publicidad

La mazorca chilena de maíz se convierte en arena para mascotas

La mazorca chilena de maíz se convierte en arena para mascotas

El residuo orgánico de las mazorcas de maíz es aprovechado por una empresa chilena que tritura el deshecho del cereal y lo convierte en arena para mascotas.

La mazorca chilena de maíz se convierte en arena para mascotas 35e8c2846...

SANTIAGO DE CHILE - El residuo orgánico de las mazorcas de maíz es aprovechado por una empresa chilena que tritura el deshecho del cereal y lo convierte en arena para mascotas, productos para pulir metales e incluso aditivos para la perforación petrolífera.

¿Cómo cuidas a tu mascota? Opina en los Foros.

El padre de la idea es Raúl Maffei, un ingeniero agrónomo de 38 años que estudió las propiedades de las mazorcas y en 2010 creó la primera planta sudamericana de reciclaje de los restos del maíz.

"De la coronta (mazorca) se aprovecha todo y cada parte se utiliza en distintos mercados. Producimos desde base sanitaria para gatos hasta abrasivos, pasando por arenilla y suplementos alimentarios", explica Maffei a Efe.

publicidad

Su proyecto se forjó durante los ocho años que trabajó en la industria chilena de este cereal.

Maffei estudió las propiedades de los residuos de las mazorcas y descubrió que en Estados Unidos ya había dos empresas que trituraban los restos de maíz para convertirlos en materia prima para transformaban en diversos productos.

Entonces entró en contacto con una de ellas y siguió ahondando en el proyecto de la planta de reciclaje en Chile.

El ingeniero agrónomo ideó una máquina para secar la mazorca, separar las partes y transformar la baya alargada y aparentemente sin valor en arena para absorber líquidos o pulir la chapa metálica de los autos.

"La energía que utilizamos para secar la coronta (zuro) funciona con biomasa generada a partir del mismo polvo de las corontas. Lo único que necesitamos es electricidad. Además, no vertimos ningún deshecho", subraya.

El fundador de Agricob decidió instalar la planta de producción en San Francisco de Mostazal, a 80 kilómetros de Santiago, una zona donde se ubican buena parte de las plantaciones de la gramínea más cultivada en Chile, según el Instituto Nacional de Estadística.

"La industria semillera de choclo (maíz) está muy desarrollada en Chile, de manera que se producen muchas corontas que nosotros aprovechamos", señala Maffei.

Además, con la venta de los restos de las mazorcas los agricultores obtienen un beneficio económico adicional a "algo que antes carecía de valor".

Todo es utilizado

En el exterior de la planta de reciclaje se acumulan 8.000 toneladas de mazorcas secas provenientes de los productores de la zona que son procesadas y generan veinte toneladas diarias de compuesto listo para ser comercializado.

"Todo lo que llega acá se procesa y se convierte en algo útil para el mercado", asegura.

Entre los productos que se elaboran destaca una arena abrasiva que utilizan las compañías mineras de Chile para eliminar el óxido que se acumula en la carrocería de los camiones.

Pero sus perspectivas de crecimiento no se limitan sólo al mercado chileno, ya que aproximadamente un 30 % de la facturación de la empresa proviene de las exportaciones.

"Ya tenemos distribuidores en Inglaterra y Brasil y también ventas puntuales en Australia, Turquía, Perú y Argentina. En el futuro pensamos seguir avanzando en nuevos mercados", asegura con optimismo este emprendedor chileno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad