Noticias

La comunidad internacional envía sus condolencias a Chile

Uno de los primeros en tender su mano fue EEUU, quien ofreció su apoyo además de transmitir sus condolencias.
2 Abr 2014 – 2:20 PM EDT


El fuerte sismo de 8.2 que sacudió a Chile generó la alerta mundial. Diversos gobiernos le han expresado su pesar a la nación sudamericana al mismo tiempo que le ofrecen su ayuda para lo que necesitaran de primera mano.

Uno de los primeros en tender su mano fue Estados Unidos, quien ofreció su apoyo además de transmitir sus condolencias.

"Estamos con Chile tras el terremoto y extendemos nuestras condolencias a las familias que han perdido a sus seres queridos", indicó en su Twitter el vicepresidente de EEUU, Joe Biden.


Estados Unidos "está listo para ayudar", comentó por su parte en un comunicado enviado a Efe Jonathan Lalley, un portavoz adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Lalley destacó la colaboración bilateral existente en materia de preparación y respuesta ante desastres naturales, y detalló que "expertos" estadounidenses permanecen "en estrecho contacto" con las autoridades chilenas.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo que llamó a su colega de Chile, Michelle Bachelet, para ofrecerle ayuda por el terremoto y ya envió energía eléctrica para la zona afectada.


En un acto en la sede del Ejecutivo, Fernández expresó su "solidaridad con la desgracia y el momento que esta atravesando la hermana República de Chile".

Fernández precisó que su país ya comenzó a enviar al norte de Chile, a través de la provincia argentina de Salta, 400 megavatios de electricidad para auxiliar a las poblaciones chilenas que se quedaron sin energía a raíz del fuerte sismo.

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, trasladó su pesar a todos los chilenos por las seis víctimas mortales.

Según un comunicado oficial, Rajoy puso a disposición de Bachelet los recursos disponibles de España para atender las necesidades que se presenten en Chile.

Además, transmitió a la mandataria chilena "todo el apoyo y la solidaridad" de España.


El presidente de Perú, Ollanta Humala, ofreció el apoyo de su Gobierno para el rescate y ubicación de personas, así como el envío de material de ayuda o lo que se considere necesario.

Humala hizo llegar a Bachelet sus condolencias y solidaridad al pueblo chileno, según indicó un comunicado de la Secretaría de Prensa de la Presidencia de la República.

Además, el mandatario peruano ha dispuesto que los ministros de Estado realicen una rápida evaluación de los daños ocasionados por el sismo en las ciudades de Tacna, Moquegua y Arequipa, para proceder a su reparación.

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) informó en un comunicado que el movimiento telúrico dejó 9 personas heridas leves, 7 viviendas afectadas, 1 templo colapsado y el servicio eléctrico afectado en las regiones de Tacna, Moquegua y Arequipa, el cual se restablece paulatinamente en las últimas horas, según un balance preliminar.

Humala también "ha ordenado que la Policía Nacional refuerce sus acciones en la frontera del sur, en vista de la masiva fuga de internos del penal de Iquique que podrían pretender ingresar ilegalmente a territorio peruano".


La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, manifestó su solidaridad para con los damnificados y anunció la disposición de su Gobierno a ofrecer la ayuda necesaria.

"Envío mi solidaridad a Chile, afectado por un grave terremoto anoche", dijo la jefe de Estado de Brasil en su cuenta en Twitter.

La mandataria agregó que el Gobierno brasileño "se pone a disposición de nuestros hermanos chilenos en lo que sea posible".

El sismo de 8.2 grados de magnitud que sacudió el norte de Chile, ocurrido a las 23.46 GMT del martes, tuvo su epicentro bajo el mar, al suroeste de la ciudad de Iquique.

El temblor causó incendios y obligó a las autoridades a evacuar unas 900 mil personas hacia zonas altas en seis localidades de la zona afectada por una alerta de tsunami, que ya fue levantada. Al menos seis personas murieron.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, decretó zona de catástrofe en las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá, y ordenó el control militar de las zonas más afectadas para garantizar la seguridad.

RELACIONADOS:NoticiasAmérica Latina
Publicidad