publicidad

Sólo para clientes 'muy perros

Sólo para clientes 'muy perros

Alrededor de cien canes disfrutan cada mes del sushi, los sandwiches y los pasteles especiales de una cafetería para ellos.

Mesa para dos... perros

MÉXICO - Alrededor de cien perros disfrutan cada mes del sushi, los sandwiches y los pasteles especiales de una cafetería diseñada para esos clientes de cuatro patas en el centro de la capital mexicana, un lujo asiático en una urbe donde hay unos tres millones de canes callejeros.

Tan solo dos años después de su inauguración, la cafetería Bow Wow Deli se ha convertido en el punto de reunión de los amantes de los perros de clase media y alta en la colonia Roma de Ciudad de México.

"En ningún lugar te aceptan con perro, aquí sí. Creo que es una gran idea. Yo he viajado a muchos países y existen lugares como éste, así que por qué aquí no", dice Alejandro, de 31 años, que acude al local con un galgo hembra llamada Alejandra, que devora unas porciones de sushi.

El Bow Wow Deli tiene el aspecto de una cafetería normal, con mesas y asientos para humanos, así como esculturas y cuadros dedicados a los canes, pero cuando uno de los clientes aparece con su mascota al perro le sacan una pequeña mesa a nivel del suelo con huecos para la comida y la bebida.

Los platos que se sirven en el establecimiento se elaboran de acuerdo a una dieta fijada por una veterinaria a partir de carne de avestruz, cordero y pollo, con los elementos nutricionales que requiere el organismo de esos cánidos.

Festejan sus cumpleaños

publicidad

Entre esas delicias, las más populares son los pasteles, que se suelen comprar para celebrar el cumpleaños de la mascota.

Éste es el caso de Dona, una perra de raza chihuahua que celebra su segundo aniversario en compañía de Esteban, su propietario, y la novia de éste.

"Es un lujo porque está cumpliendo años, por eso le trajimos a que tuviera este detallito", comenta.

El precio de estos pasteles es de aproximadamente $4, el mismo de un menú del día de tres platos en un restaurante popular, en un país donde viven unos 106 millones de personas, de las cuales más del cuarenta por ciento son pobres.

Para entrar en el Bow Wow los cánidos deben cumplir ciertas normas.

"Parte del reglamento que existe para los perros es que deben traer correas, para evitar las peleas, y que las perras no pueden estar en celo por higiene", señala el responsable de relaciones públicas del negocio, Emilio Morales.

Más sucursales

Tampoco pueden ocupar los asientos reservados a sus dueños.

"Ésta es una cafetería para perros, pero no pretendemos que ocupen el lugar de los humanos. Los animales deben estar en el piso, donde se les pone su mesa", indica Morales.

El Bow Wow nació por iniciativa de una japonesa llamada Niki Makai que, acostumbrada a vivir en Japón y Nueva York, echaba en falta un restaurante al que poder llevar a comer a sus mascotas.

La falta era especialmente notoria en la Roma, "un sitio donde la gente tiene principalmente perros como mascota", precisa Morales.

Por ello fundó el Bow Wow, cuyo éxito ha sido tal que en los próximos meses se abrirán varias sucursales más en la capital mexicana.

Comida y accesorios

Además de los alimentos, en la cafetería se ofertan numerosos objetos de estética canina, como correas, pulseras y muñecos de peluche, "algunos de ellos importados de Estados Unidos".

Morales asegura no haber recibido ninguna crítica negativa del establecimiento.

"Al contrario, todas han sido positivas", incide.

Esto es especialmente chocante cuando, de los cinco millones de perros que se estima viven en esta urbe de nueve millones de habitantes, tres son perros callejeros, y cada mes se sacrifican 120 mil canes.

Asimismo, Morales tampoco considera "frívolo" el local, a pesar de que en México más de cinco millones de personas sufren desnutrición y de que el diez por ciento de la población percibe el 52 por ciento del ingreso, según datos gubernamentales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad