publicidad

'Si mi hermano está muerto que me entreguen el cadáver', pide familiar de víctima

'Si mi hermano está muerto que me entreguen el cadáver', pide familiar de víctima

Sara Joahana Bravo busca a su hermano y a su cuñada, que fueron secuestrados hace cuatro meses en Tamaulipas.

En las filas criminales

CIUDAD DE MÉXICO - Carlos y su esposa Paola viajaron de la Ciudad de México a Tampico, Tamaulipas como parte de su trabajo como comerciantes. Cuando estaban en camino a su hotel fueron abordados por ocho sujetos que, a punta de pistola y golpes, los secuestraron.

La pareja cumplió ya cuatro meses de desaparecidos. Su familia no tiene información sobre su paradero y las autoridades, aunque se mantienen investigando el caso, no tienen más pistas.

Pero eran tres los que viajaban ese 27 de febrero del 2011. El chofer de la camioneta que los transportaba, de quien no se reveló su  identidad, también estuvo a punto de caer en manos de los secuestradores pero logró escapar.

"Los abordaron unas personas con armas largas. Les dijeron que se detuvieran porque les harían una revisión. Mientras empezaron a revisar la camioneta, el chofer se fue escurriendo hasta que se escapó. A lo lejos vio cómo se llevaron a Carlos y a Paola", contó a Univision.com Sara Johana Bravo, familiar de las víctimas.

Los sujetos estaban vestidos de civiles, no portaban placas ni identificaciones como para demostrar que pertenecían a la policía y tampoco andaban en vehículos oficiales.

Esto le hace pensar a Sara que eran integrantes del crimen organizado, un caso más de plagio a migrantes que se han suscitado los últimos meses en México.

"Hasta el momento no hemos sabido nada de ellos. El chofer fue la última persona que los vio. La familia siempre tiene la esperanza de que estén en algún lado, de que algún día aparezcan", aseguró Sara.

publicidad

La preocupación de Sara y de sus familiares va cada vez  más en aumento. Ante el hecho de que Carlos y Paola pudieran haber sido plagiados por integrantes de algún cártel, la desesperación es más latente.

"Conozco cómo está la situación en México. Son  muchas cosas y si ellos están ya en este momento  muertos que nos ayuden a recuperar los cuerpos", comentó en entrevista.

Casos de secuestros van en aumento

Los casos se multiplican cada vez más. El pasado 24 de junio 80 migrantes, al parecer todos de origen centroamericano, fueron secuestrados en el estado de Veracruz.

Según un Informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en seis meses fueron secuestrados más de 11 mil migrantes en México.

Esta problemática social se destapó en agosto del 2010 cuando 72 inmigrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil fueron secuestrados cuando intentaban llegar a Estados Unidos.

Al negarse a ingresar a las filas de su cártel, fueron masacrados en una hacienda de San Fernando, Tamaulipas (que colinda al sur con Veracruz y es fronterizo con Estados Unidos).

La matanza fue atribuido por el gobierno mexicano al cártel de Los Zetas.

Según las investigaciones de las autoridades, los sicarios y militantes al servicio de los cárteles, secuestran autobuses de pasajeros y vehículos particulares en las carreteras de los estados norteños del país como Tamaulipas y Chihuahua.

Ante la negación de que ingreses a sus filas, los asesinan, indican los reportes.

Al año ingresan a México alrededor de 150 mil migrantres indocumentados, la mayoría proveniente de Centroamérica, según la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría

de Gobernación (SEGOB). Aunque organismos de la sociedad civil dicen que son 400 mil, según el documento de la CNDH.

Pero Sara no pierde las esperanzas.

"La gente emigra por buscar mejores horizontes, una mejor seguridad para la familia pero tantos años estando acá nunca íbamos a pensar que nos pasaría esta tragedia", dijo en entrevista con Univision.com.

Con lágrimas en los ojos Sara finalizó diciendo que sólo espera que, si su hermano está muerto, le entreguen su cuerpo para regresarse a Ecuador.

"Mejor me voy a mi país para estar más tranquila y por tranquilidad de mi familia. Es mucho arriesgarse para trabajar", dijo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad