publicidad

Micheletti evadió a Zelaya en Costa Rica y ahondaron la crisis en Honduras

Micheletti evadió a Zelaya en Costa Rica y ahondaron la crisis en Honduras

La crisis hondureña podría tener la posibilidad de una salida negociada, con el impulso de EU y la mediación de Oscar Arias.

Buscan solución

SAN JOSE - El presidente designado de Honduras, Roberto Micheletti, concluyó su reunión con el mandatario costarricense y mediador Oscar Arias

y regresó de inmediato a Tegucigalpa, con lo que evitó un encuentro "cara a cara" con el depuesto gobernante Manuel Zelaya.

En rueda de prensa tras ser recibido por Arias, mediador en el conflicto, Micheletti reiteró que "ninguna persona esta por encima de la ley", en referencia a Zelaya, y ratificó que planea realizar elecciones "transparentes" en noviembre próximo.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureños Las negociaciones para superar la crisis política hondureña comenzaron este jueves con reuniones por separado del 

con el gobernante de facto hondureño Roberto Micheletti y con el derrocado Manuel Zelaya.

Arias dialogó en principio con Zelaya y poco después lo hizo con Micheletti, a quienes recibió en su residencia particular, en San José. Diálogo por separado
publicidad

"Hemos avanzado en una primera etapa. El presidente Arias ha escuchado mi posición y la de los sectores sociales y políticos que me han acompañado, y que es (exigir) la restitución inmediata del presidente electo" por el pueblo hondureño, dijo Zelaya a la prensa al culminar su cita.

Micheletti, por su parte, no hizo declaraciones a la prensa al ingresar al domicilio de Arias, pero sí al aterrizar en San José, donde agradeció a Arias por el apoyo en las gestiones para el diálogo y aseguró que confía en poder hallar una salida al conflicto.

"Trabajaremos incansablemente para alcanzar una solución exitosa a la presente situación y tenemos plena confianza en que la hallaremos en el marco de nuestra Constitución, la cual garantiza la libertad de todos los hondureños", dijo.

Decenas de personas aprovecharon este encuentro para manifestarse ante la casa del presidente costarricense reclamando la reinstauración de Zelaya en el poder. Seguidores de Zelaya

"Fuera militares", "fuera 'Goriletti'", "contra el golpe militar resistencia popular", coreaba a unos 50 metros de la casa el centenar de manifestantes, entre quienes había sindicalistas y dirigentes de organizaciones sociales y de izquierda.

Los contactos de San José fueron promovidos por la jefa de la diplomacia estadounidense Hillary Clinton, quien propuso a Arias como mediador.

Si bien es un logro que ambos rivales puedan llegar a sentarse en torno a la misma mesa después de una semana y media de crisis sin precedentes en la joven democracia hondureña, ni Zelaya ni Micheletti parecen dispuestos a transigir sobre el único punto en juego: la presidencia de Honduras.

La diputada liberal hondureña Marcia Villeda, aliada de Micheletti, explicó a la AFP que "como no hay agenda rígida establecida, hemos venido con mucha flexibilidad".

Por su parte, la ministra de Comunicación costarricense, Mayi Antillón, aseguró que las primeras reuniones bilaterales entre el mediador y los protagonistas de la crisis hondureña son "parte de un proceso que esperamos de resultados".

Desde Washington, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, se mostró optimista.

Flexibilizar diálogo

"Yo creo que hay un amplio margen para un compromiso", dijo Insulza a la prensa este jueves, aunque enfatizó que "la piedra de toque es que el gobierno de facto acepte el retorno del presidente constitucional" Zelaya.

El mandatario y su delegación, integrada por la ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia Vilma Morales, el ex canciller Carlos López, el ex candidato presidencial por la Democracia Cristiana Arturo Corrales, el ex precandidato presidencial Mauricio Villeda y el ex secretario del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) Roberto Herrera, viajaron en dos aviones a la capital costarricense.

publicidad

Experto mediador

Arias, un experto mediador que en la década de los 80 contribuyó a la pacificación de Centroamérica, ha dicho que espera lograr un acuerdo satisfactorio.

"Lo que quiero es ayudar a resolver este problema porque el pueblo hondureño no se merece que haya más sangre derramada y no quiero ver morir a más gente inocente en las calles de Tegucigalpa", dijo Arias, en referencia a los dos muertos en las manifestaciones del domingo, poco antes de que el ejército abortara un intento de regreso de Zelaya al país.

Arias anticipó que las negociaciones entre Zelaya y Micheletti, se prolongorán por al menos dos días y que la agenda abordará "todos los temas que dividen a las dos partes para tratar de superar la crisis política en Honduras".

El ganadador del premio Nobel de la Paz en 1987, por sus gestiones para pacificar Centroamérica, celebró la "voluntad de ambas partes en buscar una solución negociada" en Honduras, tras recibir el impulso de Washington para ello.

Salida pacífica

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, quien se reunió el martes con el depuesto presidente Manuel Zelaya en Washington, dijo que espera "que las partes pongan todo sobre la mesa, de manera que alcancemos una solución pacífica".

Expresó estar "muy preocupada" y subrayó que Estados Unidos se ha implicado a fondo en buscar una salida. "Tanto mi equipo como yo hemos trabajo muy duro estos últimos nueve días para alcanzar un proceso de mediación", señaló Clinton.

publicidad

Termómetro para Obama

La crisis hondureña se ha convertido en un termómetro para medir la anunciada intención del presidente norteamericano Barack Obama de establecer una relación distinta con sus vecinos del sur.

El nuevo responsable de la política estadounidense para el continente, Arturo Valenzuela, defendió en Washington el papel del gobierno de Obama en la crisis, durante una audiencia del comité de Relaciones Exteriores del Senado.

"Esto ha sido un clásico golpe de Estado", dijo Valenzuela respondiendo a las dudas expresadas por un congresista, y aunque admitió la gravedad de los problemas que existían en Honduras señaló que "la solución no era que los militares expulsaran (al presidente) y lo enviaran fuera del país".

Chávez al acecho

Por su parte, el presidente venezolano Hugo Chávez, quien asegura que no acepta otra solución que no sea la restitución de Zelaya, llamó al pueblo hondureño a seguir "resistiendo".

El cardenal católico en Honduras Oscar Rodríguez, quien se expresó a favor de Micheletti, le pidió este miércoles a Chávez que deje de meter las manos en su país.

La situacion de Honduras también alcanzó a la reunión del G8 en L'Aquila (Italia), en donde los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de México, Felipe Calderón, condenaron "el golpe de Estado" en el país centroamericano y alentaron a encontrar una salida "para fortalecer la unidad latinoamericana".

publicidad

Pero la negociación en Costa Rica no se anuncia nada fácil. Tanto Zelaya como Micheletti han dicho que se mantienen firmes en sus posiciones.

Zelaya dijo desde Washington que no hay nada que negociar, salvo planificar "el restablecimiento del orden democrático y del presidente depuesto".

Tensión política

Por su parte, Micheletti subrayó que negociar no significa que las nuevas autoridades hondureñas vayan a permitir el regreso de Zelaya al poder.

"De ninguna manera, él cometió delitos, tiene que pagar", dijo Micheletti en referencia a los 18 cargos -incluyendo traición a la patria- de los que se acusa en Honduras al mandatario derrocado.

En Tegucigalpa, que vivió su novena noche bajo toque de queda, sindicatos y organizaciones que piden la restitución de Zelaya realizaron una nueva marcha por la ciudad, mientras que los partidarios de Micheletti se concentraron en la ciudad de Choluteca (sur), una región fronteriza con Nicaragua.

Las actividades del aeropuerto de Toncontín comenzaron a normalizarse con la regularización de vuelos, interrumpidos desde el domingo cuando Zelaya intentó regresar al país y los militares bloquearan la pista con camiones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad