publicidad

Disturbios en Honduras aumentaron, hay al menos 15 personas heridas

Disturbios en Honduras aumentaron, hay al menos 15 personas heridas

Fuerzas policiales cargaron y lanzaron gases lacrimógenos contra seguidores del depuesto presidente Manuel Zelaya.

Exigen restitución de Zelaya

TEGICUGALPA - Al menos 15 personas resultaron heridas el lunes durante los enfrentamientos entre los seguidores del depuesto presidente Manuel Zelaya y las fuerzas armadas y policiales, que dispersaron a los manifestantes y lograron el control total de los tres accesos a a casa presidencial.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureñosSe vive un caos político en Honduras luego de que las fuerzas policiales cargaron y lanzaron gases lacrimógenos contra varios cientos de seguidores Zelaya, que se manifiestan desde el domingo frente a la Casa Presidencial en Tegucigalpa.

Con el apoyo de dos helicópteros, desalojaron varios piquetes que interrumpían el acceso a la sede de Gobierno y han detenido a un número indeterminado de personas que organizaciones sociales cifran en alrededor de una treintena.

Alrededor de dos centenares de agentes desalojaron a miembros de agrupaciones de la sociedad civil, en los primeros incidentes de importancia desde que el presidente Zelaya fuera sacado por la fuerza de la Presidencia y del país, el domingo.

Reforzaron seguridad en casa presidencial

Varias personas tuvieron que ser enviadas a centros de salud debido a los gases y por la carga policial, aunque hasta el momento en número reducido, según pudo constatar Efe.

Tras la carga, al menos ocho camiones del Ejército ingresaron al predio de la Casa Presidencial para aumentar la vigilancia dentro y en los alrededores al lugar.

publicidad

Poco antes se habían producido escaramuzas entre los seguidores de Zelaya y la Policía que habían dejado 27 detenidos, según indicó a Efe el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), Andrés Pavón.

Pavón denunció que al menos doce estudiantes identificados y al menos quince taxistas fueron detenidos en la operación policial.

Los manifestantes habían pasado la noche en vigilia en el lugar a pesar del toque de queda decretado por Roberto Micheletti, quien fue nombrado el domingo pro el Parlamento en sustitución de Zelaya.

El acceso sur hacia el recinto presidencial, una zona de restaurantes, bancos y hoteles, quedó con abundantes neumáticos quemados, y al menos una docena de edificios mostraban ventanales rotos.

El socorrista Cristian Vallejo de la Cruz Roja dijo a AP que su unidad había trasladado a 10 heridos, en su mayoría por balas de goma. Un fotógrafo de AP vio a otros cinco heridos en otro de los accesos.

Miles de manifestantes

Los reporteros observaron que los militares y policías lograron dispersar a unos 3,000 manifestantes que protestaban por el golpe de estado a Zelaya y tomaron el control total de cada uno de los tres accesos al palacio presidencial, con la custodia de unos 100 soldados en cada uno de ellos.

Las autoridades utilizaron gases lacrimógenos y camiones que disparan chorros de agua, mientras los manifestantes lanzaron piedras y botellas contra los uniformados.

El presidente designado en Honduras hizo un llamado el lunes para resistir las presiones internacionales que buscan reinstalar al depuesto mandatario por un golpe de Estado.

Rechazan 'golpe de Esado'

"Aquí no hubo golpe de Estado porque los hondureños siguen regidos por la Constitución, a la que el anterior gobierno quiso reformar sin ningún fundamento y de manera ilegal", dijo el presidente designado Roberto Micheletti a la radioemisora HRN.

"Respetamos a todo el mundo y sólo pedimos que nos respeten, y nos dejen en paz porque el país se encamina a elecciones generales libres y transparentes en noviembre", agregó.

El presidente estadounidense Barack Obama dijo el lunes que la destitución de Manuel Zelaya "no fue legal" y que el ahora desterrado mandatario sigue siendo legalmente "el presidente de Honduras".

Piden respetar 'nuevo gobierno'

Micheletti ingresó a la Casa Presidencial por una puerta posterior, sin que se dieran cuenta los manifestantes. Luego procedió a juramentar a su gabinete de gobierno. Designó como nueva ministra de Finanzas a Gabriela Núñez y ratificó el cargo al coronel Jorge Rodas, como ministro de Seguridad. Nombró de vicecanciller a Martha Lorena Casco y de Secretario de Prensa a René Zepeda.

"A esos protestantes les digo que tienen el derecho a protestar, pero que lo hagan en paz... si ellos golpean a un soldado, éstos actuarán", advirtió.

publicidad

La capital y las principales ciudades del país continuaban con apagones, mientras han sido desconectados de los sistemas privados de cable algunos canales de la televisión internacional. Seguía vigente un toque de queda desde las 21:00 hasta las 06:00 horas locales.

Micheletti fue designado el domingo por el congreso para concluir en enero del 2010 el mandato de Zelaya, a quien soldados arrestaron la víspera a punta de pistola y lo pusieron en un avión que lo llevó a Costa Rica, vestido con su pijama.

Los poderes judicial y legislativo decidieron deponer a Zelaya debido a que consideraron ilegal la pretensión del mandatario de llevar a cabo una consulta popular para que la población definiera si en las elecciones de noviembre se ponía una urna para convocar a una constituyente.

Zelaya participaba el lunes en Managua en reuniones de los presidentes de Centroamérica, de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de las Américas (Alba) y del Grupo de Río, que buscan la reistalación del mandatario.

Las fuerzas armadas, según el nuevo gobierno, sólo cumplieron una orden judicial para llevar a cabo ese acto en contra del ex gobernante.

Los militares, que no se han pronunciado sobre la situación en el país, se mantuvieron 18 años en el gobierno entre 1956 y 1982 en Honduras luego de derrocar a tres presidentes elegidos democráticamente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad