publicidad

ONU condenó el asesinato del gobernador colombiano Luis Francisco Cuéllar

ONU condenó el asesinato del gobernador colombiano Luis Francisco Cuéllar

La ONU condenó el secuestro y asesinato del gobernador del departamento del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar.

Extrema gravedad

BOGOTA - La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) condenó el martes el secuestro y asesinato del gobernador del departamento del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar.

Simultáneamente, el presidente Álvaro Uribe ratificó la política de su gobierno de enfrentar militarmente a la guerrilla de las FARC, a la que responsabilizó de la muerte del gobernante estatal.

La dependencia de la ONU advirtió que los presuntos rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) responsables de estos hechos infringieron de manera grave el derecho internacional humanitario (DIH).

"Para el derecho internacional humanitario, la toma de rehenes constituye un crimen de guerra y la muerte subsecuente del Gobernador confiere extrema gravedad a la práctica recurrente de esta infracción por parte de dicha agrupación guerrillera", subrayó la OACNUDH en un comunicado divulgado en Bogotá.

El cuerpo de Cuéllar fue hallado el martes en una zona rural cercana a la capital departamental del Caquetá, Florencia, ciudad en la que los rebeldes lo habían secuestrado el lunes por la noche.

Varios secuestros

El gobernador, de 69 años y que en otras cuatro ocasiones había sido hecho cautivo por la misma guerrilla, fue sacado a la fuerza de su domicilio por rebeldes que previamente dieron muerte a uno de los policías de la escolta del funcionario e hirieron a dos más.

publicidad

En la nota, la OACNUDH reiteró su exigencia a los rebeldes de que "liberen de inmediato y sin condiciones a todas las personas que mantienen en su poder".

"También instamos a sus líderes (los de las FARC) a comprometerse a que todos sus miembros respeten las normas del derecho internacional humanitario", continuó la fuente.

Zona peligrosa

La OACNUDH también hizo evidente su preocupación por el alcance de las acciones rebeldes en el Caquetá, uno de los departamentos del país con mayor presencia de esta guerrilla, que mantiene cautivos a 24 miembros de la fuerza pública con fines de canje por medio millar de insurgentes presos.

El impacto de estas acciones sobre la población civil se ha intensificado durante este año, agregó la dependencia de la ONU.

La fuente mencionó entre estos hechos un ataque con granadas a una patrulla de Policía que el pasado 25 de agosto causó la muerte de tres civiles y heridas a otros 16 en el centro de la localidad de San Vicente del Caguán.

"Crimen odioso"

Francia condenó el miércoles "con la mayor firmeza" el "crimen odioso" del gobernador del departamento colombiano de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, que el gobierno de Colombia atribuyó a las FARC, y recordó que esta guerrilla "figura en la lista europea de grupos terroristas".

"Francia condena con la mayor firmeza ese crimen odioso y llama una vez más a los grupos armados ilegales a liberar a todos los rehenes" que mantiene en su poder, afirmó el portavoz del ministerio francés de Relaciones Exteriores, Bernard Valero.

Cuéllar, un ganadero que el martes cumplía 69 años, fue sacado de su vivienda en Florencia -capital de Caquetá- la noche del lunes por una columna de guerrilleros, según el gobierno colombiano.

Tras incinerar el vehículo en el que era transportado, los secuestradores lo degollaron, reveló el martes el presidente Uribe, que atribuyó el plagio y asesinato de Cuéllar a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxista).

Estado de derecho

"Francia reafirma su apoyo a la defensa de la democracia y del Estado de derecho en Colombia", indicó el vocero de la cancillería francesa.

En una alocución radiotelevisada, Uribe pidió el martes a la comunidad internacional que considere a la guerrilla de las FARC como "terrorista".

"Hay quienes pretenden darle reconocimiento político a los narcoterroristas de las FARC. Es bueno que la comunidad internacional reflexione: estas acciones que hacen las FARC, el martirio al que han sometido a los colombianos durante casi 50 años, sólo admiten un calificativo: 'terroristas'", sostuvo Uribe.

Además de expresar su "profunda emoción y su indignación" por el secuestro y asesinato de Cuéllar, Francia manifestó sus "sinceras condolencias" a la familia del ganadero.

AI exige cárcel

Amnistía Internacional (AI) condenó el miércoles el secuestro y posterior asesinato del gobernador Cuéllar y demandó al gobierno de Álvaro Uribe que lleve a prisión a los responsables, según un comunicado.

publicidad

"Las autoridades colombianas deben asegurarse que los responsables del secuestro y asesinato del gobernador Cuéllar sean llevados ante la justicia (...) Los civiles en Colombia no pueden ser forzados a ser parte de este conflicto", aseguró Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de AI.

"Urgimos a todos los grupos guerrilleros a abandonar la práctica del secuestro y al gobierno (de Álvaro Uribe) a investigar todos los abusos a los derechos humanos que están siendo cometidos en el país", añadió el investigador en un comunicado expedido en Londres.

Liberación en duda

El asesinato de Cuéllar supone que el proceso de liberación del sargento del Ejército Pablo Emilio Moncayo, quien el 21 de diciembre cumplió doce años de cautiverio, y del cabo Livio Martínez -dos rehenes que las FARC ofrecieron liberar en abril-, quedó en vilo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), con entre 6,000 y 10,000 combatientes, son la guerrilla más antigua de Colombia, con 45 años de lucha armada.

Escasa vigilancia

Los familiares del gobernador Cuéllar denunciaron que el político no contaba con protección policial suficiente, pese a que había sido víctima de varios secuestros.

Luis Fernando Cuéllar, hijo del gobernador del Caquetá (sur), explicó a varias emisoras que su padre sólo disponía de tres policías para su seguridad, a pesar de que había sido raptado en cuatro ocasiones antes de este último secuestro.

publicidad

Reveló además que, horas antes del secuestro de su padre, uno de los policías de su esquema de seguridad les dijo que tuvieran "mucho cuidado" porque había "rumores" de un posible atentado contra el gobernador.

La esposa de Cuéllar, Imelda Galindo, también denunció desde el momento en que se produjo el secuestro que muchas veces únicamente había un policía custodiando su casa, como ocurría el lunes por la noche cuando su marido fue plagiado.

Washington "consternado"

El gobierno de Estados Unidos, a través de su embajada en Colombia, se declaró "consternado" y "profundamente afligido" por el asesinato del gobernador Cuéllar, atribuido a las FARC, y reiteró su apoyo contra los rebeldes.

"Estados Unidos está consternado y profundamente afligido al conocer del secuestro y asesinato a sangre fría del señor Luis Francisco Cuéllar, y del patrullero de la Policía, Javier Simón García, por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)", señaló un comunicado.

"Tales actos de violencia son tanto repulsivos como repugnantes. El gobierno estadounidense continúa comprometido en ayudar a los colombianos a defender su democracia de estos narcoterroristas" y "mantiene su respaldo al gobierno de Colombia en sus esfuerzos por lograr la paz y la reconciliación", añadió.

publicidad

"Crimen salvaje"

Human Rights Watch (HRW) condenó este miércoles el "crimen salvaje" contra un gobernador de Colombia, que murió degollado, según el gobierno colombiano a manos de la guerrilla FARC.

"Con este crimen salvaje, las FARC muestran una vez más su impiedad y total desprecio por las leyes de la guerra y el bienestar de los civiles", expresó el director para las Américas de la ONG, José Miguel Vivanco.

"Pareciera que a las FARC no les importa para nada el dolor y sufrimiento que causan a sus víctimas y a sus familias", dijo Vivanco.

El asesinato de Cuéllar ha estremecido a Colombia y ha provocado el repudio de organizaciones de defensa de los derechos humanos alrededor del mundo.

Europa repudia

La Unión Europea condenó el asesinato del Gobernador de Caquetá y un policía en Colombia, y denunció las acciones violentas cometidas en este país por "los grupos armados ilegales".

"La UE condena las violaciones del derecho humanitario internacional que siguen cometiendo los grupos armados ilegales", dijo la presidencia sueca de turno de la UE en un comunicado publicado en Bruselas.

"La presidencia reitera su llamado a todas las partes, sobre todo a los grupos armados ilegales, a que cesen las acciones violentas contra la población civil, a que paren con los secuestros y a que liberen inmediatamente y sin condiciones a todas las personas retenidas como rehenes", añade el comunicado.

publicidad

"Atroz", dijo la OEA

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza calificó este miércoles de "acto de atrocidad y barbarie" el asesinato en Colombia de un gobernador, atribuido a la guerrilla de las FARC.

"Este acto de atrocidad y barbarie merece el rechazo de la comunidad internacional que apoya a Colombia en sus esfuerzos por lograr la paz", dijo Insulza en un comunicado.

"Espero que los responsables sean capturados expeditamente por las fuerzas de seguridad colombianas para que, bajo el marco de la ley, respondan por sus actos", indicó el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Datos del secuestro

Cuéllar fue secuestrado en la noche del lunes en su casa de Florencia, la capital del Caquetá, por varios hombres vestidos con prendas militares que irrumpieron en su domicilio tras haber arrojado una granada contra la puerta.

En el asalto murió el único policía que estaba custodiando en esos momentos la casa y otros dos, que se acercaron tras el atentado, quedaron heridos.

El cuerpo de Cuéllar fue encontrado degollado el martes, el día en que cumplía 69 años, en un paraje de la zona rural de Florencia.

Aunque ningún grupo ha reivindicado todavía el secuestro y posterior asesinato de Cuéllar, el presidente Álvaro Uribe se lo atribuye a miembros de la columna Teófilo Forero de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

publicidad

Rescate militar

Horas antes del hallazgo del cadáver de Cuéllar, Uribe había ordenado su rescate militar y el de todos los secuestrados por las FARC, que retienen entre otros a 24 uniformados con la finalidad de canjearlos por medio millar de insurgentes presos.

El velatorio de Cuéllar, cuyo asesinato ha sido repudiado por la ONU, organismos de derechos humanos y todos los sectores políticos de Colombia, se va a instalar en Florencia en la sede de la asamblea departamental.

"No se merecía eso. Era un hombre muy generoso, le encantaba estar con la gente humilde", dijo hoy entre sollozos la mujer de Cuéllar, de profesión ganadero, al recordar al hombre con el que pasó 41 años "muy maravillosos".

Guerra abierta

Tras confirmar el asesinato del gobernador Luis Francisco Cuéllar, el presidente Uribe ratificó el martes en la noche la política de su gobierno de enfrentar militarmente a la guerrilla de las FARC, a la que responsabilizó del hecho.

"Todavía no tenemos la hora del asesinato, la confirmación que sí tenemos es que fue degollado. Miserablemente lo degollaron", aseguró Uribe al lamentar la muerte de Cuéllar, secuestrado la noche del lunes en su residencia de Florencia, capital del departamento (provincia) de Caquetá, que gobernaba.

"Los altos mandos me han explicado que como había una persecución de la fuerza pública seguramente los terroristas para evitar hacer disparos procedieron a degollar al señor gobernador", explicó Uribe.

publicidad

Doble estándar

El presidente criticó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) hayan ofrecido liberar a dos militares que mantienen cautivos a la vez que secuestraban al gobernador de Caquetá al tiempo que demandó de la comunidad internacional que los califique de "terroristas".

"Hay quienes pretenden darle reconocimiento político a los narcoterroristas de las FARC. Es bueno que la comunidad internacional reflexione: estas acciones que hacen las FARC, el martirio al que han sometido a los colombianos durante casi 50 años, sólo admiten un calificativo: 'terroristas'", dijo Uribe.

Durante una alocución radiotelevisada, el mandatario colombiano ratificó también su política de mano dura a las guerrillas izquierdistas de su país: "En medio del dolor ratifico ante ustedes toda nuestra decisión de derrotar al terrorismo. De derrotar este flagelo del secuestro", enfatizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad