publicidad
Se han registrado al menos tres casos similares en carreteras de Tamaulipas durante las últimas dos semanas.

Cárteles mexicanos secuestran personas para convertirlas en sicarios

Cárteles mexicanos secuestran personas para convertirlas en sicarios

Cárteles mexicanos ahora secuestran autobuses de pasajeros para obligar a los ocupantes a ser sicarios.

Se han registrado al menos tres casos similares en carreteras de Tamauli...
Se han registrado al menos tres casos similares en carreteras de Tamaulipas durante las últimas dos semanas.

Una nueva modalidad de secuestros parece estar extendiendose por el estado de Tamaulipas, donde grupos de narcotraficantes detienen autobuses de pasajeros para secuestrar a los ocupantes con el objetivo de convertirlos en sicarios bajo amenazas de muerte.

Según reportes de la Policía Federal, se han registrado al menos tres casos similares en carreteras de Tamaulipas durante las últimas dos semanas.

"No son robos. Estamos ante grupos delincuenciales que quieren reclutar gente", reveló ante los medios el coordinador estatal de la Policía Federal, Luis Norberto Montoya.

De acuerdo con el portal del diario El País, las víctimas suelen ser inmigrantes centroamericanos que buscan alcanzar la frontera con EEUU, mientras que los responsables de estos secuestros son los cárteles de los Zetas y el Golfo, quienes se disputan el territorio tamaulipeco.

publicidad

En algunas ocasiones los delincuentes se visten de policías y despliegan falsos retenes para detener los autobuses, otras secuestran a plena luz del día, como ocurrió hace tres semanas con un autobús que cubría el trayecto Ciudad Victoria-Matamoros.

"Estábamos aterrorizados y enmudecidos"

Versiones de los pasajeros del autobús secuestrado, señalan que la unidad había sufrido una avería en una llanta. Cuando el chofer estaba reparándola, una camioneta paró y su conductor se ofreció a ayudar, pero el encargado del autobús se negó.

A los diez minutos, la camioneta regresó junto con otras dos unidades y una decena de hombres armado. Dos sicarios subieron al autobús, y de la veintena de pasajeros seleccionaron a seis jóvenes y los hicieron bajar. Al resto, les ordenaron quedarse quietos.

Los secuestrados fueron obligados a arrodillarse sobre el asfalto y les taparon las caras con sus propias camisetas. Luego, les subieron a las camionetas y se los llevaron a su nuevo destino.

Cuando se perdieron de vista, como recuerda un testigo presencial, nadie dijo nada. En silencio, el chófer arregló la avería. El viaje siguió hacia su destino. "Estábamos aterrorizados y enmudecidos", relató un viajero.

"Aquí cada quien cuida su propio 'pellejo'"

Pese a que las autoridades señalan que esta modalidad de reclutamiento significa un debilitamiento de las organizaciones criminales, Eduardo Guerero, especialista en seguridad y ex asesor de la Oficina Presidencial, opina lo contrario.

"Eso es un absurdo. Si la estrategia policial funcionase, los criminales estarían detenidos y no asaltando autobuses a plena luz. Que lo hagan habla de una organización en plena expansión, que busca nuevos reclutas".

Los reportes sobre estos secuestros sólo demuestran que la policía no ha logrado erradicar la violencia en Tamaulipas y la ciudadanía se encuentra sumida en el terror.

Prueba de ello fue la declaración que hizo a El País un chofer de autobús que cubre una línea desde la ciudad de México hasta Tamaulipas: "Aquí cada quien cuida su propio 'pellejo'; la verdad es que yo no voy a hacer de héroe. A fin de cuentas ellos tienen las de ganar".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad