publicidad

Se distancia de Bush pero no tanto

Se distancia de Bush pero no tanto

John McCain trató de distanciarse del impopular presidente al tiempo que busca su ayuda para recaudar fondos.

En un discurso hoy en la Universidad de Colorado en Denver,

McCain expuso algunas de las líneas primordiales de su política

exterior que, aseguró, "no es una visión de EU que actúa solo,

sino que levanta y participa en una comunidad de naciones unidas en

este propósito común vital".

"Es una visión de un Estados Unidos responsable, dedicado a una

paz duradera basada en la libertad", explicó el aspirante a la Casa

Blanca.

Bush ha sido acusado a menudo de actuar en solitario y sin contar

con la voluntad de la comunidad internacional en política exterior,

en particular en su decisión de invadir Irak.

En su intervención, McCain apuntó a la proliferación nuclear como

una de las grandes amenazas para los años venideros y, al respecto,

aseguró que si llega a ser presidente buscará acuerdos de control de

armamento nuclear con Rusia y China.

"La Guerra Fría acabó hace casi veinte años y ha llegado el

momento de tomar más medidas para reducir drásticamente el número de

publicidad

armas nucleares en los arsenales mundiales", explicó.

En concreto, con respecto a Moscú, indicó que aunque tienen

"diferencias serias, tras el final de la Guerra Fría, Rusia y

Estados Unidos ya no son enemigos mortales".

"Dado que los dos países tienen la gran mayoría de las armas

nucleares del mundo, tenemos una responsabilidad especial para

reducir su número", afirmó.

El candidato responsabilizó tanto a las pasadas administraciones

demócratas como republicanas de fracasar en el control de ese

armamento.

"Si uno mira atrás en los últimos veinte años, no creo que

ninguno de nosotros, demócrata o republicano, pueda sentirse muy

satisfecho de lo que hemos logrado para contener la proliferación

nuclear", sostuvo.

McCain participará hoy en un acto de recaudación de fondos en

Phoenix con Bush, quien asistirá esta semana a tres actos a puerta

cerrada de recaudación de fondos en favor del candidato republicano,

aunque el senador sólo estará en uno de ellos.

Ante la impopularidad del jefe de la Casa Blanca, cuyos niveles

de aceptación se encuentran en torno al 30 por ciento, McCain ha

intentado distanciarse del presidente en sus propuestas políticas.

Los demócratas ya buscan presentar al aspirante republicano, que

ha apoyado con firmeza la estrategia de Bush en Irak, como una

prolongación del mandato del actual mandatario.

Pero McCain tiene que hilar muy fino en su relación con el jefe

de Estado, ya que Bush ha demostrado ser un gran recaudador de

dinero para su partido.

Tan sólo en lo que va del 2008, ha intervenido en 19 eventos para

recaudar fondos, en los que ha ingresado en las arcas republicanas

$37.1 millones, según los datos de la cadena CBS.

publicidad

McCain se encuentra muy por detrás en lo que respecta a

recaudación de fondos de Barack Obama, el principal aspirante

demócrata a la Presidencia y que ha logrado reunir decenas de

millones de dólares a través de Internet.

El acto de hoy en Phoenix será la primera ocasión en que el

presidente y el aspirante estén juntos desde que Bush dio su

respaldo a McCain para que fuera su sucesor, en un acto en la

Rosaleda de la Casa Blanca el 5 de marzo pasado.

Durante aquel evento, McCain ya pareció querer mantener una

cierta distancia con el actual inquilino de la Casa Blanca.

"Me alegra poder contar con él, en la medida en que se lo permita

su agenda tan cargada", afirmó entonces el candidato republicano.

Y Bush aseguró que intentaría ayudar a McCain de la manera que el

aspirante considere más adecuada: "Si el que yo aparezca y le apoye

lo ayuda... o si me declaro en su contra, y eso le ayuda, da igual.

publicidad

Lo que quiero es que gane", aseveró.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad