publicidad

Al fin restos de rehén de FARC muerto en cautiverio, en poder de su familia

Al fin restos de rehén de FARC muerto en cautiverio, en poder de su familia

Los restos del mayor de la Policía Julián Ernesto Guevara, secuestrado por las FARC, llegaron por fin a su familia.

Al fin restos de rehén de FARC muerto en cautiverio, en poder de su fami...

Un triste reencuentro

BOGOTÁ - Los restos del mayor de la Policía Julián Ernesto Guevara, secuestrado por la guerrilla de las FARC el 1 de noviembre de 1998 y quien falleció en cautiverio el 20 de enero de 2006, a los 41 años, llegaron este jueves al fin a las manos de su madre, Emperatriz, quien no cedió en su lucha por recuperar a su hijo.

Una comisión humanitaria, encabezada por la senadora Piedad Córdoba, entregó el jueves a la familia los restos del policía.

La entrega de los restos del mayor Julián Guevara cerró una serie de entregas que incluyeron la liberación esta semana de dos militares del ejército vivos, incluyendo uno que estuvo 12 años secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

publicidad

Los restos serán sometidos a pruebas de ADN para ratificar su identidad y se esperan los resultados la próxima semana.

Los restos del policía fueron entregados a la madre Emperatriz Castro de Guevara, y a la hija del oficial, Ana María, en el aeropuerto de Villavicencio, a unos 75 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Objetivo a medias

"Hoy se cumplió el objetivo, mas no era lo que yo quería, que era traerlo vivo y en libertad", dijo la madre.

"Solamente traigo sus despojos para darle cristiana sepultura inmediatamente después que medicina legal realice su examen", agregó. Hizo un llamado a los colombianos a seguir luchando por los otros uniformados que siguen cautivos.

Por su parte, Ana María, destacó que al recibir los restos de su padre empieza "a cerrar un capítulo" en su vida.

"La pesadilla empezó desde el día del secuestro de mi papá... (hoy) termina como no hubiera querido, se llevaron la vida y nos devolvieron la muerte, pero ahora tendré a donde ir a llorar", señaló.

La difícil misión

La comisión, integrada por Córdoba, el obispo Leonardo Gómez y dos delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se trasladó en un helicóptero militar de Brasil, país garante del operativo, al sur del país para recibir los despojos de Guevara.

Al menos cuatro militares brasileños y el obispo cargaron el féretro fuera de la nave. El prelado hizo una breve oración junto a la madre de Guevara, que en lágrimas se abrazó a la congresista y al obispo.

En el sitio de la entrega se realizó "un acto muy conmovedor, se le rindieron honores militares (a Guevara) como un héroe de guerra" por parte de los insurgentes formados en dos filas ante el féretro, dijo Córdoba.

Aseguró que los restos fueron entregados por las FARC en el ataúd de madera marrón claro y que dentro estaba una calavera. Sobre el ataúd había una foto del policía.

Indicó que los rebeldes no le informaron qué tipo de enfermedad provocó la muerte del policía.

Siempre quizo ayudar

Guevara nació el 4 de agosto de 1965 en un hogar conformado por Emperatriz Castro de Guevara y Jorge Guevara Gómez, del cual nacieron 9 hijos. Desde su infancia, según cuenta su mamá, Julián se inclinó por ayudar y servir a los demás y jugaba a ser policía, institución a la que ingresó por voluntad propia.

Luego de cursar los estudios requeridos, Guevara comenzó su carrera en la Policía y, como tal, trabajó en varios sitios del país hasta cuando sus superiores lo trasladaron de Bogotá (1996) a Mitú, capital del selvático departamento del Vaupés (sur).

Allí, el 3 de noviembre de 1998, Guevara cayó en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que atacó el puesto policial en una acción en la que murieron 60 policías y otros 42 fueron secuestrados, tras una incursión con más de 1,500 rebeldes que destruyeron el pueblo lanzando cilindros bomba.

publicidad

A partir de ese momento, Guevara y otros policías y militares pasaron a engrosar la lista de los canjeables, que es como denominan las FARC a un grupo de secuestrados y del que también han hecho parte políticos y extranjeros, entre ellos tres contratistas estadounidenses.

Perdió la salud

En 2002, las FARC permitieron la entrada de una comisión de la Defensoría del Pueblo al lugar en donde los rebeldes tenían confinados a varios de sus secuestrados.

En esa oportunidad, Guevara envió una carta en la que contaba algunas de las enfermedades que comenzaban a aquejarlo.

Durante los diálogos de paz de la Administración del presidente conservador Andrés Pastrana Arango (1998-2002) con las FARC se logró que la guerrilla liberara a 200 personas entre policías y militares, pero entre ellos no estaba Guevara.

Con el paso del tiempo y a través de las pruebas de vida que se conocieron, a Guevara se le comenzó a ver cada vez más disminuido físicamente y las noticias eran más desalentadoras porque los liberados daban cuenta de que su salud empeoraba.

Los últimos días de Guevara, quien era seguidor del equipo Independiente Santa Fe, fueron muy duros, como lo recuerda el también secuestrado Jairo Durán, quien se encargaba de bañarlo, afeitarlo y alimentarlo, pues no podía hacerlo por sus propios medios.

Condicionaban entrega

La muerte del mayor Guevara, grado al que llegó en un ascenso póstumo, se produjo a medidos de enero 2006.

publicidad

El 28 de marzo de 2009, el mando central de las FARC, anunció la devolución de los restos del mayor Guevara "en fecha y lugar" que luego precisarían, "cuando la situación de orden público lo permita".

En esa ocasión, la guerrilla condicionó la entrega de los restos a que se les devolvieran los cuerpos de los jefes guerrilleros alias "Raúl Reyes", muerto en un bombardeo del Ejército colombiano, e "Iván Ríos", asesinado por uno de sus guardaespaldas.

Posteriormente, se conoció que los restos de Guevara se entregarían en el momento en que se produjeran las liberaciones del soldado Josué Daniel Calvo o del sargento Pablo Emilio Moncayo, ocurridas esta semana.

Sin embargo, dicha entrega se retrasó, según las FARC, por los operativos del Ejército en la zona.

Ahora el paso final, para que doña Emperatriz pueda darle cristiana sepultura a su hijo, está en manos del Instituto de Medicina Legal (forense), el cual determinará si los restos corresponden a Guevara, dictamen que se conocerá en un máximo de 10 días.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad