publicidad
Tamaulipas se convirtió en uno de los estados más violentos de México. 

Tamaulipas, zona de guerra controlada por el narcotráfico

Tamaulipas, zona de guerra controlada por el narcotráfico

El estado se ha convertido en una zona disputada por dos cárteles de la droga que se pelean el territorio.

Tamaulipas se convirtió en uno de los estados más violentos de México. 
Tamaulipas se convirtió en uno de los estados más violentos de México. 

El estado de Tamaulipas situado en el noreste de México, es una región disputada por diversas organizaciones del narcotráfico debido a su localización, siendo los cárteles del Golfo y Los Zetas quienes han sembrado el terror en esa zona durante los últimos años.

Prueba del clima de pánico que se vive en Tamaulipas fueron una serie de mensajes publicados en Twitter por la alcaldesa de Matamoros, Leticia Salazar Vázquez.

"Les recomiendo que si no tienen alguna actividad extraordinaria en la calle se resguarden en sus casas", decía uno de los mensajes de la funcionaria, publicados recientemente en la red social.

Y enseguida publicó otro en su cuenta de internet: "Dios tiene el control de todas las cosas, sigamos orando por nuestra querida ciudad".

publicidad

Estas advertencias obedecen a una serie de enfrentamientos que durante los últimos días han protagonizado bandas de narcotraficantes.

La petición de orar fue interpretada como una medida desesperada de la alcaldesa, pero así es la vida en Tamaulipas, donde miles de policías, soldados y marinos no han logrado contener la violencia en algunas zonas del estado, según revela BBC Mundo en su portal.

A principios de abril se presentó una evidencia clara de esta ola de violencia. Según un artículo del especialista Alejandro Hope en el diario El Universal, en poblaciones de la frontera de Tamaulipas, como Matamoros, se registraron balaceras que duraron más de un día.

Sin embargo la guerra de carteles es sólo una parte del conflicto, le dice a BBC Mundo José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.

"La violencia no se puede contener porque las organizaciones criminales del Golfo y Los Zetas capturaron a varias autoridades municipales y del estado", asevera.

El nivel de violencia ha llegado a tal nivel en el estado que los carteles marcan el tipo de información que se publica en la mayoría de los medios locales.

Desde hace varios años muchos periodistas no informan de los hechos de violencia, por las frecuentes amenazas de muerte que reciben de la delincuencia.

Recientemente, por ejemplo, el director de El Mañana de Matamoros, Enrique Juárez Torres, fue secuestrado durante unas horas por cuatro jóvenes que lo sacaron de su oficina en el periódico.

El periodista fue golpeado en represalia por informar de la jornada de violencia en la ciudad, la misma a que se refirió la alcaldesa con sus oraciones.

Juárez Torres solicitó asilo en Estados Unidos.

Por su parte, el director general de El Mañana de Tamaulipas, Hildebrando Deándar, reconoció que ya habían recibido dos advertencias para que no publicaran sobre los enfrentamientos armados.

Así, Tamaulipas se ha convertido en una zona de silencio donde prácticamente la única forma de conocer lo que sucede es a través de internet y las redes sociales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad