publicidad

Senado aprobó reforma de Salud

Senado aprobó reforma de Salud

El texto deberá ahora combinarse con el aprobado por la Cámara de Representantes antes de convertirse en ley.

Un momento "histórico"

WASHINGTON, D.C. - El Senado aprobó una iniciativa histórica de salud un día antes de Navidad, en una votación que haría posible el legado del presidente Barack Obama y abriría paso a una era de cobertura médica universal en el país.El presidente Barack Obama, que había aplazado el comienzo de sus vacaciones hasta que se lograra la votación, celebró el "histórico" voto a favor de la reforma sanitaria en el Senado.

Estados Unidos está "finalmente listo para cumplir la promesa" de cambiar un sistema con problemas, indicó Obama, quien dijo esperar que la Cámara de Representantes y el Senado lleguen pronto a un acuerdo sobre las dos versiones del proyecto para que él pueda promulgarlo ley.

La votación, que tuvo 60 votos a favor y 39 en contra en una fría mañana, coronó meses de arduas negociaciones y 24 días de debates en el pleno de la Cámara Alta, tras varios fracasos de Congresos anteriores.

El vicepresidente Joe Biden, que por ley es el presidente del Senado, estaba presente cuando 58 demócratas y dos independientes votaron por el sí. Los republicanos rechazaron la propuesta de manera unánime.

"Estamos en un momento histórico", afirmó el líder de la mayoría demócrata en el Senado Harry Reid minutos antes de la votación de un proyecto que busca ampliar la cobertura sanitaria a 30 millones de estadounidenses.

publicidad

Los votos en favor de la iniciativa superaron por mucho la mayoría simple que se requería para su aprobación.

Dos textos que deben combinarse

La iniciativa del Senado debe todavía combinarse con la legislación aprobada por la Cámara de Representantes, antes de que Obama pueda promulgar con su firma una ley en el año que está por comenzar.

Hay diferencias significativas entre las dos medidas, pero los demócratas dicen que han avanzado ya demasiado como para darse el lujo de no encontrar la forma de hacer que coincidan ambos proyectos.

Las dos iniciativas ampliarán el seguro de salud a 30 millones de estadounidenses más.

Victoria Kennedy, viuda del fallecido senador por Massachusetts, Edward Kennedy, quien durante toda su vida en la política buscó una reforma de salud y al que todos recordaron tras la votación, observó la votación desde la galería.

También estaba ahí el representante demócrata John Dingell, el miembro con más años de servicio en la Cámara de Representantes y un defensor de la cobertura universal de salud durante toda su carrera.

"Esta mañana no marca el final de un proceso, sino sólo el comienzo. Seguiremos avanzando a partir de este éxito para mejorar incluso más nuestro sistema de salud", dijo el líder de la mayoría demócrata Harry Reid, antes de la votación. "Pero ese proceso no puede comenzar a menos de que iniciemos hoy... Podría no haber otra oportunidad".

En una conferencia de prensa, unos minutos después, Reid dijo que la votación "nos acerca un paso para hacer realidad el sueño de Ted Kennedy".

Otro demócrata, Max Baucus, quien preside el Comité de Finanzas, dijo que estaba "muy contento por ver que la gente obtendrá la atención a la salud que no podía recibir".

Detalles del plan

La versión definitiva de la reforma sanitaria que manejó el Senado eliminó el establecimiento de un seguro sanitario público, conocido como "opción pública", que compita con el sector privado, una posibilidad que sí contempla el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes.

En su lugar, permite a las aseguradoras privadas que puedan ofrecer planes de cobertura en todo el país, en lugar de estar sometidos a las regulaciones de cada estado diferente.

Una de las grandes innovaciones de la medida es la prohibición a las aseguradoras de rechazar dar cobertura a quienes padezcan ya enfermedades.

Esa prohibición tendría efecto inmediato para los niños, y se extendería a toda la población para el año 2014.

El proyecto de ley también impone más límites a los beneficios de estas compañías.

A diferencia de otros países desarrollados, Estados Unidos carece de un sistema de cobertura médica universal.

El Censo estadounidense calcula que unos 46.3 millones de los 300 millones de estadounidenses no tenían seguro médico en el año 2008.

publicidad

A eso se suma el fuerte incremento en los costes sanitarios ya que Estados Unidos destina alrededor del 16.2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a gastos sanitarios, casi el doble que la media de países desarrollados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad