publicidad
 Neyis Mosquera, ex jefa de las FARC confesó crímenes.

Ex jefa de FARC confesó más de 218 crímenes en Colombia

Ex jefa de FARC confesó más de 218 crímenes en Colombia

La ex jefa de las FARC Elda Neyis Mosquera, ha confesado más de 218 homicidios, secuestros y ataques.

 Neyis Mosquera, ex jefa de las FARC confesó crímenes.
 Neyis Mosquera, ex jefa de las FARC confesó crímenes.

Testimonio voluntario

BOGOTA - La ex jefa guerrillera colombiana Elda Neyis Mosquera, que ejerce como gestora gubernamental de paz desde que desertó de las FARC, ha confesado más de 218 homicidios, secuestros y ataques, dijeron en Bogotá fuentes judiciales.

"Karina", alias de la ex rebelde, admitió su participación en esos numerosos casos durante una diligencia de versión libre (testimonio voluntario) que ha rendido ante un fiscal de la Unidad Nacional para la Justicia y la Paz en Medellín (noroeste).

La Fiscalía General precisó en un comunicado que los hechos delictivos que la mujer ha confesado fueron cometidos en regiones de Antioquia, Caldas y Quindío, departamentos en los que actuaba la facción rebelde que Mosquera tenía bajo su mando.

publicidad

Desertó en 2008

Mosquera fue comandante del frente 47 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hasta meses antes de que desertara de la organización, en mayo de 2008.

La mujer, única en llegar al mando de un frente en las FARC y por entonces entre los jefes rebeldes más buscados en Colombia, se entregó ante agentes del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia estatal) en una zona rural del oeste del país.

Gestora de paz

La deserción fue negociada con el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010), que la designó como gestora de paz, decisión que causó polémica.

Según indicó la fiscalía, "Karina" ha admitido la participación de su frente y de ella en cruentos asaltos a localidades de las regiones en las que actuaba, así como de los asesinatos de 27 ex rebeldes del disuelto Ejército Popular de Liberación (EPL).

Este grupo se desmovilizó en 1991, en virtud de un acuerdo de paz con el Estado, y sus miembros se constituyeron en el movimiento político Esperanza, Paz y Libertad, con la misma sigla de la antigua guerrilla.

Los ex guerrilleros fueron asesinados en 1994 en fincas bananeras de la región de Urabá (noroeste) en las que trabajaban.

Casi un año después de entregarse, el mando central de las FARC sostuvo en un comunicado que ella "llevaba seis meses desertada de la organización al momento de su entrega, después de haber sido degradada por su conducta personal disoluta y su proceder arbitrario en el trato con los guerrilleros, comportamiento contrario a las normas internas de las FARC-EP (Ejército del Pueblo)".


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad