publicidad
Brayan David Gómez Barragán siempre ha soñado con ser policía.

Le cumplen el sueño de ser policía de elite a un niño con cáncer

Le cumplen el sueño de ser policía de elite a un niño con cáncer

Brayan tiene 12 años y lucha contra un tumor en la garganta. Un escuadrón de elite, lo nombró “capitán honorífico”. 

Brayan David Gómez Barragán siempre ha soñado con ser policía.
Brayan David Gómez Barragán siempre ha soñado con ser policía.

Por Juan Carlos Aguiar

Brayan David es un niño como cualquier otro. Sus inmensos ojos, de un brillo muy particular, reflejan que está lleno de sueños, fortalecidos por las ganas de vivir que le dan sus 12 años.

Pero su vida cambió cuando le diagnosticaron cáncer de garganta. Desde esa tarde de marzo del 2012, cuando se conoció su caso, su vida ha transcurrido muy rápidamente.

Las ganas de vivir de Brayan son tantas que ni siquiera la quimioterapia para enfrentar el temido cáncer logra doblegar su voluntad. Su madre, Yamile Barragán, afirma que, poco a poco, al tratamiento le han ido subiendo la intensidad y dice "el viernes tuvo quimio, y tuvo una quimio muy fuerte. Le subieron la dosis". Era la terapia número 23, de un tratamiento muy difícil de soportar.

publicidad

¿Qué opinas de esta enternecedora historia? Participa en nuestro Foro.

En medio de médicos, tratamientos y hospitales, Brayan tiene un sueño: ser parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), un grupo especial de la Policía de Colombia, que en palabras del niño, cumple una función muy especial: "Lo que ellos hacen, mantener el orden. Me gusta todo, el traje, el escudo, el casco".

La familia hizo correr la voz y el mensaje llegó a buen destino. El General Jorge Nieto, Director de Seguridad Ciudadana de la Policía escuchó los deseos del alma de Brayan.

Este hombre, curtido en la guerra y con más de 30 años de portar su uniforme verde oliva, supo que era hora de cumplirle a un colombiano muy especial. "Un saludo, con los votos más fervientes para que se recupere prontamente y decirle que su sueño se va a convertir en realidad y aquí está su traje de Esmad", le dijo el alto oficial a Brayan David a través de los noticieros de televisión.

Allí estaban, en la sede de la Unidad Antidisturbios, en el centro de Bogotá, el uniforme hecho a la medida del niño. No faltaba nada. Estaban el escudo, el casco, la pechera y todas las protecciones que usan los hombres y mujeres que en Colombia desarrollan la difícil tarea de recuperar el control del orden público cuando se registran violentas manifestaciones. Al otro lado de la pantalla, Brayan David enmudeció y sus ojos se llenaron de lágrimas ante la posibilidad de vestir esas prendas negras y robustas.

“Esa noche casi no puede dormir de la emoción”, dijo y recordó que fue muy cerca de su casa, hace más de un año, antes de saber que padecía cáncer, que vio por primera vez a sus héroes anónimos. Desde entonces, quiso ser como ellos. "Yo los conocí acá cuando hubo un bloqueo de buseteros (conductores de ómnibus o busetas). Ahí los conocí, les daba jugo, gaseosa".

La anhelada mañana llegó con la ilusión. Lentamente sus pasos lo llevaron con firmeza hacia la estación donde lo primero que hizo fue subirse a una tanqueta especial. La pudo maniobrar y lanzar un poderoso chorro de agua que dispersa multitudes. Brayan conoció los secretos de un vehículo blindado que se usa solamente en las protestas más violentas.

Luego, al ingresar en el comando central del Esmad, el pequeño Brayan David fue recibido por una calle de honor que, en medio de fuertes aplausos, le hizo sentir que él, era uno de ellos y que esa, era su casa.

Allí mismo, acompañado por la sonrisa generosa de su madre, se puso por primera vez el uniforme del Esmad. "Esto es un regalo muy grande que me dan. Desde hace rato quería conocer al Esmad, para que vean que ellos no son malas personas como piensan, que ellos lo único que hacen es mantener el orden".

Brayan David, sintió en su piel la dureza de esas prendas oficiales, y con ellas puestas entendió que esa Fuerza Especial de la Policía, criticada por unos y aplaudida por otros, está conformada por hombres y mujeres de carne y hueso que también construyen sueños.

publicidad

Ya no pudo contener las lágrimas y mientras la esperanza iluminaba su rostro, agradeció un homenaje que sabe, lo acompañará por el resto de sus días. Lo acababan de nombrar  "Capitán Honorífico" de un escuadrón élite de la Policía de Colombia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad