publicidad
La presencia del Ejército de Colombia sigue en la zona de la desaparición del periodista francés.

RSF afirma que reportero francés está en manos de las FARC

RSF afirma que reportero francés está en manos de las FARC

RSF informó que recibió "de forma directa" la confirmación de que el periodista francés Roméo Langlois fue secuestrado por las FARC.

La presencia del Ejército de Colombia sigue en la zona de la desaparició...
La presencia del Ejército de Colombia sigue en la zona de la desaparición del periodista francés.

El ejército colombiano guarda silencio

PARÍS - Reporteros Sin Fronteras (RSF) informó el jueves que la noche del miércoles recibió "de forma directa" la confirmación de que el periodista francés Roméo Langlois fue secuestrado por las FARC y exigió a esa guerrilla colombiana que lo libere.

¿En dónde está el periodista francés Roméo Langlois? Participa en nuestros Foros.

"El mensaje de reivindicación enviado oralmente a varios medios de comunicación por un combatiente del Frente 15 de la guerrilla fue validado por el Ejército", indicó a la organización un representante de France 24, la cadena de televisión con la que colaboraba el reportero.

publicidad

Esa misma fuente, según dijo RSF en un comunicado, corroboró que Langlois fue herido de bala en el antebrazo izquierdo durante el enfrentamiento entre el Ejército colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Langlois, de 35 años de edad y quien desapareció el pasado 28 de abril, reside en Colombia desde el 2002 y colabora como reportero independiente con medios de Francia (France 24, Le Figaro, Marie-Claire, VSD), Suiza (L'hebdo y 24 heures) y Canadá (Radio Canada).

Desde que se confirmó que las FARC lo tienen en su poder, según RSF, se suspendieron los operativos militares desplegados para buscarlo, con la esperanza de que sus captores lo liberen rápidamente.

El periodista requiere de atención médica

"El pasado 26 de febrero las FARC declararon de forma oficial que ya no tomaría como rehenes a civiles. La guerrilla deberá entonces cumplir su palabra liberando de inmediato a Langlois. Esta exigencia también responde a la necesidad de que el periodista reciba la atención médica que requiere", declaró RSF.

La organización hizo hincapié que el hecho de que el periodista se encontrara con los militares para realizar un reportaje sobre las operaciones contra el narcotráfico en Caquetá no cuestiona su independencia, y además de reconocer su valor, le dedicó la celebración hoy del día mundial de la libertad de prensa.

Este jueves, el Ministerio francés de Exteriores se había negado a comentar las últimas informaciones del Ejército colombiano a propósito de la situación del reportero, según las cuales el general Javier Rey dijo que se suponía que Langlois estaba en manos de las FARC, pero no tenían la certeza de que así fuera.

El Ejército guarda silencio

En tanto, el Ejército de Colombia insistió en que "no confirma ni descalifica" el supuesto comunicado en el que las FARC se atribuyen la retención, como "prisionero de guerra", del periodista francés.

"El Ejército Nacional no confirma ni descalifica la autenticidad del comunicado de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)", dijo a Efe en Bogotá una fuente de esta fuerza, que pidió el anonimato.

El corresponsal de la cadena de televisión France 24 y del diario Le Figaro fue visto por última vez el 28 de abril en la zona rural de la aldea La Unión Peneya, en el selvático y sureño departamento del Caquetá, adonde se había desplazado junto a un contingente militar y policial para filmar una operación antidrogas.

Un combate de los rebeldes con las tropas interrumpió la misión, y dejó un policía y tres soldados muertos, mientras que Langlois, al parecer, escapó herido en un brazo hacia posiciones rebeldes, según testimonios de militares del contingente.

publicidad

En el comunicado del martes, "el Frente 15 informa a la opinión pública que el periodista francés, uniformado de militar y capturado en pleno combate, está en nuestras manos y es prisionero de guerra".

Y precisó que Langlois "está levemente herido en un brazo", aunque fuera de peligro.

Además de no confirmar ni descalificar el mensaje, la fuente del Ejército dijo a Efe que las fuerzas de seguridad siguen con sus operaciones de "control militar de área" en la zona de los hechos, que pertenece a la localidad de Montañita, en el departamento del Caquetá.

Estas acciones excluyen un hipotético rescate del corresponsal galo, reiteró la fuente, al recordar que el ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha insistido en ello desde comienzos de esta semana.

Asociación de diarios exige la liberación de periodista francés en Colombia

Por su parte, la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios) exigió la liberación inmediata del periodista francés Roméo Langlois, desaparecido desde el pasado sábado en una zona de conflicto del sur del país.

En un aviso publicado con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, Andiarios dice que "atacar a un periodista es silenciar la verdad".

"Solo una sociedad bien informada garantiza una sociedad libre", agrega el gremio de los medios informativos impresos del país en la publicación, que tiene como foco una fotografía a todo color del corresponsal galo en función periodística.

publicidad

En el aviso, "los periódicos afiliados a Andiarios exigen respetar la vida e integridad del periodista francés Roméo Langlois y reclaman su liberación inmediata".

La publicación aparece en muchos de los cerca de cincuenta medios impresos de esta asociación, creada en 1961 y con reconocimiento legal desde 1962.

Langlois fue visto por última vez el pasado 28 de abril en La Unión Peneya, aldea rural de la localidad sureña de Montañita a la que se había desplazado con un contingente militar y policial para documentar una operación antidroga.

Los uniformados fueron atacados por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lo que desató un enfrentamiento en el que un policía y tres soldados murieron, mientras que el periodista resultó herido.

Algunos miembros del contingente narraron que Langlois se despojó de un casco y un chaleco de uso militar que le habían sido entregados para su protección y corrió hacia el área de la que provenían los disparos rebeldes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad