que puedan manejar sus delitos por esa línea", añadió.

La ética que la Iglesia católica mantiene al respecto, coincidieron ambos, consiste en que los fieles no sepan de este tipo de casos "porque se pueden escandalizar y su fe puede peligrar".

La congregación de los Legionarios de Cristo fue fundada en 1941, cuenta con 900 sacerdotes y 3.000 seminaristas, y está establecida en dieciocho países.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad