publicidad

Roberto Micheletti lanzó ultimátum a Brasil, México, Argentina, Venezuela y España

Roberto Micheletti lanzó ultimátum a Brasil, México, Argentina, Venezuela y España

El gobierno de facto de Honduras exigió ser reconocido a Brasil, México, Venezuela, Argentina y España.

Roberto Micheletti lanzó ultimátum a Brasil, México, Argentina, Venezuel...

Brasil respondió

CARACAS - El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, rechazó el plazo del régimen de facto de Honduras para que defina la situación del depuesto mandatario hondureño Manuel Zelaya, refugiado desde el lunes en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

"Brasil no tolerará un ultimátum de un gobierno golpista", dijo Lula da Silva a periodistas desde la venezolana Isla Margarita, donde asiste a la II Cumbre América del Sur-Africa.

Este fin de semana, el gobierno de facto hondureño exigió a Brasil que en un lapso de 10 días defina el estatus de Zelaya, quien retornó el lunes pasado a su país tras casi tres meses de exilio y se refugió en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

publicidad

El ultimátum de Micheletti también estuvo dirigido a México. De acuerdo a lo publicado por el diario mexicano Ovaciones, el gobierno de facto dio a este país diez días para reconocer a Roberto Micheletti como presidente, o en caso contrario pidió que retire a su embajador del país.

Micheletti propuso similares condiciones a Venezuela, Argentina y España.

Leyes internacionales

Tras rechazar el ultimátum del régimen de Micheletti, el presidente Lula da Silva aclaró este domingo que las leyes internacionales protegen la sede diplomática de su país, por lo cual exigió una disculpa del gobernante de facto.

El mandatario brasileño advirtió además que si las tropas que cercan la Embajada de Brasil de Tegucigalpa "entran por la fuerza" al recinto diplomático, "estarán cometiendo un acto que rompe las normas internacionales".

El régimen de facto en Honduras ha acusado al gobierno de Brasil de convertir a su embajada en una "plataforma política de insurrección", por los constantes llamados de Zelaya a su pueblo a "rebelarse" contra la administración de Micheletti.

Micheletti afirmó que podría suspender la orden de captura contra Zelaya si éste abandona la embajada brasileña en condición de "asilado político" y "respetando las cortes", ya que tiene abiertos 18 procesos judiciales en su contra.

Zelaya, sin embargo, descartó que vaya a pedir asilo político a Brasil y reafirmó su decisión de exigir su restitución en el poder, con el apoyo de "movimientos de resistencia" y el respaldo de la comunidad internacional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad