publicidad

Zelaya pide a Micheletti restablecer libertades para iniciar diálogo

Zelaya pide a Micheletti restablecer libertades para iniciar diálogo

Zelaya demandó a Micheletti que levante el estado de excepción y el cerco a la embajada de Brasil para iniciar un diálogo.

Cuatro demandas esenciales

TEGUCIGALPA - A 100 días del golpe de estado, el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, demandó este domingo al gobierno de facto que levante el estado de excepción y el cerco militar a la embajada de Brasil, donde se refugia, para iniciar un diálogo.

"Un 90% ya está resuelto" para el inicio de las pláticas, pero "si el 10% restante fuera el obstáculo habría que tener confianza en los mecanismos de la comunidad internacional, para que siga presionando", declaró Zelaya.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

El gobernante depuesto dijo que para iniciar un diálogo "sincero" con el gobierno de facto, que encabeza Roberto Micheletti, éste debe cumplir cuatro demandas esenciales.

Una de ellas es "que se derogue el decreto que suprime las garantías constitucionales" de locomoción, organización, reunión y libertad de expresión, emitido hace una semana por el régimen.

Micheletti dijo el viernes que el lunes se reunirá con sus ministros para tomar una decisión sobre la derogación o no del decreto.

Otra condición es que devuelva a sus dueños las frecuencias de radio Globo y canal 36 de televisión, los únicos dos medios que mantenían una clara posición contra el golpe de estado del 28 de junio, clausurados por el gobierno el lunes anterior.

publicidad

Las otras dos exigencias, dijo Zelaya, es que "se retire el cerco militar a la embajada donde nos tienen recluidos como en un campo de concentración, y que se nos permita escoger a las personas de nuestro equipo que participarían en el diálogo, aquí no han permitido que ingrese uno solo de los miembros de mi gabinete", señaló el depuesto gobernante, que regresó del exilio en forma subrepticia el 21 de setiembre y se refugió en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece acompañado por unos 60 colaboradores y periodistas.

Agenda de tres puntos

El próximo miércoles, una misión de diez cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), encabezada por su secretario general José Miguel Insulza, realizará una segunda visita a Honduras desde que estalló la crisis, con el propósito de facilitar un diálogo y propiciar la restauración del estado de derecho.

El depuesto mandatario manifestó que existe una agenda de tres puntos para el inicio de las pláticas, y "el primero es la aceptación o no" del plan del presidente de Costa Rica Oscar Arias que establece la restitución de Zelaya.

"Ese es un punto que hasta el momento ha entrabado la posibilidad de un acuerdo, pero precisamente de lo que se trata es de generar condiciones que permitan resolver esas divergencias que todavía persisten", dijo a la prensa Víctor Rico, secretario de Asuntos Políticos de la OEA.

Los otros dos puntos se refieren a los mecanismos para la implementación de ese plan -que incluye la conformación de un gobierno de unidad nacional-, y la designación de garantes para el cumplimiento de los acuerdos, afirmó Zelaya.

Aunque el diálogo lo iniciarían representantes de ambas partes, Zelaya dijo estar "dispuesto a sentarme cara a cara con el dictador cuando decida firmar el plan Arias".

"El diálogo es para llegar a acuerdos sobre la implementación del plan Arias. Por ejemplo, cómo se va a verificar el cumplimiento de los acuerdos, o poner las fechas para cada cosa", explicó.

"Agradezco los esfuerzos que hacen la Iglesia católica, los empresarios y otros sectores del país para encontrar una salida, pero creo que el plan Arias es el mejor instrumento, lo estuvimos discutiendo 30 días en Costa Rica. Ya es hora de que lo firmemos para no seguir haciéndole más daño" a Honduras, concluyó.

A 100 días del golpe, optimismo

Este lunes se cumplen 100 días del golpe de estado que derrocó a Zelaya e instaló el gobierno de facto de Roberto Micheletti, un delegado de la OEA dijo que hay una "disposición positiva" de las partes para un diálogo que permita superar la crisis.

El boliviano Víctor Rico, delegado de la Organización de Estados Americanos, (OEA), que se encuentra en Tegucigalpa, dijo que el organismo está consultando con los cancilleres que integrarán una misión especial para definir quienes la integrarán en una visita programado para el 7 de octubre.

publicidad

Está misión será encabezada por el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza.

Rico dijo que ve una "disposición positiva hacia la búsqueda de un diálogo que resuelva finalmente la crisis política en Honduras".

"Esperamos que el viaje de los cancilleres tenga un resultado de la resolución de esta crisis", enfatizó.

"No tendría sentido que venga una comisión de cancilleres del secretario general para que no haya un resultado positivo en la búsqueda de una solución de la crisis", apuntó.

Rico dijo que "nos anima un razonable optimismo. Creo que ha llegado el momento que todas las partes se pongan a pensar en el sufrimiento que esta teniendo el pueblo hondureño", enfatizó.

El acuerdo de San José

Esta será la segunda misión de cancilleres de la OEA que llega a Tegucigalpa para buscar una salida a la crisis. El esfuerzo tendría como marco el acuerdo de San José, un plan de 12 puntos impulsado por el presidente costarricense Oscar Arias presentado a fines de julio y no fue apoyado, en ese entonces, por el gobierno de Micheletti.

"Obviamente tenemos un marco que es el acuerdo de San José que establece claramente la forma en que se restablecería el orden democrático y constitucional", señaló Rico. Agregó que "si los propios hondureños consideran que se puede modificar (ese acuerdo) yo creo que eso es absolutamente factible; aquí no hay nada escrito en piedra", apuntó.

publicidad

Rico fue claro en plantear que la comunidad internacional está propiciando el diálogo pero que en el proceso "los hondureños tienen que ser los principales protagonistas".

El Frente de la Resistencia contra el Golpe Militar reiteró en la víspera su planteamiento de que la solución a la crisis pasa por la restitución de Zelaya y de un diálogo para la implementación del acuerdo de San José.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad