publicidad

Las réplicas podrían alcanzar magnitud 7 en Chile según expertos

Las réplicas podrían alcanzar magnitud 7 en Chile según expertos

Chile aún no se recupera del devastador terremoto, cuando expertos advirtieron que las réplicas podrían ser de gran magnitud.

Estar preparados

CONCEPCION, Chile - Chile aún no se recupera del devastador terremoto de hace casi una semana cuando sufrió sobresaltos por fuertes replicas el viernes y una reconocida sociedad de geólogos advirtió que los remezones podrían superar en el futuro los siete grados de magnitud.

Sigue en vivo la teletón Chile Ayuda a Chile aquí

La Sociedad Geológica de Chile dijo en un comunicado el viernes que en la zona del terremoto ocurrirán numerosas réplicas y "algunas de estas podrían alcanzar magnitudes importantes, incluso superiores a siete, aunque en ningún caso similares al terremoto principal" de 8,8 que sacudió el centro sur chileno el 27 de febrero.

"Es necesario que autoridades y ciudadanía estén preparados para enfrentar problemas tales como el potencial colapso de infraestructura dañada o deslizamientos de terrenos en zonas debilitadas", agregó la Sociedad, un reconocido foro de científicos chilenos.

La Sociedad además pareció sumarse a las críticas de descoordinación, hechas por gremios médicos y sectores de la población golpeada por el terremoto.

En algunas poblaciones hubo queja que hasta cuatro días después del sismo no habían recibido ayuda de alimentos y agua, mientras el ejército llegó a la zona después de ocurridos los saqueos de comercios.

publicidad

Falta de coordinación

El teniente coronel del ejército, Antonio Besamat, del comando de operaciones terrestres y en Concepción, dijo que fueron llamados por el gobierno 24 horas después del terremoto y cuando los saqueos habían comenzado.

Recientes catástrofes y el terremoto del sábado pasado "han demostrado la necesidad de una mejor coordinación entre las autoridades, las dispersas agencias del Estado y la comunidad científica", agregó la Sociedad.

Concepción, localidad de la provincia de Bío-Bío y con más de un millón de habitantes, ha vivido réplicas de hasta 6.0 y 6.6. La gente en Concepción salió apresurada de los edificios, vestida en pijamas y sin zapatos. No se informó de víctimas o nuevos daños.

Aunque no se han dado detalles sobre el total de activos devastados, la ministra de Vivienda, Patricia Poblete, afirmó que 500,000 viviendas fueron destruidas, pudiendo elevarse la cantidad a más de un millón, y dejando a unas dos millones de personas damnificadas.

El embajador de Chile en las Naciones Unidas, Heraldo Muñoz, aseguró en la sede del organismo en Nueva York, que se calcula que la reconstrucción "le costará a Chile unos $30,000 millones".

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el producto interno bruto de Chile al 2008, cifras más recientes, era de unos $172,650 millones.

El subsecretario del Interior Patricio Rosende presentó el viernes un informe de la situación a siete días de la catástrofe y señaló que la prioridad es la vacunación contra la hepatitis y el tétano en todos los servicios de salud de la zona afectada.

La armada informó la remoción de su cargo del comandante Mariano Rojas al frente del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) por entregar un informe sobre el tsunami que no permitió interpretar claramente si se debía ordenar un alerta. Fue reemplazado por el comandante Patricio Carrasco.

Amenazas a la salud

Mientras tanto, montañas de escombros y toneladas de pescado podrido han convertido a las poblaciones costeras sacudidas por el sismo y el subsiguiente tsunami en focos de infección, advirtieron los médicos.

Mientras los chilenos hacían fila el viernes para recibir inyecciones contra el tétano y la hepatitis en el primer día de una campaña masiva de vacunación, los médicos indicaron que los casos de diarrea aumentan debido a que la gente bebe agua sin purificar y cada vez más pacientes sufren heridas al caminar entre los escombros y restos del sismo.

"Seguimos necesitando agua, sistemas eléctricos, un sistema viable de alcantarillado. Necesitamos limpiar el pescado que se pudre en las calles. Necesitamos retretes portátiles con dispendio químico, y cuando comience a llover, la gente que vive en carpas se mojará y enfermará", dijo el alcalde de Talcahuano, Gastón Saavedra, cuya ciudad portuaria resultó muy dañada por el sismo y el tsunami.

publicidad

Además, el gobierno encara otros problemas de salud. El saqueo de las farmacias provocó escasez de medicamentos para la gente que sufre de diarrea, hipertensión y dolencias psíquicas, y 36 hospitales resultaron extensamente dañados o destruidos por el sismo.

Chile dijo que más de una decena de sus hospitales de campaña civiles y militares funcionaban el viernes, y hospitales móviles de otra media docena de países iniciaron sus labores o están a punto de hacerlo : una situación inusual para un país que envía equipos de ayuda y rescate a diversos lugares del mundo.

Empero, la mayoría de las unidades extranjeras no atendían a nadie una semana después del desastre. Chile insistió que las naciones donantes deben coordinar primero su actuación con las autoridades del sistema público de salud.

Quejas médicas

Luis Ojeda, un doctor español que trabaja con Médicos sin Fronteras, dijo que su equipo llegó el lunes pero sigue aguardando las instrucciones de Chile sobre el lugar en que debe quedar emplazado.

Doctores peruanos y del grupo Médico Sin Fronteras se quejaron el viernes que desde hace días esperan instrucciones de las autoridades locales para comenzar a trabajar, en retardos atribuidos a falta de coordinación.

"No podemos dar un paso adelante sin que la autoridad regional nos indique", dijo a la AP el doctor peruano Feliz Cipacti.

publicidad

Los peruanos, que llegaron la noche del martes a Santiago y se instalaron en Concepción el miércoles, están intentando comenzaron a trabajar en su hospital de campaña, dijo el jefe de la oficina de atención de emergencias de Perú Carlos Malpica.

El médico, que encabeza una delegación de 21 profesionales, informó que el hospital de campaña tiene tres salas de operaciones, 20 camas para hospitalizaciones y otras ocho para internos críticos.

"Nos someteremos a la autoridad local", dijo Malpica, al destacar que si bien viene por un período de dos meses, renovables, pueden permanecer más tiempo si así lo decide Chile. El personal médico podrá ser renovado cada 15 días, agregó.

No los dejan ayudar

Pero la aparente falta de coordinación provocaba que lugareños que se acercaban al hospital de campaña fueran rechazados simplemente porque aún carecen del permiso oficial.

Las autoridades chilenas no se pronunciaron de inmediato sobre cuáles eran las razones para tal demora.

En una sección del hospital regional, en el centro de Concepción, el doctor español Luis Ojeda, parte de un equipo de cinco doctores de Médicos Sin Fronteras que llegaron el lunes a Concepción, destacó que aún esperan que las autoridades chilenas les asignen una zona de la ciudad o qué tareas desempeñar.

publicidad

"Este es un país atípico", dijo Ojeda asegurando que si estuviera en Africa, por ejemplo, ya estarían trabajando con la gente.

En Chiguayante el equipo de Médicos Sin Fronteras, indicó Ojeda, vieron a gente tomando agua sin hervir y dicen que ya los centros de salud están recibiendo a niños con diarrea. Hay más doctores de MSF en Santiago y en Talca.

Inminentes enfermedades

Además, médicos chilenos advirtieron que debido a la falta de agua se pueden presentar casos de deshidratación, tanto como diarreas productos de alimentos cocinados en precarias condiciones, además que la falta de insumos puede complicar a personas que padecen dolencias de los riñones y diabetes.

El médico nefrólogo Rodrigo Muñoz resaltó que como farmacias en la zona están cerradas o han sido saqueadas, los diabéticos están expuestos a riegos, tanto como aquellos que precisan diálisis porque el agua que usa la maquina para tal proceso debe ser purificada y actualmente carecen de ella.

"En general pueden haber problemas respiratorios aunque el clima ha estado bueno", aseguró dijo José Venegas, un médico que llegó a esta localidad hace tres días desde la norteña ciudad de Antofagasta junto a 30 colegas y para ayudar en la atención de personas.

"Las diarreas son una cosa esperable", agregó. "Pero hay bastante educación de la gente y sabe que debe hervir el agua".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad