publicidad

Red de espías, bien conectada en EEUU pero con pocos secretos para Moscú

Red de espías, bien conectada en EEUU pero con pocos secretos para Moscú

La red de espías desmantelada en EU estaba bien integrada a la sociedad pero tenía pocos secretos para transmitir a Moscú.

Abundan detalles

NUEVA YORK - La red de espías rusos desmantelada en Estados Unidos estaba bien integrada a la sociedad -con conexiones en Harvard o los medios- pero tenía al parecer escasos secretos para transmitir a Moscú.De los 11 "espías", una era por ejemplo periodista del diario hispano La Prensa de Nueva York, otro tenía una consultoría en Massachusetts con conexiones en la universidad Harvard y otra una inmobiliaria en Manhattan.

Tres días después de haber estallado el escándalo, la prensa norteamericana abunda en detalles sobre los presuntos espías y destaca a qué punto estaban bien integrados a la sociedad sin despertar sospechas.

Donald Heathfield recibió en 2000 un master en administración pública en Harvard, donde fue compañero de clases, según The New York Times, del actual presidente de México Felipe Calderón, entre otras personalidades.

Una realtor, otra periodista

La PrensaSu marido Juan Lázaro, al parecer nacido en Uruguay, fue observado por un agente del FBI cuando se reunía con representantes del gobierno ruso en 2007 y en 2003 la fiscalía asegura que el matrimonio recibió 10.000 dólares de Moscú.

Otra de las espías, Anna Chapman, de apenas 28 años, tenía su propia agencia de bienes raíces en Manhattan, evaluada ante la corte por su abogado en unos dos millones de dólares.

publicidad

Arraigados a la sociedad

Según Bruce Riedel, ex agente de la CIA, ese tipo de dispositivo "era característico del (ex servicio secreto soviético) KGB, lo cual no es sorprendente, porque la estructura del KGB sigue existiendo y gobierna a Rusia".

"Consiste en fundirse durante años en la sociedad de un país y hacerse amigo de la gente, de la cual se sustrae información" comentó Riedel a la AFP.

Según el experto, miembro del centro con sede en Washington Brookings Institution, las redes de espionaje de los países occidentales reposan en cambio en agentes del servicio exterior con inmunidad diplomática.

Recibieron entrenamiento

Antes de fundirse durante años o incluso décadas en la "american way of life", los espías de Rusia habrían recibido entrenamiento en la principal escuela de espionaje de Moscú.

"Fueron enviados a Estados Unidos para un servicio a largo plazo", indica uno de los mensajes citados por la acusación. "Vuestra educación, cuenta bancaria, auto, casa, etc, todo eso sirve un solo objetivo: cumplir vuestra misión principal, es decir intentar desarrollar relaciones en los círculos de toma de decisiones de Estados Unidos y enviar informes de inteligencia".

Una de las agentes, identificada como Cynthia Murphy, comunicó a sus contactos en Nueva York "perspectivas sobre el mercado mundial del oro" calificadas como "muy útiles" por sus interlocutores.

¿Y los secretos?

Sin embargo, poco se sabe acerca de los "secretos" que produjo la red de espías a lo largo de los años. De hecho, ninguno de los detenidos ha sido inculpado hasta el momento por cargos de espionaje porque al parecer nunca lograron enviar información realmente clasificada a Moscú.

¿Porqué Rusia utilizó una red de espionaje de ese tipo en lugar de recurrir a informantes más especializados y sofisticados? Es una de las interrogantes que los juicios públicos ayudarán a responder.

"Es un tipo de operación de inteligencia que se pone en marcha, no para hoy o mañana, sino para dentro de varios años más tarde", comentó Riedel, el ex agente de la CIA.

Según el experto, ese tipo de red forma usualmente parte de un dispositivo más sofisticado y sería un error subestimarlo o asumir que se trate del único tipo de espías desplegados por Moscú en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad