publicidad

Porfirio Lobo se declaró ganador de la elección presidencial en Honduras

Porfirio Lobo se declaró ganador de la elección presidencial en Honduras

El candidato del conservador Partido Nacional se declaró ganador de las elecciones presidenciales de Honduras del domingo.

Gobierno de unidad

TEGUCIGALPA - El candidato del conservador Partido Nacional, Porfirio Lobo, se declaró ganador de las elecciones de Honduras del domingo, mientras que el oficialista Elvin Santos, aceptó la derrota y el presidente de facto, Roberto Micheletti, anunció que entregará el poder sin condicionamiento alguno.

Lobo agradeció el reconocimiento de la derrota por parte de Santos, su principal rival, y aseguró que encabezará un Gobierno de unidad y reconciliación, cinco meses después del golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya.

"Haremos un Gobierno de unidad nacional, de reconciliación, no es tiempo ya de más divisiones", indicó Lobo en un discurso ante sus seguidores después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le nombrara virtual ganador de los comicios con un 55,9 por ciento de los votos, una vez escrutado el 61,89 por ciento de los sufragios.

El TSE destacó que los comicios han contado con una participación del 61,3 por ciento, mientras que Zelaya y sus seguidores aseguraron que apenas llegó a entre un 30 y un 35 por ciento.

Diálogo nacional

En su mensaje, Lobo anunció que convocará un gran diálogo nacional a partir de hoy (lunes) para hacer un "plan de nación" y, en una velada alusión al presidente derrocado, dijo que será "un diálogo abierto, amplio, sin descartar a nadie".

publicidad

Por su parte, Santos, que fue vicepresidente de Zelaya pero renunció en 2008 para buscar la candidatura por el Partido Liberal, reconoció la derrota ante Lobo, a quien felicitó por su triunfo en unos comicios a los que gran parte de la comunidad internacional dio la espalda al considerar que se desarrollaron en un marco de ruptura del orden constitucional.

"Hoy el pueblo nos ha señalado un camino que debemos seguir: en votación libre y soberana, los hondureños han decidido elegir a don Porfirio Lobo Sosa como su próximo presidente de la República. Sólo nos queda acatar esa voluntad y la acatamos serenamente", expresó Santos en una declaración que leyó ante sus partidarios y la prensa.

"Al presidente electo le decimos: cuente con nosotros", agregó el candidato derrotado.

¿Qué opina del triunfo de Porfirio Santos en Honduras? Comente aquí.

Sin condiciones

Micheletti, quien votó en su ciudad natal de El Progreso, en el norte de Honduras, aseguró que entregará el poder "sin condicionamiento alguno" al virtual ganador de las elecciones.

"El equipo de Gobierno de transición completará su tarea entregando el poder sin condicionamiento alguno al gobernante que la mayoría de los ciudadanos hemos elegido", dijo Micheletti en una declaración escrita.

Agregó que los hondureños "desafiaron, al igual que este equipo de Gobierno, la presión internacional, el miedo que sembraron los sectores radicales, la intimidación de los enemigos del pueblo y todo el odio plantado para impedir el ejercicio en plena libertad del derecho soberano de hacer respetar nuestras leyes".

Micheletti se ausentó de la actividad pública el pasado día 25 y prevé regresar a la Casa Presidencial el próximo miércoles, cuando el Parlamento debatirá si restituye en su cargo a Zelaya.

Clima tranquilo

Las elecciones generales de Honduras se desarrollaron con aparente normalidad, mientras que los candidatos destacaron la alta participación, en tanto que Zelaya aseguraba que la abstención era del 65 por ciento, aunque el TSE dijo que rondará el 38 por ciento.

Mientras gran parte de la comunidad internacional amenaza con no reconocer los comicios por celebrarse sin haber restituido en el poder a Zelaya, derrocado en junio pasado, los cinco candidatos presidenciales subrayaron la importancia de los comicios como salida de la crisis política.

Las elecciones se celebraron en un clima de tensión reconocido por votantes y organizaciones de derechos humanos contrarias al Gobierno de facto, aunque algunos invitados para actuar como observadores en las elecciones elogiaron el desarrollo en calma y sin incidentes de la jornada en gran parte del país.

Lobo tuvo que esperar una segunda oportunidad para ganar la Presidencia, que asumirá para un período de cuatro años el 27 de enero de 2010, cuando finaliza el mandato de Zelaya, quien desde el 21 de septiembre permanece en la Embajada de Brasil, desde donde sigue exigiendo su restitución en el cargo.

Lista de problemas

Lobo se convirtió en el virtual presidente de Honduras en las elecciones de este domingo, al obtener el 55,90 por ciento de los votos, con el 61,89 por ciento de las mesas escrutadas, frente al 38,09 por ciento de Elvin Santos, del gobernante Partido Liberal, al que pertenecen Micheletti y Zelaya, según el primer informe oficial del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

publicidad

Micheletti dijo que "es tarea impostergable iniciar el camino de la unificación nacional en torno a proyectos de futuro, para que todos caminemos juntos y sin equivocación hacia las metas que la realidad exige".

"No sólo tenemos al frente la tarea de recuperar lo perdido en estos meses de conflicto, sino, más allá, debemos trabajar juntos para que la pobreza, la falta de educación, la inseguridad y todos esos problemas que nos roban el sueño comiencen a ser gestionados de inmediato, sin excusa ni demora alguna", agregó.

El presidente de facto consideró que "ese trabajo sólo puede emprenderlo el nuevo gobernante si tiene ante sí una Honduras unificada, convencida de su fortaleza y comprometida con su futuro".

¿Camino acertado?

En las elecciones de este domingo, "cada voto emitido representa el valor que los hondureños damos a nuestra libertad de decidir" y, además, "es la validación del esfuerzo que Honduras ha hecho para corregir su rumbo y continuar construyendo la nación dentro del sistema democrático y republicano", agregó.

"Si inicialmente (tras el derrocamiento de Zelaya, el 28 de junio), la jornada fue compleja y delicada porque la comunidad internacional nos dejó solos en la tarea de defender a nuestro país y sus leyes", ahora "muchas cosas han cambiado. Hoy somos un país con comprobada soberanía", señaló el gobernante de facto.

publicidad

En estas elecciones, añadió, "Honduras salió a confirmarle al mundo que es una nación digna, libre, sin imposiciones y con mucho orgullo por sí misma".

"El Congreso de la República, la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Electoral, la Fiscalía, la Procuraduría, la Policía y el Ejército deben sentirse complacidos por el camino iluminado con su trabajo y compromiso con la libertad de este país", apuntó.

Empresario y karateca

El candidato del opositor Partido Nacional, Porfirio Lobo, se convertido en el virtual presidente electo de Honduras, en su segundo intento en busca del poder tras perder las elecciones de 2005 ante el derrocado Manuel Zelaya.

Lobo se declaró presidente electo tras conocer el primer informe del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que señala que el líder del Partido Nacional ha obtenido el 55,90 por ciento de los votos en las elecciones del domingo, con el 61,89 por ciento de las mesas escrutadas.

El candidato opositor, un empresario y karateca de 61 años, fue presidente del Congreso Nacional durante el Gobierno de Ricardo Maduro (2002-2006) y tiene una extensa trayectoria en su partido, cuyo Comité Central ha dirigido en dos ocasiones, entre otros cargos.

Era el favorito

Las encuestas publicadas antes del 29 de octubre le daban ya a Lobo una amplia ventaja de hasta 16 puntos sobre su principal rival, Elvin Santos, del gobernante Partido Liberal, quien fue vicepresidente con Zelaya, aunque renunció a ese cargo de elección popular en 2008 y que ya ha reconocido su derrota.

publicidad

Lobo y Santos eran los candidatos con más posibilidades de triunfo, pues sus partidos son los mayoritarios, y ambos ofrecieron un "cambio" a los hondureños en sus lemas de campaña.

El virtual presidente electo, que promovió el "Cambio ya", mantiene la seguridad entre los pilares de su plan de gobierno, pero suavizó su postura con respecto a 2005, cuando propuso la "mano dura" y hasta la pena de muerte contra los delincuentes, a lo que algunos analistas políticos atribuyeron, en parte, su derrota.

El plan de gobierno de Lobo tiene como fin lograr un crecimiento económico que genere empleos y también se propone reducir la pobreza en un 10 por ciento.

Otras propuestas suyas son brindar educación con salud, consolidar la inversión social y garantizar la seguridad mediante el combate de la delincuencia y el fortalecimiento de instituciones como la Policía Nacional y el Ministerio Público.

Los acompañantes

Los candidatos a designados presidenciales (vicepresidentes) que acompañaron a Lobo en su candidatura son María Antonieta de Bográn, Samuel Reyes y Víctor Barnica.

Lobo nació en Trujillo, departamento de Colón (Caribe), el 22 de diciembre de 1947, aunque sus dominios los tiene en Olancho (este), donde es dueño de una gran hacienda y produce granos básicos.

Entre 1966 y 1970 estudió administración de empresas en la Universidad de Miami (Florida, Estados Unidos), aunque sus adversarios del Partido Liberal también le atribuyen formación educativa en la antigua Unión Soviética, algo que Lobo no niega, pero tampoco incluye en su currículum profesional.

publicidad

Entre 1967 y 1970 fue presidente de la Juventud Nacionalista del departamento de Olancho y luego ocupó otros cargos a nivel local, departamental y nacional.

Desde 1989 fue elegido diputado ante el Parlamento en tres ocasiones consecutivas por el Partido Nacional, de cuyo Comité Central fue presidente por primera vez entre 1999 y 2001, y luego desde 2005 hasta este año.

Además, fue miembro del comité de campaña de la candidatura de Ricardo Maduro en 2001.

Otros cargos

Lobo también fue gerente de la estatal Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (COHDEFOR) entre febrero de 1990 y junio de 1992, en el Gobierno de Rafael Callejas (1990-1994), y tiene una amplia experiencia como productor agrícola.

El líder del Partido Nacional, conocido en Honduras como "Pepe" Lobo, es considerado por algunos sectores como un hombre conciliador y de diálogo, y también es cinturón negro en kárate.

Está casado con Rosa Elena Bonilla, con quien tiene tres hijos.

Con su triunfo del domingo, Porfirio Lobo cumplió con lo que ya parece una tradición en las elecciones hondureñas: que quien pierde en el primer intento gana en el segundo, como pasó con su correligionario Rafael Callejas en 1989 y el liberal Carlos Flores en 1997.

El ganador de los comicios de este 29 de noviembre asumirá el cargo el 27 de enero próximo para el período 2010-2014.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad