publicidad

Cuba abre la puerta a Latinoamérica y recibió a cinco presidentes en 42 días

Cuba abre la puerta a Latinoamérica y recibió a cinco presidentes en 42 días

En las últimas seis semanas, han pasado por la isla cinco mandatarios de la región con un mensaje de unidad e interés.

Esperan más visitantes

LA HABANA - El presidente cubano, Raúl Castro, ha empezado a cosechar este año los frutos del espaldarazo que Latinoamérica le dio en 2008 y, en las últimas seis semanas, han pasado por la isla cinco mandatarios de la región con un mensaje de unidad política e interés en la cooperación económica.Después de que el general Castro realizara su primer viaje al exterior como gobernante, primero a Caracas y luego a las cumbres regionales de diciembre pasado en Brasil, La Habana ha recibido a una procesión de mandatarios de América Latina con agendas similares y unánime condena al bloqueo estadounidense a Cuba.

publicidad

En enero llegaron los presidentes de Panamá, Martín Torrijos; Ecuador, Rafael Correa, y Argentina, Cristina Fernández, y en lo que va de febrero ya han pasado por La Habana los de Chile, Michelle Bachelet, y Guatemala, Álvaro Colom.

En fecha aún no fijada se espera al de México, Felipe Calderón, y se baraja la visita del hondureño, Manuel Zelaya, para marzo.

El desfile presidencial, sin precedentes en Cuba, ha marcado el comienzo de un año en el que se celebra medio siglo de la revolución liderada por Fidel Castro y que, además, da inicio a una nueva etapa para la isla dentro del escenario regional.

'Gran estrella' en Brasil

En diciembre, la Cumbre de América Latina y el Caribe celebrada en Brasil condenó el embargo económico y comercial que Washington aplica a la isla desde 1962, al tiempo que el Grupo de Río dio la bienvenida oficial a Cuba, convertida en el miembro número 23 de ese mecanismo político regional.

Raúl Castro sorprendió como gran "estrella" en Brasil, donde sostuvo varias reuniones bilaterales, asistió a foros públicos, dio entrevistas y fue arropado por el gobernante anfitrión, Luiz Inácio Lula da Silva, que había estado en la isla dos veces en 2008, en enero y octubre.

De vuelta a La Habana, Raúl Castro encabezó los actos del cincuenta aniversario de la revolución el 1 de enero y tres días después recibió a Torrijos, el primero del desfile.

Correa acompañó al general Castro al acto que recordó la entrada triunfante de su hermano Fidel en La Habana el 8 de enero de 1959 y manifestó su esperanza en que el nuevo mandatario estadounidense, Barack Obama, ponga fin al bloqueo a Cuba.

La condena del embargo fue expresada también por las presidentas de Argentina y Chile, que abogaron además por una mayor colaboración económica entre sus países y la isla.

Alto grado de desarrollo

"Si con todas estas dificultades, si con un cerco comercial del que no se conoce historia en el mundo, (los cubanos) han podido alcanzar este grado de desarrollo tecnológico y sanitario, cuánto más podrán hacer cuando algunas barreras definitivamente se derrumben", dijo Cristina Fernández al clausurar un foro de empresarios.

La mandataria chilena manifestó, por su parte, el interés de su país en encontrar "nuevas oportunidades" y "ampliar y profundizar" el comercio bilateral, también en un seminario empresarial.

Sin embargo, en ninguna de las visitas fueron suscritos acuerdos de peso económico significativo.

Bachelet hizo la primera visita oficial a Cuba de un gobernante chileno desde 1972, cuando llegó Salvador Allende, y resultó la más polémica del año debido a un artículo publicado por Fidel Castro a favor de Bolivia en el contencioso marítimo que tiene con Chile.

publicidad

La presidenta chilena llegó precedida de otra polémica por no reunirse con disidentes cubanos -decisión que compartieron sus colegas- y abandonó la isla en medio de la controversia causada por el artículo de Castro.

'Integración inclusiva'

Sobre las críticas a la visita, el canciller chileno, Alejandro Foxley, explicó a Efe que hay que verla como parte de "una política del conjunto de las naciones latinoamericanas de procurar una integración inclusiva en que estén todos los países, respetándose un principio fundamental, que es el principio de la diversidad".

Por su parte, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, opinó que la concurrencia de tantos colegas a Cuba evidencia "el aumento de la armonía entre los pueblos americanos" y, al tiempo, muestra el "apoyo" y "solidaridad" con la isla.

Colom, que llegó a Cuba con la Orden del Quetzal para entregársela personalmente a Fidel Castro, sufrió la misma suerte que Torrijos y Correa y no pudo reunirse con él.

El líder cubano, de 82 años, aunque no aparece en público por una enfermedad intestinal desde julio de 2006, recibe ocasionalmente a visitantes ilustres, pero este año solo accedió a conversar y tomarse fotos con Fernández y Bachelet por ser "damas".

El general Raúl Castro lo explicó hoy así a periodistas, argumentando que su hermano "no puede recibir a todos los presidentes".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad