publicidad

Iglesia propuso diálogo para solucionar crisis en Honduras

Iglesia propuso diálogo para solucionar crisis en Honduras

La iglesia católica de Honduras lanzó una propuesta de diálogo para solucionar la crisis política que afecta al país.

Esperanzas

TEGUCIGALPA - La iglesia católica lanzó una propuesta de diálogo para la crisis política, mientras seis legisladores brasileños iniciaron reuniones para conocer la situación en la embajada de su país, donde se encuentra refugiado el depuesto presidente Manuel Zelaya desde el 21 de septiembre.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

"Esperamos contribuir a una distensión", dijo el diputado brasileño Ivan Valente. Opinó que la situación en Honduras es "compleja".

Consideró que Brasil "no tenía opción en dar asilo al presidente Zelaya, porque es el presidente constitucionalmente electo de Honduras". Asimismo, apuntó que "la embajada fue agredida con gases tóxicos y esperamos que no vuelve a ocurrir... eso es muy grave", dijo.

Los congresistas se reunían el jueves con autoridades del órgano judicial y de los derechos humanos y posteriormente irán a la sede diplomática para verificar la situación de sus compatriotas.

Zelaya, derrocado por un golpe de Estado militar el 28 de junio, llegó hace nueve días sorpresivamente a Tegucigalpa y se refugió en la embajada brasileña donde aguarda ser reinstalado en el cargo por gestiones de la comunidad internacional, que lo respaldan.

"Acuerdo de Tegucigalpa"

Por su parte la Iglesia Católica, que había visto desde la distancia la crisis política lanzó una propuesta de diálogo en un intento por acercar las posiciones entre Zelaya y el mandatario de facto Roberto Micheletti.

publicidad

La iniciativa plantea conformar una mesa de diálogo a la que denominó "Acuerdo de Tegucigalpa", en un esfuerzo por encontrar una salida a la crisis.

El Obispo Juan José Pineda propuso que el diálogo se realice en Tegucigalpa. La iniciativa consiste en que Micheletti y Zelaya nombren cada uno a dos o tres representantes y con la participación de dos mediadores, uno de Honduras y otro que a su juicio puede ser el canciller y vicepresidente panameño Juan Carlos Varela, busquen una salida a la crisis.

"Queremos pegarle este empujoncito a los actores", apuntó Pineda. Precisó que el punto de partida sería el acuerdo de San José. "Creemos que tenemos que buscar una solución hondureña, nosotros los hondureños somos capaces", dijo.

Cesar Cáceres de la oficina de prensa de la presidencia dijo que de momento no ha habido una reacción de Micheletti en torno a la propuesta de la iglesia.

Pero el líder del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, Juan Barahona, acusó a la iglesia católica de "estar aliada a los golpistas".

"Estamos dispuestos a participar en cualquier diálogo que surja al respecto y que sea correcto. Sin embargo, la cúpula de la iglesia Católica está totalmente comprometida con los golpistas, está parcializada a favor de ellos, y eso nos hace perder la confianza en esa religión... y donde no hay confianza, no se ven frutos".

Reiteró que los partidarios de Zelaya establecen "dos condiciones fundamentales" para que haya un diálogo en favor de la paz hondureña: la restitución inmediata de su líder y la convocatoria al pueblo a una Constituyente para reforma la ley fundamental del país. "Y esos son puntos que no negociamos", subrayó Barahona.

Misión de la OEA

Honduras también se prepara para recibir el viernes una misión de avanzada de la Organización de los Estados Americanos (OEA) con la finalidad de preparar la posterior visita de una comitiva de cancilleres y el secretario general de la organización, José Miguel Insulza.

Los cancilleres e Insulza llegarían a Honduras el 7 de octubre.

La OEA dijo en un comunicado que la misión de avanzada será encabezada por el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Víctor Rico, a quienes se sumará en Tegucigalpa John Biehl, asesor de Insulza y quien se reunió la noche del miércoles con Zelaya en la embajada brasileña.

Avanza "racionalidad"

Biehl, destacó la "racionalidad" que poco a poco se impone para buscar una salida a la crisis política del país centroamericano.

"Hay un poquito menos de emocionalidad y un poquito más de racionalidad", afirmó Biehl en declaraciones a la edición digital del diario El Mercurio, tras reunirse con Zelaya, y con sectores del Gobierno de facto.

publicidad

"(Zelaya ) me hizo entrega de una carta en la que reafirma absolutamente su voluntad de participar en un diálogo real y efectivo. También he tenido una respuesta similar, muchísimo más constructiva que antes, por parte del sector del Gobierno de Micheletti", aseguró el diplomático chileno.

El representante del organismo interamericano se encuentra en Honduras desde el pasado domingo y es el único de los cinco diplomáticos de la OEA que permanece en el país, después de que el resto de funcionarios fueran deportados por el Gobierno de Micheletti.

El diplomático reiteró que la mejor salida al conflicto del país centroamericano es entablar una mesa de diálogo apoyada y vigilada por los cancilleres y el secretario general de la OEA.

"No puede ser un diálogo eterno. No puede ser un diálogo que sea confundido con una estrategia para prolongar las cosas; tiene que ser un diálogo guiado a cosas concretas. De otra manera, no va a ser acompañado por los cancilleres, ni por la OEA", subrayó.

El funcionario agregó que en Honduras "hay un miedo muy cierto de ambos bandos de que esto pueda desembocar en una violencia que este país no ha conocido en muchísimos años".

Además, calificó de "situación inédita y absolutamente inesperada" el retorno al país de Zelaya, quien pidió asilo a la embajada brasileña, aunque indicó que "no hay nada que pueda indicar" que fue una acción planificada con el Gobierno de Brasil.

publicidad

"Este problema le pudo haber pasado a cualquier embajador, que se le presente de repente un presidente que ha sido sacado del país y pida asilo", dijo Biehl.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad