publicidad

Clinton dijo a los haitianos: 'estaremos aquí hoy y mañana'

Clinton dijo a los haitianos: 'estaremos aquí hoy y mañana'

La secretaria de Estado de EU prometió a los haitianos en su visita del sábado que la ayuda será duradera.

'Mejor en el futuro'

PUERTO PRÍNCIPE - La secretaria de Estado Hillary Clinton prometió el sábado que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a Haití, devastado por el terremoto "hoy, mañana y en el futuro".

Si quieres obtener información sobre cómo  ayudar a las víctimas del terremoto en Haití, envía la palabra HAITI como mensaje de texto al 88688. Recibirás en tu celular información sobre ayuda y donativos dirigidos a los afectados por el terremoto. También puedes llamar al 1-800-842-2200.

Opina sobre la tragedia en Haití

"Estamos aquí invitados por su gobierno para ayudarlos", Clinton dijo en una conferencia de prensa luego de reunirse con el presidente René Preval en la base de operaciones de ayuda en Puerto Príncipe.

"Como el presidente (Barack) Obama dijo, estaremos aquí hoy, mañana y en el futuro", agregó.

Dirigiéndose directamente al pueblo haitiano, Clinton declaró: "Ustedes han sido puestos a prueba de manera terrible, pero sé que Haití puede volver a levantarse y ser más fuerte y mejor en el futuro".

"Quiero garantizarle al pueblo de Haití que Estados Unidos es su amigo, un socio y un simpatizante, y que trabajaremos con su gobierno y bajo la dirección del presidente (haitiano, René) Preval para ayudarle de toda manera posible" dijo la secretaria de Estado en una conferencia de prensa celebrada en el aeropuerto de Puerto Príncipe, la capital haitiana.

publicidad

Sin intromisión

Sus declaraciones parecían combatir cualquier idea de una participación demasiado intrusiva de los estadounidenses tras el paso del terremoto, y a la vez le aseguró a los haitianos que la misión humanitaria será sostenida todo el tiempo que sea necesario.

La funcionaria llegó a bordo de un avión de la Guardia Costera, con un cargamento de ayuda de emergencia, que incluye agua en botella, alimento empaquetado, jabón y otros suministros.

La máxima representante de la diplomacia estadounidense se reunió con Preval y hablaron sobre las prioridades del gobierno: restaurar los servicios de telecomunicación, electricidad y transporte.

"Además, acordamos que trabajaremos de manera conjunta para alcanzar esas metas", indicó Clinton, quien agregó que el domingo ella y Preval buscarán emitir un comunicado "en el que fijaremos nuestra intención de cooperar".

Clinton es la funcionaria estadounidense de más alto rango en llegar a la nación caribeña luego del terremoto de magnitud 7.0 ocurrido el martes.

Reunión con Preval

El presidente René Preval reiteró el sábado el balance tentativo de al menos 50,000 muertos, 250,000 heridos y 1.5 millones de sin techo.

Al hacer comentarios ante los periodistas, Preval dijo que le animaba ver que los ex presidentes de Estados Unidos Bill Clinton y George W. Bush se unieron con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca más temprano a fin de hacer un llamado conjunto para que se brinde ayuda internacional para Haití.

El primer ministro, Jean-Max Bellerive indicó por su parte el mismo día que más de 25,000 cuerpos habían sido sepultados.

Antes de su llegada a Haití, a Clinton le preguntaron los periodistas qué esperaba lograr al reunirse con Preval. La secretaria de Estado dijo que deseaba "escucharlo, estar seguros que podremos responder de la manera como se nos necesite".

Las autoridades haitianas calculan que el terremoto pudo haber matado más de 100.000 personas.

También se reunió con funcionarios de las Naciones Unidas y con personal estadounidense civil y militar que trabaja en las labores de rescate y ayuda.

Aún habría sobrevivientes

La funcionaria partirá posteriormente con 50 ciudadanos estadounidenses a Kingston, Jamaica, antes del regresar a Washington DC.

Clinton, quien visitó Haití la última vez en abril, llegó acompañada por Rajiv Shah, administrador de la oficina para el Desarrollo Internacional estadounidense, que está actuando como el máximo coordinador de la ayuda norteamericana.

Shah dijo previamente que el principal objetivo todavía es rescatar a los sobrevivientes atrapados.

Shah, que apenas la semana pasada asumió al frente de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), dijo que la ayuda comenzará a circular con más rapidez en los próximos días.

Agregó que había reunido $48 millones en ayuda alimentaria que alcanzarán para dar de comer a los dos millones de damnificados por varios meses y que 100,000 contenedores de 10 litros de agua serán entregados en breve.

publicidad

Sin embargo, también hizo hincapié en las limitaciones logísticas y físicas que obstaculizan el reparto de ayuda.

Víctimas estadounidenses

En tanto, el Departamento de Estado aumentó la cifra confirmada de estadounidenses muertos por el sismo a 15. Dijo que 23 norteamericanos resultaron heridos de gravedad y que tres empleados gubernamentales estadounidenses estaban desaparecidos.

En Miami, el vicepresidente Joe Biden afirmó el sábado que la reconstrucción de Haití después de un devastador terremoto seguirá siendo prioridad para Estados Unidos mucho después que el hecho deje de acaparar las primeras planas.

Biden dijo a dirigentes haitiano-estadounidenses y líderes políticos que Obama "no considera esto como una misión humanitaria con un ciclo de un mes". El vicepresidente visitó el barrio haitiano de Miami antes de viajar a la base aérea de la Florida desde donde se están despachando suministros a Haití.

La secretaria de seguridad nacional, Janet Napolitano, se sumó a Biden en el sur de la Florida, donde vive la comunidad de ascendencia haitiana más numerosa en Estados Unidos.

Contra disturbios

Unos 4,200 militares estadounidenses estaban en Haití o en navíos de la Armada y la Guardia Costera frente a sus costas, informó el Comando Sur la noche del viernes.

Otros 6,300 efectivos llegarán para el lunes para ayudar a distribuir paquetes de ayuda y evitar posibles disturbios.

publicidad

El gobierno estadounidense también reconoció que sus esfuerzos en apoyo en Haití enfrentan grandes obstáculos, aunque prometió acelerar pronto la entrega de agua y otros suministros esenciales.

P.J. Crowley, vocero del Departamento de Estado, dijo que la peor limitación es la imposibilidad de utilizar el principal puerto de la capital haitiana por los daños graves que sufrió. También hay sólo un aeropuerto donde se reciben los envíos de agua, alimentos, medicinas y otros víveres.

La llegada el viernes del portaaviones USS Carl Vinson fue como tener un "segundo aeropuerto", dijo. De inmediato, se comenzó a trasladar agua y otras provisiones a Haití en helicópteros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad